Compartir

Demi Leigh Nel-Peters, Miss Universo 2017 y Miss Sudáfrica, ganó el reinado el 26 de noviembre y se convirtió en la Miss Universo número 66. Esta sudafricana que vivía en Potchefstroom, residirá en Nueva York por un año, pero ahora está de visita en Ecuador, en donde asistirá a las festividades por los 194 años de cantonización de Machala. Además ayer estuvo en la Cruz Roja del Guayas entregando canastas de víveres, y el domingo visitará la aldea Mushily, en la comuna de Chiguilpe, en Santo Domingo de los Tsáchilas,

Nel-Peters cuenta que su objetivo en este reinado es “ser la mejor Miss Universo que puedo ser, también ser la mejor representante para mi país y mostrarle a las personas alrededor del mundo de qué están hechas las mujeres en Sudáfrica y poder sacarle provecho a cada oportunidad que tengo”. Nel-Peters cuenta que este es su sueño hecho realidad, ya que desde antes de participar en el certamen Miss Sudáfrica ya estaba enfocada en llegar a donde está ahora, “nunca estuve segura de si llegaría (a ser Miss Universo), pero siempre fue lo que soñaba con lograr”.

Considera que no son necesarias la tiara, ni la banda para ser una reina. “No creo que la corona, ni la banda hagan una reina, ni tampoco creo que se necesiten para ser una mujer estilo reina de belleza”, opina Nel-Peters, quien es instructora de defensa personal y ayudó a crear un programa para enseñar a las mujeres de su país defensa personal.

“Recuerdo que a mí de niña muchas reinas de belleza de distintos certámenes me inspiraron a ser la mejor versión de mí que podría ser, creo que me inspiraron a trabajar duro, estudiar duro, a participar en actividades extracurriculares, a hablar en público y si yo puedo ser esa inspiración para las niñas sería un sueño hecho realidad”, expresó la reina de belleza, que ahora tiene 22 años y está próxima a celebrar su cumpleaños el 28 de este mes. (Diario El Universo)

 

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí