Compartir

Incertidumbre tras el tsunami de la ultraderecha xenófoba y las fuerzas antisistema. Gobernar será difícil.

Redacción ROMA

AGENCIAS

La nueva política se impone definitivamente al establishment y se consolida como la gran ganadora de las elecciones generales en Italia. El Movimiento 5 Estrellas (M5E) de Luigi Di Maio y la Liga de Matteo Salvini desplazan, respectivamente, al Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi y a Forza Italia (FI) del magnate Silvio Berlusconi.

Dos líderes sin pasado de Gobierno han conseguido quemar a dos ex primeros ministros. No obstante, ninguno de los cuatro partidos principales, por el momento, tiene posibilidades aritméticas inmediatas ni de formar una mayoría parlamentaria, ni de crear un Gobierno.

Así pues, en Italia se sospecha ya la posibilidad de algún inciucio que, en dialecto romano, hace referencia a los acuerdos discretos que algunas formaciones harán para vender su alma (política, por el momento) con tal de conseguir la mayoría parlamentaria necesaria para no volver a las elecciones en menos de un año.

El ganador individual es el Movimiento 5 Estrellas, el trinfador colectivo es la coalición de derecha y el PD es el único gran perdedor.

El panorama
Fortalecidos por los resultados en las elecciones, la ultraderecha de Matteo Salvini y los antisistema del Movimiento 5 Estrellas reivindicaron ayer el derecho a gobernar una Italia sin mayorías.

El sorprendente resultado de las dos fuerzas radicales revoluciona el escenario político, pone fin a los partidos tradicionales y abre una fase de incertidumbre en la tercera economía de la zona euro.

El Movimiento 5 Estrellas, con votantes de izquierda y de derecha, y los partidos de extrema derecha se beneficiaron del rechazo a la vieja clase política, la ira frente a una economía que no despega y las tensiones en torno a los migrantes.

EXTREMISTA. Matteo Salvini, xenófobo y utraderechista. (AFP)

Impulso derechista
Italia votó en sintonía con los británicos que optaron por el Brexit, los estadounidenses que dieron la victoria a Donald Trump y otros países de Europa donde la extrema derecha vive un nuevo impulso.

“Por primera vez en Europa, las fuerzas antisistema han ganado”, resumió en un editorial el diario La Stampa.

“Tenemos el derecho y el deber de gobernar”, clamó con tono triunfante el líder xenófobo y euroescéptico Matteo Salvini, que se convirtió en el referente de la derecha, primera fuerza en el Parlamento con el 37% de los sufragios.

Salvini logró también una histórica victoria interna al superar al conservador Silvio Berlusconi, que sufrió a los 81 años un verdadero revés político.

Pese a los excelentes resultados, la coalición de derecha debe buscar otros socios para obtener la mayoría en el parlamento y poder gobernar, tal como establece la Constitución italiana.

El M5E abierto a negociar 
Por su lado el líder de la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, que también reivindicó el derecho a formar Gobierno después que su partido fuese el más votado con 32% de los sufragios, se dijo abierto a negociar, a “hablar con todas” las fuerzas.

“Sentimos la responsabilidad de gobernar (…) Somos la fuerza política que representa una entera nación, 11 millones de italianos nos han votado”, aseguró Di Maio, de 31 años, al recordar que la formación arrasó en las regiones del sur, las más pobres, en las islas de Cerdeña y Sicilia, así como en algunas localidades del norte.

“Somos los vencedores absolutos”, dijo Di Maio.

“Inicia una nueva era para la República italiana”, anunció el joven político, cuyo partido se presentó en solitario.

En general las formaciones de izquierda han sido duramente castigadas, lo que implica un cambio profundo de la sociedad italiana ya que muchos de sus líderes ilustres podrían quedar sorpresivamente por fuera del Parlamento.

La izquierda de Liberi e Uguali (Libres e Iguales) apenas supera el umbral del 3% necesario para ingresar al Parlamento.

En la bolsa
El voto antisistema por ahora no ha afectado la Bolsa de Valores de Milán y los mercados financieros tomaron las noticias con relativa serenidad: el índice FTSE Mib se abrió con un 2% antes de oscilar entre el -0,5% y -1% toda la mañana.

Por el contrario, Mediaset, el imperio mediático de Berlusconi y las acciones bancarias perdieron más del 5%.

La Comisión Europea manifestó “su confianza” en que Italia encontrará el camino para formar un gobierno estable, lo que por ahora resulta muy arduo, según los analistas.

Le corresponderá al presidente de Italia, Sergio Mattarella, desenredar la madeja en las próximas semanas.

Pero sus consultas políticas oficiales no se abrirán antes de fin de mes, una vez elegidos presidentes de ambas cámaras del Parlamento, en principio el 23 de marzo.

Mi opinión en 30 segundos
Manuel Tori, periodista italiano

Divide y vencerás

° Italia se juega mucho más que un futuro Gobierno, ese siempre se logrará. Se juega su futuro como “estabilizador” o “agitador” de la Unión Europea. En plena era de la globalización, un 50% de los italianos ha votado ya en términos postideológicos.

Es decir, hablar de izquierda o derecha deja ya de tener sentido.

Mientras el PD y Berlusconi se hunden, el Movimiento 5 Estrellas recoge el descontento de un tercio de los italianos y la Liga le ha arrebatado el discurso social a la izquierda. Italia, como de costumbre, se muestra de nuevo como laboratorio político del Viejo Continente.

Y fraccionar se consolida, nuevamente, como herramienta de victoria. Ya se decía en la Antigua Roma: Divide et impera. Visto desde Roma, dos mil años no son nada. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí