Compartir

Luego de reunirse con  Recep Tayyip Erdogan, el venezolano viajó a Moscú para entrevistarse con Vladimir Putin.

Redacción CARACAS

AFP-EFE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una ofensiva diplomática ante la fuerte presión internacional en su contra, llegó ayer a Moscú para reunirse con su par ruso, Vladiímir Putin tras un espaldarazo del mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan.

“Con el presidente Vladímir Putin nos mantenemos en contacto permanente y hemos agendado (una) reunión”, dijo Maduro en la noche, frente al avión presidencial.

A poco más de un mes de asumir un segundo mandato, después de reelegirse en comicios desconocidos por Estados Unidos, la Unión Europea y una docena de países de América Latina, el gobernante socialista intenta encontrar apoyo de sus aliados.

La mano turca
Más temprano, en su primera visita oficial a Caracas, marcada por la pompa y las promesas de inversión, Erdogan rechazó las sanciones contra Venezuela por parte de Estados Unidos, país con el que también mantiene tensas relaciones.

“Turquía está al lado de Venezuela en esto”, declaró el presidente turco durante un foro de negocios, en alusión a las sanciones de Washington.

En el palacio presidencial de Miraflores, Maduro condecoró a Erdogan y le entregó una réplica de la espada de Simón Bolívar, el mayor prócer independentista venezolano. “Entrego con mucho sentimiento patrio esta condecoración a un verdadero amigo de Venezuela”, comentó.

En días previos, Maduro recibió las visitas del canciller de Irán, Hojattolah Soltaní, y el presidente de la Asamblea Suprema de Corea del Norte, Kim Yong Nam, representante de Estado de Kim Jong Un.

Relación dorada 
Erdogan se comprometió a ayudar a Maduro a enfrentar la profunda crisis económica venezolana, reflejada en escasez de alimentos y medicinas y una inflación que -según el FMI- llegará a 1.350.000% este año y a 10.000.000% en 2019.

EL DATO
La crisis obligó a unos 2,3 millones de venezolanos a emigrar desde 2015, lo que según la ONU constituye el movimiento de población más masivo de la historia reciente de América Latina.
“Vamos a cubrir la mayoría de las necesidades de Venezuela (…), me gustaría subrayar este hecho”, afirmó Erdogan, quien exhortó a los empresarios de su país a aumentar las exportaciones al país sudamericano.
Con la vital producción petrolera en picada, Maduro invitó a Turquía a invertir en la explotación de una vasta reserva minera conocida como el Arco del Orinoco (sur), con yacimientos de oro, diamante y coltán, entre otros.

“Podemos asociarnos en el desarrollo minero, no solamente en el comercio del oro, donde hemos avanzando mucho, sino en la explotación directa del oro”, exhortó Maduro en el foro empresarial.

El presidente venezolano anunció además que empresarios turcos tienen la intención de invertir unos 4.500 millones de euros en el país socio de la OPEP.

Contrapeso 
Las relaciones entre Ankara y Caracas se estrecharon en los últimos años, a medida que arreciaban la crisis y el aislamiento de Maduro.

El cerco diplomático a Maduro es rotundo en la región, que lidia con los efectos de la diáspora venezolana.

Ante ello, el heredero del fallecido Hugo Chávez (1999-2013) intenta hacer contrapeso con China, Rusia, Irán, Corea del Norte y Turquía, bien con visitas o acuerdos especialmente en el ámbito minero, pues el bombeo de crudo cayó de 3,2 millones de barriles diarios en 2008 a 1,17 millones en octubre último.

Con Rusia
El presidene ruso Vladimir Putin, que acaba de regresar de la cumbre del G20 en Buenos Aires, recibirá hoy al líder venezolano en el Kremlin.

“Las conversaciones están dirigidas a reforzar el desarrollo de la asociación estratégica existente entre Rusia y Venezuela. Por supuesto, también se abordarán asuntos concretos para el desarrollo de los lazos comerciales e inversores, y también la actual agenda internacional”, dijo en rueda de prensa Yuri Ushakov.

Expertos rusos comentaron a la prensa local que Maduro podría proponer al Gobierno ruso  -al igual que a TurquíA- la explotación conjunta de los yacimientos de oro del país.

Las relaciones con EE.UU.
° Estados Unidos aplica sanciones a Caracas desde 2014, alegando que el gobierno de Maduro es una “dictadura” que viola los Derechos Humanos, sin haber descartado de plano una intervención militar.

Las medidas arreciaron a fines del año pasado con la prohibición a ciudadanos y empresas estadounidenses de negociar nueva deuda con Venezuela y su petrolera Pdvsa lo que cierra las puertas al financiamiento internacional y dificulta el comercio exterior. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí