Compartir

Investigadores tienen 30 días más antes de que se cierre la instrucción fiscal.

A medida que avanzan las investigaciones y pericias en el caso del supuesto asesinato del joven estudiante David Romo Córdova, desaparecido el 16 de mayo de 2013 en el sector de la Mitad del Mundo, las aparentes falsedades e impresiones son evidentes desde el punto de vista de la acusación y la defensa.

Para comenzar, Diego Chimbo, abogado defensor de los dos principales procesados en este caso, Carlos Londoño (colombiano) y Blanca Fueres, sostiene la tesis de que este caso es un invento de la Fiscalía para darle una respuesta a la madre de David Romo.

Juan Francisco Espinoza, hasta hace poco testigo protegido de Fiscalía y el que con su testimonio dio origen a esta instrucción fiscal por asesinato, ha dado cuatro versiones, pero en todas ha dejado algunas imprecisiones o dudas.

Así, por ejemplo, en principio dijo que el cuerpo de David Romo estaba enterrado en la clínica La Esperanza y cuando la Policía buscó y no encontró ningún vestigio, en su testimonio anticipado del 21 de noviembre de 2017 cambia su versión y sostiene que el cuerpo fue quemado y reducido a cenizas.

Para Diego Chimbo, en este caso no hay contradicciones, sino cuestiones que no responden a ninguna circunstancia racional y tachan y entran en la fantasía.

Cita por ejemplo que Juan Francisco Espinoza escuchó a Carlos Londoño cuando habría dicho que se van a la Mitad del Mundo a capturar a David Romo. Si se analiza esta circunstancia, cómo es que Londoño sabía con antelación que David Romo ese día iba a libar y que se bajaría de bus en determinado lugar para luego capturarlo. Esta pregunta también asalta a Alexandra Córdova, madre del joven desaparecido.

EL DATO
Otro interno de la clínica, David Navarro, contó una historia que difiere radicalmente en el mecanismo y la forma en la que presuntamente se quitó la vida a David Romo. Habría manifestado que el mecanismo para el asesinato fue una inyección de alguna sustancia en el cuello.
Según Diego Chimbo, esa es la mentira con la cual quieren justificar cómo trasladaron a David Romo desde la Mitad del Mundo hasta la clínica de recuperación de adicciones.

A esto se suma el móvil de por qué mataron al joven y surge la tesis del faltante de droga, lo cual tampoco tiene coherencia, porque según varias versiones, Romo se mantenía encerrado y mal pudo haberse sustraído un paquete de droga, como lo señaló Juan Francisco Espinoza.

Otro aspecto que también ha dejado más dudas que respuestas es una de las versiones de Juan Francisco Espinoza cuando dijo que presenció el asesinato de David Romo, quien luego se escapó y a los dos días le recapturaron y regresó al lugar de los hechos.

Pero, en el testimonio anticipado ratificó que presenció el hecho, que se escapó y a los dos días le recapturaron, y que también a él le dieron las vísceras del joven Romo para que dé de comer a los cerdos y que el cuerpo fue cercenado y luego conducido al sector de Ponciano, donde se procedió a quemarlo.

Chimbo se pregunta cómo pudo haber visto todo esto si en su testimonio sostiene que se escapó y regresó a los dos días.

A todo esto se suma los resultados de las pericias de genoma humano, que han dado negativo, es decir, no hay certeza de que el joven haya sido colgado en el tecle y en ese lugar asesinado, como se dijo en principio asegurando que se había encontrado pruebas de luminol, que da positivo para sangre, pero era de un animal y no de un ser humano. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí