Compartir

Aunque podría ser inhabilitado, la incertidumbre política se intensifica en Brasil. 

Redacción SAO PAULO

EFE

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde el pasado abril, fue oficializado ayer como candidato del Partido de los Trabajadores (PT), lo que acentúa la incertidumbre política en Brasil, mientras que los socialdemócratas designaron al exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin.

Al grito de ‘Lula libre’, la mayor formación de izquierda siguió adelante, ahora de forma oficial, con la candidatura de su máximo líder a pesar de que probablemente será inhabilitado políticamente tras ser condenado en segunda instancia a 12 años y 1 mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero. De acuerdo con la ley electoral, condenados en segunda instancia, como es el caso de Lula, están impedidos de postular a un cargo electivo.

Las dudas
La posible impugnación de la candidatura de Lula abre un mar de dudas en la izquierda brasileña, completamente fragmentada, y en el propio tablero electoral, que se encuentra indefinido a poco más de dos meses para las elecciones de octubre.

EL DATO
El Partido de los Trabajadores pretende registrar la candidatura de Lula el 15 de este mes.
Desde el interior de la prisión, donde Lula mantiene el control del PT, el expresidente ha frenado tanto una alternativa a su candidatura, como, de momento, el nombramiento del vicepresidente de la fórmula. En una carta leída por el actor Sérgio Mamberti durante la convención celebrada ayer en Sao Paulo, el otrora líder sindical y obrero denunció que la democracia “está amenazada” y advirtió que “quieren realizar unas elecciones de cartas marcadas”, pero no hizo ninguna referencia a la situación interna del PT. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí