Compartir

Ataque a universitarios dejó tres muertos. Los estudiantes levantan barricadas y bloquean avenidas.

Redacción MANAGUA

AFP

Con bloqueos de carreteras, paros y protestas, Nicaragua completa más de tres semanas de enfrentamientos que dejan al menos 51 muertos, y que ven un nuevo pico de tensión tras un ataque sufrido por estudiantes en la madrugada.

El ataque a dos recintos universitarios en Managua con un saldo total de tres muertos y al menos 10 heridos, según la Policía y estudiantes, agravó las tensiones en la capital y otras ciudades.

Kevin Valle, 18 años, murió por disparo de arma de fuego en la madrugada, confirmó el subdirector de la Policía,  Francisco Díaz. En tanto, Ángel Parajón, padre de Jimmy, el otro estudiante fallecido, dijo entre lágrimas que su hijo “murió en la Upoli (Universidad Politécnica) con una bala en el corazón. Andaba apoyando a los jóvenes y me lo jodieron a mi chavalo”. “Basta de represión violenta contra los estudiantes en Nicaragua! Nada violento es durable. La intimidación y la agresión no son el camino”, escribió en Twitter el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez.

Rechazo al diálogo
Estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), en tanto, levantaron barricadas con adoquines para evitar el acceso de la Policía al recinto ubicado en el sureste de Managua, tras el ataque de la madrugada de grupos de civiles armados que dejó cuatro heridos en ese centro de estudios, dijo a la AFP Yaritza, una dirigente del movimiento estudiantil.

“Todos estamos tensos, no hemos dormido. En la madrugada fuimos atacados por grupos de civil con armas de fuego, pero sospechamos que son policías disfrazados de civil”, apuntó la joven.

Cientos de estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA) y de otros centros marchaban hacia la UNAN en respaldo a los compañeros que resisten en ese lugar, al grito de “¡Pueblo únete!” y expresando su rechazo a un diálogo convocado por el Gobierno con mediación de la Iglesia católica, para el cual aún no se ha fijado fecha.

REPRESIÓN. Las fuerzas policiales arremeten contra los ciudadanos. (AFP)

Piedras, palos y machetes 
Varias rutas y caminos de San Pedro de Lóvago (centro), Ciudad Sandino (Managua), Monimbó (Masaya), Ticuantepe, Nagarote (León oeste), La Concha (Masaya), Rama (Caribe sur), Río Blanco (norte), permanecían bloqueadas, según reportes de la prensa local y manifestantes que envían imágenes de los cortes a través de WhatsApp a los medios.

“Cómo pensar en un diálogo si te están matando a la gente. El Gobierno debe entender que tiene que replegar a los antimotines y a las turbas sandinistas (…) que se vaya Ortega porque no puede gobernar Nicaragua”, dijo en un bloqueo de San Pedro de Lóvago un campesino que se identificó como Nemesio. En Ticuantepe, 15 km al sureste de Managua, trabajadores de caponeras, taxis y particulares bloquearon el acceso a esa ciudad donde fueron conminados por el jefe de patrullas de Managua, comisionado Julio Sánchez a no perjudicar la libre movilidad de otras personas.

Contra saqueos
Sánchez, un reconocido dirigente de béisbol, deporte favorito en el país, intentó infructuosamente persuadir a los manifestantes a levantar el bloqueo. Le respondieron que su protesta era pacífica y que “aquí vienen los de la Juventud Sandinista con piedras, machetes y armas a agredirnos”.

En tanto, en Managua, comerciantes del mercado Oriental, el más grande del país, se alzaron con palos, piedras, machetes para defender sus negocios ante la incursión de grupos armados con pistolas.

“No vamos a permitir más violencia, quieren quemar el mercado, saquear las tiendas”, dijo una comerciante que se identificó como Azucena, según imágenes de la televisión.

“Le decimos a la población que no vengan. Estamos en zona de peligro”, agregó, tras acusar a la Policía de estar detrás de los grupos violentos.

Por su lado, Francisca Ramírez, líder del movimiento contra el proyecto de construcción del canal interoceánico, llamó a la población a sumarse a un paro pacífico escalonado en respuesta a la represión contra los universitarios.

Los campesinos que viven en la zona rural del proyecto reclaman al Gobierno que derogue la concesión que entregó en 2013 a la empresa china HK Nicaragua Canal Development (HKND) para diseñar, construir y operar, hasta por un siglo, un canal que amenaza con desplazarlos de sus tierras.

Ortega calla
° El Gobierno de Daniel Ortega no había reaccionado este viernes a las nuevas protestas, a las que se sumaban centros de estudio privados, como el colegio Alemán Nicaragüense, donde estudian nietos del Presidente, dijeron a la prensa algunos padres de familia.

Las protestas estallaron el 18 de abril contra una reforma del sistema de pensiones, pero se multiplicaron y generalizaron en todo el país revelando la disconformidad de los nicaragüenses con el gobierno de Ortega y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo, a que reclaman libertad y una democratización del país.

La situación es más tensa cada día y las protestas no cesan.

Manifestaciones

La ONU pide que se permita investigación

° El Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU pidió ayer a las autoridades de Nicaragua que les permitan acceder al país para investigar sobre las muertes y la violencia en las manifestaciones contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega.
° “Nos preocupa que la situación en Nicaragua continúa siendo volátil. Según información recibida de fuentes confiables, hasta la fecha al menos 47 personas – la mayoría de ellos estudiantes, dos agentes de policía y un periodista – han muerto en conexión con las protestas que comenzaron a mediados de abril”, declaró una portavoz del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani.
° El movimiento de protestas antigubernamentales comenzó el 18 de abril como manifestaciones estudiantiles contra una reforma a la seguridad social, pero la brutal represión y detención arbitraria de los participantes causó indignación popular y extendió la movilización a todo el país.
° El reclamo general es que se implementen reformas democráticas del gobierno de Ortega, un exguerrillero de 72 años, que presidió Nicaragua entre 1979 y 1990, y luego volvió al poder en 2007 hasta ahora.
° Los llamados al diálogo nacional de Daniel Ortega no han tenido efecto por ahora y la indignación popular no cesa.
° La semana pasada, el gobierno de Ortega rechazó un pedido de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para visitar el país y constatar en el terreno la situación. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí