Compartir

Casi 3.000 familias en riesgo por los continuos combates entre grupos armados. 

Redacción BOGOTÁ

EFE

La Defensoría del Pueblo de Colombia envió al Ministerio del Interior una alerta temprana por la posible vulneración de Derechos Humanos en cinco comunidades del Pacífico en las que se ha detectado la presencia de grupos armados que dicen ser disidencias de la desmovilizada guerrilla de las FARC.

El riesgo afecta a 12.889 personas que conforman 2.986 familias de los consejos comunitarios de los ríos Yurumanguí, Raposo, Cajambre, Mallorquín y Anchicayá, que hacen parte del municipio de Buenaventura, situado en el departamento del Valle del Cauca (suroeste) y principal puerto del Pacífico colombiano.

Estas comunidades corren riesgo de sufrir vulneraciones de derechos tales como “amenazas, homicidios, restricciones a la movilidad, reclutamientos, desplazamientos forzados, actos sexuales abusivos y embarazos no deseados” entre otros, informó la Defensoría en un oficio remitido a la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez.

Situación de riesgo
La Defensoría señala la “especial situación de riesgo” en la que se encuentran los pueblos afrodescendientes que habitan dicha región, en la que hay una disputa por el control territorial entre la autodenominada Columna Móvil Jaime Martínez y el Frente Fuerzas Unidas del Pacífico, dos grupos que se consideran disidencias de las FARC.

Durante las tres últimas décadas y hasta la firma del acuerdo de paz con el Gobierno colombiano, el 24 de noviembre de 2016, en esas zonas de Buenaventura operó el Frente 30 de las FARC.

En la misma región actuó durante años el Bloque Calima de las también desmovilizadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Según el informe de la Defensoría, los disidentes de las FARC amenazan “la vida, libertad e integridad” de aquellas personas que consideren que “colaboran” con el frente adversario o que sean “informantes”, lo que ha provocado “restricciones a la movilidad” de los habitantes de la región.

Vuelve el éxodo
° La Defensoría del Pueblo de Colombia denunció el desplazamiento de 750 personas, entre ellas 250 niños, en zona rural del departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, por enfrentamientos armados entre grupos guerrilleros.

Los desplazamientos, que comenzaron el viernes hacia la zona urbana del municipio de Hacarí, son consecuencia de los combates entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Popular de Liberación (EPL), aseguró la Defensoría. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí