Compartir

Redacción MÉXICO,
EFE 

La caravana de centroamericanos que entró a territorio mexicano el 19 de octubre se reagrupará en Ciudad de México en los próximos días, para decidir si continúa hacia Estados Unidos o toma otra decisión, informó el sacerdote católico y activista mexicano Alejandro Solalinde.

“La idea que tenemos nosotros es que se junten todos en Ciudad de México y parece que se va lograr, aunque algunos ya se fueron al norte del país desde hace dos días, pero son pocos. De Veracruz todavía faltan muchos y de Puebla llegan hoy (ayer) en la noche y mañana lunes”, contó Solalinde ayer.

Explicó que, ya reunidos, la mayoría de los 5.000 centroamericanos se va a dividir en dos grupos. En el primero estarán los que quieran ir a Estados Unidos “que necesiten ir” por reunificación familiar o por alguna otra razón. “A ese grupo se le va informar todo lo que lo que está pasando en la frontera, la situación (el despliegue de seguridad que ordenó el presidente de EE.UU., Donald Trump) para que ellos decidan con toda conciencia”, apuntó.

3.000 
personas llegarían hasta mañana a la capital mexicana.

El segundo grupo será de las personas que decidan quedarse en el país, ya sea “porque tiene familiares en alguna ciudad o estado de México o una oferta de trabajo”.

Mientras que los que no tienen familiares o conocidos en México y quieren quedarse a trabajar “ya hay ofertas concretas e incluso un fondo para dar trabajo, sobre todo a mujeres con niños”.

Lo que les espera

En la capital mexicana, los centroamericanos serán recibidos en el estadio Jesús ‘Palillo’ Martínez, que se ubica dentro del complejo de la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhiuca, a unos pasos del autódromo Hermanos Rodríguez.

La titular de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Nashieli Ramírez, dijo que ayer llegaron unas 500 personas y en el transcurso del día esperaban la llegada de otras 1.000 que vienen de Puebla.

Recordó que la capacidad de la instalación es de 5.000 personas. “El lunes (hoy) llegarán otros 500 y el martes, más o menos, tendremos el arribo de la mayoría, que son alrededor de 3.000 personas, que salieron de Córdoba hacia Puebla, donde descansarán el lunes y el martes se moverán a Ciudad de México”, explicó.

Señaló que el compromiso del puente humanitario en la capital mexicana “es para brindar alimentación, servicios de salud y refugio, pero sobre todo ofrecer información para que ellos puedan tomar una decisión informada sobre si se quedan o siguen”.

La representante aseguró que la ciudad “está preparada” para recibir a los migrantes y que autoridades y organismos tienen que iniciar una discusión para ver cómo los Gobiernos locales abordan asuntos globales y cómo lo global impacta lo local. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí