Compartir

Redacción GUAYAQUIL

Un Tribunal de Garantías Penales de la Corte Provincial de Justicia del Guayas impuso una sentencia de 29 años y 4 meses de prisión a Ángel Ch. N., de 64 años, por el delito de violación sexual y contagio de enfermedad catastrófica (VIH) a un menor de edad.

Ayer, después que los miembros del tribunal integrado por Edwin Logroño (ponente), Segundo Mina y Carlos Muñoz, dieran a conocer su dictamen, los familiares de la víctima dijeron que se hizo justicia al cabo de cuatro años de intensas batallas con demandas y ayuda de abogados.

El delito ocurrió en 2014, en el interior del plantel educativo, donde estudiaba el menor y su agresor cumplía labores de conductor del bus escolar, que lo llevaba desde su casa al colegio.
Pruebas en contra 
Margarita Neira, fiscal que actuó en el caso, presentó todos los elementos de convicción que sirvieron para favorecer el fallo con sentencia. Ella contó con testigos, informes periciales, exámenes médicos y cámara de Gessel, lo que fue valorado por los magistrados para dictaminar el futuro del sindicado.

La fiscal expuso que Ángel Ch. N. violó y contagió de VIH al niño cuando le realizaba el servicio de chofer en una unidad educativa fiscal, ubicada en la cooperativa Juan Montalvo, en el noroeste de Guayaquil.

También indicó que el menor, en su versión, aseguró que el sujeto lo abusó sexualmente en los baños del establecimiento educativo.

Neira expuso que el hombre sabía que desde 2005 era portador de VIH y la violación se dio desde 2014, cuando el menor tenía 8 años. Ahora tiene 11 y es atendido por el Ministerio de Salud, que le entrega medicamentos  antirretrovirales para mejorar su calidad de vida.
Captura
Tras cuatro años de búsqueda, el sindicado fue capturado por la Policía en una finca de la provincia de Los Ríos. Para evitar ser aprehendido, usaba otro nombre. La detención se registró en una hacienda del cantón Quinsaloma. Abdalá Bucaram Pulley, quien defendió gratuitamente a la víctima, explicó que la sentencia implica que el acusado deba pagar 800 salarios básicos equivalente 308.800.00 dólares y una reparación por 250 mil dólares a la víctima. Bucaram recalcó que el padre denunció el hecho a la Fiscalía en julio de 2014. Se inició un proceso penal por el presunto delito de violación, pero tres años después aún no hubo sentencia en este caso. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí