Compartir

Un deslave y nuevas explosiones aumentan la zozobra entre la población. Van 99 muertos y 200 desaparecidos.

Redacción ESCUINTLA, GUATEMALA

AFP

El volcán de Fuego en Guatemala, que hace tres días desató su furia en una erupción que dejó al menos 99 muertos y 200 desaparecidos, sigue sin dar tregua a las comunidades del sur del país con nuevas explosiones y deslaves.

El Instituto de Vulcanología (Insivumeh) aseguró que el coloso registró ayer varias explosiones débiles, en un rango de 4 a 5 por hora, que generan una columna gris de ceniza a 4.700 metros de altura.

“Las explosiones generan avalanchas moderadas que tienen un recorrido aproximado de 800 a 1.000 metros y en su trayecto levantan material fino a una altura de unos 100 metros”, agregó la institución en un reporte. “Persiste la ceniza en el ambiente”, sentenció.

El pasado domingo, el volcán registró la erupción más fuerte en los últimas cuatro décadas, que ya se cobró la vida de 99 personas mientras que 200 están desaparecidas tras desatar una avalancha de material volcánico que sepultó a comunidades del poblado sureño de Escuintla.

También dejó 44 personas heridas, 12.089 evacuadas de las cuales 3.319 fueron llevadas a albergues, según precisa un balance dado este miércoles por la Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred), ente a cargo de la protección civil.

Continúa el rescate
A pesar de la condiciones adversas, cientos de rescatistas, policías y militares ingresaron a la ahora llamada “zona 0” para reanudar las tareas de búsqueda de desaparecidos.

Un grupo de agentes de policía fue designado para marcar con tinta roja las viviendas que ya fueron revisadas en medio de la búsqueda de desaparecidos.

Un nuevo deslave del coloso, de 3.763 metros de altura y situado 35 km al suroeste de la capital, obligó la tarde de ayer a suspender las labores de rescate de víctimas y siete comunidades de Escuintla fueron evacuadas.

Las autoridades admitieron que será casi imposible hallar sobrevivientes debido a la naturaleza de la erupción, que arrasó principalmente el caserío San Miguel Los Lotes y la aldea El Rodeo. Los desaparecidos también se dan por muertos.

Ayuda internacional en impase 
° A pesar de que varios países como Estados Unidos, Chile, México, Venezuela y el grupo de países donantes conocido como G13 han puesto a disposición ayuda humanitaria ante la tragedia, la misma aún permanece en el limbo porque las autoridades guatemaltecas no han hecho un llamamiento oficial.

En redes sociales, algunos guatemaltecos criticaron la pasividad del gobierno del presidente Jimmy Morales a la hora de activar el apoyo de la comunidad internacional. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí