Compartir

Paul Manafort visitó en secreto al fundador de WikiLeaks en 2013, 2015 y en 2016.

Redacción LONDRES, AGENCIAS

El consultor político Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo reuniones secretas con el fundador de la plataforma WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres, aseguró ayer el diario The Guardian.

Fuentes consultadas por el periódico británico sostienen que Manafort viajó a la capital británica para ver a Assange en 2013, 2015 y 2016, periodo en el que se convirtió en una de las figuras clave de la carrera de Trump hacia la Casa Blanca.

WikiLeaks negó ayer a través de la red social Twitter esta información y retó a The Guardian a apostar “un millón de dólares” a que Manafort jamás conoció a Assange, que permanece refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, cuando estaba acusado en Suecia de agresión sexual.

Aunque este último caso se archivó, Assange ha seguido recluido en la legación por temor a que su salida provoque una petición de extradición de EEUU y su inmediata detención.

Visita sospechosa
Una fuente del diario británico sin identificar afirma que Manafort fue a ver a Assange en marzo de 2016, meses antes de que WikiLeaks lanzara una serie de correos electrónicos del Partido Demócrata estadounidense robados por oficiales de la inteligencia rusa.

“No está claro por qué Manafort quería ver a Assange y lo que se discutió. Pero es probable que la última reunión esté bajo escrutinio y pueda interesarle a Robert Mueller, el fiscal especial que está investigando una supuesta conspiración entre la campaña de Trump y Rusia”, escribió The Guardia.

CAMPAÑA. En la carrera presidencial entre Clinton y Trump intervino, al parecer, el espionaje ruso. (Archivo)

¿Una conspiración?
The Guardian, por su parte,  indicó que desconocía la naturaleza de esos supuestos encuentros entre Manafort y Assange, pero destacó que el momento de la tercera cita posiblemente interese al procurador especial de EEUU, Robert Mueller, que investiga una supuesta colusión entre Rusia y la campaña a la presidencia de Trump.

WikiLeaks publicó en julio de 2016 miles de mensajes de altos cargos del Partido Demócrata con consignas internas, incluyendo correos del jefe del equipo de campaña de Hillary Clinton, que fueron difundidos en octubre de 2016, en la recta final de las elecciones presidenciales celebradas en noviembre.

Los demócratas sospechan que el equipo de Trump, Rusia y WikiLeaks pueden haber conspirado para influir en la elección, beneficiando al actual Presidente.

Manafort, acechado en varios frentes, aceptó en septiembre declararse culpable de conspiración contra Estados Unidos y de obstrucción a la justicia, comprometiéndose a cooperar con Mueller en la investigación.

Las mentiras de Manafort
Los fiscales que investigan la trama rusa, a las órdenes de Mueller, acusaron ayer a Manafort de mentirles tras haber llegado a un acuerdo con ellos para cooperar a cambio de una condena reducida.

En un documento judicial, los fiscales aseguraron que las “mentiras” de Manafort sobre “una variedad de temas” constituyen “violaciones al acuerdo” que alcanzaron hace dos meses, cuando el exjefe de campaña de Trump se autodeclaró culpable de varios delitos financieros.

Mueller y sus fiscales investigan la supuesta injerencia del Kremlin en los comicios presidenciales de 2016, así como los posibles contactos entre miembros de la campaña de Trump y funcionarios rusos.

Cinco años de contactos
°  Según The Guardian, el contacto de Manafort con Assange se remonta al menos a cinco años, hasta fines de 2012 o 2013, cuando el estadounidense trabajaba en Ucrania y asesoraba a su amigo y entonces presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich.

Una persona familiarizada con WikiLeaks dijo que Assange estaba motivado para dañar la campaña de los demócratas porque creía que una futura administración de Trump tendría menos probabilidades de solicitar su extradición por posibles cargos de espionaje.

EE.UU. investiga

Reunión de  Moreno y Manafort

° En 2017, tras ser electo presidente, pero sin encontrarse aún posesionado, Lenín Moreno mantuvo una reunión con el entonces jefe de campaña de Donald Trump, Paul Manafort. Un encuentro que hoy estaría bajo investigación del fiscal especial de EE. UU. Robert Mueller, según un artículo de CNN divulgado ayer y firmado por los periodistas Carl Bernstein -quien destapó el escándalo de Watergate- y Devan Cole.

° La publicación dice que el equipo de Mueller habría preguntado específicamente sobre si se discutió sobre Julian Assange y/o Wikileaks durante esa cita.

° El artículo de CNN fue publicado horas después de que el diario británico The Guardian revelara que Manafort mantuvo reuniones secretas con Assange en la embajada de Ecuador en Londres.

Contra Assange

EE.UU. no hara públicos los cargos

° El Gobierno de EE.UU. expresó ayer su oposición a que se hagan públicos los supuestos cargos criminales que presentó el Departamento de Justicia contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien organizó la publicación en 2010 de documentos clasificados de las guerras de Irak y Afganistán.

° El nombre de Assange apareció por error en un escrito judicial presentado por un fiscal estadounidense en agosto y al que tuvo acceso The Washington Post el 15 de noviembre, circunstancia que aprovechó el Comité de Reporteros por la Libertad de Prensa para pedir por la vía judicial que se hagan públicos los cargos.

° En respuesta a esa petición, el Ejecutivo argumentó ayer que no tiene por qué aclarar si existe una acusación contra Assange, ya que por norma general las autoridades estadounidenses no anuncian públicamente los delitos que tienen previsto imputar a un acusado ante el riesgo de que se dé a la fuga. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí