Compartir

El sepelio se realizó en el cementerio de El Batán, ubicado en el norte de Quito.

Poco más de dos meses han pasado de que el cuerpo sin vida del joven Samuel Chambers fuera hallado en una de las quebradas Guápulo y no fue sino hasta ayer que, finalmente, su familia y amigos pudieron darle una sepultura.

La sala 3 de los Exequiales del Instituto Ecuatorianos de Seguridad Social sirvió para despedir al amigo, al hijo. Su padre Benjamín, todavía afectado por la pérdida, cuenta que pudo retirar el cuerpo de su hijo en Medicina Legal el viernes pasado, en horas de la tarde.

La tapa del féretro está cerrada. Sobre este, rosas con pétalos arcoíris, el libro de Alicia en el País de las Maravillas del escritor Lewis Carroll y, entre sus páginas, una foto de Samuel con el torso descubierto abrazando un árbol.

Funeral. Los amigos de Samuel lo despidieron con música.

Al pie del ataúd permanecen sentados dos conejos de trapo, a sus pies, dos flores de tela y algodón. Hay frutas, uvas, claudias, uvillas y caramelos sobre una mesa; junto a esta, colocadas a la izquierda de la caja mortuoria, decenas de fotografías de un Samuel sonriente, posando en el bosque o junto su padre que lo recuerda como “un ser libre”.

Los amigos de Samuel comenzaron a llegar desde las 10:00 de ayer, algunos conocidos, músicos como Jaime Guevara y Fernanda Restrepo, hermana de Pedro y Andrés Restrepo, desaparecidos hace 30 años. “Siempre me recordó al Principito”, comentó Guevara.

A eso de las 14:00 se realizó una misa en honor a Samuel y al terminar, una hora más tarde, el féretro fue llevado a cementerio de El Batán para el sepelio.

PRESENTES. Amigos del occiso llevaron regalos y frutas.

Algo sin resolver

El pasado 7 de noviembre, el cuerpo de Samuel fue hallado sin cabeza ni manos, en el interior de una quebrada en Guápulo. Desde ese día, la familia del joven ha buscado esclarecer cómo realmente se cometió lo que se piensa fue un crimen y quiénes son los culpables.

La primera autopsia solo reveló que el cuerpo se encontraba en un avanzado estado de descomposición por lo que la causa de la muerte no podía ser determinada.

Pero las investigaciones continúan. Uno de los familiares, quien prefirió no ser identificado, indicó que hasta el momento se mantiene como indeterminada su muerte y las autoridades judiciales indican que no hubo violencia. “Pero nosotros como familia no aceptamos el tema de que haya sido sin violencia”, dijo.

Es bastante complicado, pensamos que se trata de un asesinato altamente violento. Para mí, un asesino anda suelto y la justicia y los organismos pertinentes tendrán que hacer las investigaciones hasta llegar a dar con un culpable, no por una cuestión de venganza familiar, no queremos nada de eso, es un acto doloroso y terrible, pero creemos que no debe quedar en la impunidad, principalmente por la seguridad de todos”; agregó. (Diario La Hora)

RECUERDOS. Varias imágenes dejaron recuerdos de la vida del ambientalista junto con sus seres queridos.

No se conoce aún causas de la muerte

°   En dos meses se ha recopilado información valiosa sobre la muerte del joven ambientalista Samuel Chambers, pero aún no es suficiente para construir una hipótesis fuerte que permita establecer las causas de ese fallecimiento y los posibles responsables.

Esta es la teoría del caso que tiene hasta ahora Xavier Andrade, abogado de la familia del joven que está a cargo de vigilar la investigación que adelanta la Fiscalía. “Lo principal es identificar la o las causas de la muerte para de allí partir y completar la hipótesis de los responsables”, dice el profesional.

Se presume que el cuerpo desmembrado del joven obedece a la antropofagia provocada por animales silvestres de la zona, porque incluso hay huellas de mordiscos”, agrega Xavier Andrade, no sin antes señalar que también se sospecha que el cuerpo fue colocado en el lugar que se le encontró, lo que quiere decir que fue asesinado en otro lugar.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí