Compartir

El Pontífice y el Presidente se comprometen a trabajar para combatir abusos.

Redacción CIUDAD DEL VATICANO

EFE

El papa Francisco y el presidente de Chile, Sebastián Piñera, afrontaron ayer durante su reunión en el Vaticano la “dolorosa herida de los abusos a menores” cometidos por religiosos en el país sudamericano y se comprometieron a trabajar para prevenir la comisión y el encubrimiento de estos delitos.

Justo mientras Piñera almorzaba con el secretario de Estado, Pietro Parolin, el Papa continuaba con su limpieza en el clero chileno salpicado por los abusos sexuales y se anunciaba la expulsión del sacerdocio de dos obispos eméritos.

Tras una investigación de la Congregación de la Doctrina de la Fe, Francisco firmaba la reducción al estado laical de los exobispos chilenos de La Serena José Francisco Cox, de 85 años, y de Iquique Marco Antonio Órdenes Fernández, de 54 años, ambos acusados de abusos sexuales.

SANTOS. Imágenes de Monseñor Romero y Pablo VI en el Vaticano. (AFP)

‘Situación difícil’
Piñera ya había explicado en declaraciones a los medios que con el papa argentino se afrontó la “situación difícil que vive la Iglesia” en el país y compartieron el deseo de que “pueda vivir un nuevo renacimiento”.

70.000
personas participarán en esta ceremonia.
“Conversamos sobre la situación difícil que vive la Iglesia en Chile y compartimos la esperanza de que la Iglesia pueda vivir un renacimiento y recuperar el cariño y la cercanía del pueblo de Dios y pueda seguir jugando el importante rol que juega la Iglesia en nuestro país”, señaló.

En la nota de la oficina de prensa del Vaticano también se resaltó que durante los 32 minutos que duró la reunión se abordó “la situación del País, haciendo referencia en modo particular a la defensa de la vida”. “A lo largo de los coloquios se han afrontado otros temas de interés común en ámbito internacional y regional, sobre todo en lo referido a la acogida de los migrantes”, añadió el comunicado.

Nicaragua y Venezuela
Piñera había revelado que “el papa estaba muy preocupado por el tema de las migraciones” y que resultó “muy informado de la política de Chile en esta materia y conocía la visa de reunificación familiar para los haitianos y la visa de responsabilidad democrática con los venezolanos”.

7.000
peregrinos han llegado desde El Salvador.
Francisco también expresó su preocupación, añadió Piñera, “por la situación que afecta a Venezuela, a Nicaragua y a otros países de nuestro continente”.

Mientras que con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, el mandatario se detuvo sobre la petición de salida al mar por parte de Bolivia.

Romero y Pablo VI serán canonizados hoy
° Francisco declarará hoy santos al arzobispo de San Salvador Oscar Romero y al papa Pablo VI, en la plaza de San Pedro, donde destacarán símbolos como el cíngulo que llevaba durante su asesinato el mártir salvadoreño o la camiseta ensangrentada del atentado en Manila al papa Montini.  Para rendir homenaje a Romero, el papa llevará el cíngulo, el cordón con borlas que se ata a la cintura, aún manchado de sangre que vestía el arzobispo cuando fue asesinado por un comando de un disparo en el pecho el 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba misa en el hospital de enfermos de cáncer La Divina Providencia, de la capital salvadoreña.

Además el pontífice argentino utilizará para esta misa el cáliz, el palio y llevará en la procesión inicial el báculo pastoral que usó Pablo VI. Una ceremonia cargada así de símbolos sobre la historia de los nuevos santos, ya que la reliquia elegida de Pablo VI para ser colocada en el altar es la camiseta blanca ensangrentada después del atentado que sufrió en Manila cuando le apuñaló en el aeropuerto un pintor boliviano. Mientras que la reliquia de Romero que será expuesta durante la canonización en el altar son partículas de la costilla que le extrajeron durante la autopsia que le practicaron el 24 de marzo de 1980, tras su asesinato. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí