Compartir

La LigaPro tomó esa decisión mientras se aclaran las denuncias de supuesto soborno de la dirigencia ‘celeste’. 

Redacción GUAYAQUIL

Los dirigentes de la LigaPro se reunieron ayer en el ‘Puerto Principal’, para analizar la situación de Macará de Ambato y las acusaciones de supuestos sobornos por parte de Genaro H. C, quien, además, dijo que el fútbol ecuatoriano es una “mafia”.

La resolución fue que mientras se realicen las investigaciones dentro del expediente, suspenderán de forma temporal a Miller Salazar, titular de la escuadra ambateña, de cualquier cargo o dignidad en la Liga y tampoco podrá acudir como delegado o representante a Consejo de Presidentes de la misma.

Antes de entrar a la reunión, Darwin Palacios, representante de Orense, se mostró indignado de que se hable de mafia en el balompié nacional. “El caso de Orense fue una farsa de ese delincuente (Genaro) que incluso sé que es exjugador y que tiene como siete denuncias. No puedo opinar del caso de Macará, pero espero que todo se aclare”, manifestó.

Jaime Estrada, presidente del Manta, manifestó que “esperamos que esto llegue a las últimas consecuencias, no pueden manchar de esta forma nuestro fútbol, por eso hay que sentar un precedente”.

En cuanto a si existe o no mafia en el fútbol del país, expuso que “hay una herida con pus y esto tiene que exprimirse. Alguna vez alguien intentó contactarse, no directamente conmigo, pero con personas del club y nunca prestamos ni atención”.

El dirigente Salazar, dijo a La Hora que sí le afecta no tener el respaldo de LigaPro, pero que “seguiré trabajando para limpiar mi nombre y de mi equipo (actual puntero del Campeonato nacional)”.

Otros escándalos
El cuadro ‘Guaytambo’ es acusado de  “arreglar” el partido  que empató (2-2) ante El Nacional, que se jugó el 1 de octubre pasado. La dirigencia puso la denuncia en la Fiscalía, sin embargo, habló Genaro H. C, quien fue quien los contactó, ya que supuestamente tenía amistad con jugadores del equipo ‘Militar’.  Él asegura que tiene más audios que involucran a Salazar y a otros dirigentes de clubes del país.

EL DATO
De acuerdo al libro de estatutos y reglamentos de la FEF, la sanción al club infractor será de la separación del respectivo campeonato y la pérdida automática de la categoría.
Pero estos sucesos ya no sorprenden en el país. En 2014 se habló de que a cuatro jugadores del Olmedo de Riobamba les habrían pagado para que pierdan y así Deportivo Quito no baje de categoría.

En 1999 se acusó  a José Gavica de intentar sobornar a otro jugador del D. Cuenca, para facilitar la victoria del Delfín y así evitar el descenso. Pero, los implicados hicieron declaraciones juramentadas y negaron lo sucedido.

En mayo de 2017 fue suspendido un dirigente del equipo Cumbayá, de la Segunda División, por supuestamente sobornar al juez central en el partido con el JIT. En septiembre del mismo año,  se acusó a Aucas de llamar al golero Jorge Pinos,  de Santa Rita de Vinces, para ofrecerle dinero y que se deje marcar los goles. 

Abogado de Genaro H.C. no se presenta 
°  Aunque la mañana de ayer se anunció que llegaría a Ambato el abogado de Genaro H. C., quien fue denunciado por los directivos de Macará por el supuesto delito de extorsión, no arribó a la Fiscalía de Tungurahua donde se tenía que dar el reconocimiento de firmas.  Fernando Casco, fiscal de la unidad de patrimonio ciudadano de Tungurahua y a cargo del caso, no dio declaraciones. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí