Compartir

Un congoleño y una iraquí obtuvieron el galardón por su constante lucha para acabar con esta ‘arma’ de guerra.

Redacción OSLO

AFP

El Premio Nobel de la Paz fue atribuido ayer al médico congoleño Denis Mukwege y a la yazidí exesclava sexual del grupo Estado Islámico (EI) Nadia Murad, dos héroes de la lucha contra la violencia sexual utilizada como “arma de guerra” en los conflictos.

Denis Mukwege, ginecólogo de 63 años, y Nadia Murad, víctima de 25 y convertida en portavoz de la causa de las mujeres y de su pueblo, encarnan un movimiento planetario que supera el marco de los conflictos, como evidencia la ola mundial #MeToo, desatada hace exactamente un año por unas revelaciones de prensa.

Ambos fueron recompensados “por sus esfuerzos para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra”, indicó la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen.

Los dos dedicaron su premio a los cientos de miles de mujeres víctimas de la violencia sexual.

Un Nobel en plena operación 
“Este premio Nobel supone un reconocimiento del sufrimiento y de la falta de una reparación justa para las mujeres víctimas de violaciones y de violencia sexual en todos los países del mundo y en todos los continentes”, dijo Denis Mukwege en una breve declaración desde su hospital de Panzi, que fundó en 1999 en Bukavu, en el este de República Democrática del Congo (RDC).

“El hombre que repara mujeres” -título de un documental en su honor- estaba en plena operación cuando llegó la información sobre el Nobel. “Estaba en el quirófano […] de repente entró gente y me informaron sobre la noticia”, dijo Mukwege al periódico noruego VG.

Su hospital ha tratado a unas 50.000 víctimas de violaciones, entre mujeres, niños e incluso bebés, a lo largo de dos decenios.

Para este médico congoleño, las violencias sexuales son “armas de destrucción masiva”.

GALARDONADO. Denis Mukwege, ginecólogo, conocido como “El hombre que repara mujeres”. (AFP)

Una historia difícil de contar 
La iraquí Nadia Murad, de la minoría yazidí, ha vivido en carne propia estos horrores.

Como miles de niñas y mujeres de su comunidad, la joven fue esclava sexual del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en 2014, antes de lograr huir.

“No me resultó fácil hablar de lo que me ocurrió porque no es fácil, especialmente para las mujeres en Oriente Medio, decir que fuimos esclavas sexuales”, destacó ayer al reaccionar al premio.

El Nobel “significa mucho, no solo para mí sino para todas las mujeres de Irak y de todo el mundo” víctimas de violencia sexual, dijo por teléfono al sitio web del premio.

Embajadora de la ONU para la Dignidad de los Sobrevivientes de Trata de Personas desde 2016, Nadia Murad -cuya madre y seis hermanos fueron asesinados por el grupo EI- milita para que las persecuciones cometidas contra los yazidíes sean consideradas un genocidio.

Crimen de guerra
La violación causa cientos de miles de víctimas en los conflictos o en las campañas de opresión de las minorías en todos los continentes, pero la toma de conciencia internacional está progresando.

La resolución 1820 del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptada en 2008, estipula que la violencia sexual “puede constituir un crimen de guerra, un crimen contra la humanidad o un elemento constitutivo de crimen de genocidio”.

Renunciar a la vergüenza 
° “#MeToo y los crímenes de guerra no son lo mismo”, puntualizó la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen. “Pero tienen en cambio un punto en común: es importante ver el sufrimiento de las mujeres, ver los abusos y permitir que las mujeres renuncien a la vergüenza y se atrevan a hablar”.

La onda expansiva ha alcanzado hasta la institución del Nobel, pues un escándalo de violación condujo a la Academia Sueca a postergar un año el Nobel de Literatura 2018.

Denis Mukwege y Nadia Murad se repartirán el Nobel, que consiste en un diploma, una medalla de oro y un cheque de 9 millones de coronas suecas (unos 865.000 euros, 990.000 dólares), que se les entregará en Oslo el 10 de diciembre.

Reacciones

Un grito de humanidad

° Los dos galardonados con el Premio Nobel de la Paz recibieron numerosas felicitaciones.

°”Es difícil imaginar a dos laureados más dignos”, dijo la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet.

° El presidente de Irak, Barham Saleh, declaró que la atribución del Nobel a Nadia Murad era “un honor para todos los iraquíes que combatieron el terrorismo”.

° El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, saludó los “infatigables esfuerzos” para que cesen “los crímenes más oscuros”.

° En tanto la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que los premiados “lanzan un grito de humanidad en medio de inimaginables horrores”.

° Para el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ambos preservan “los valores comunes” de Naciones Unidas.

ESCLAVOS. Los yazidíes viven en las montañas, entre Irak y Siria. Más de 6.400 han sido secuestrados por el EI- (AFP)

Los yazidíes celebran en pleno ritual religioso
° Los peregrinos yazidíes suben descalzos su montaña sagrada que lleva al templo de Lalish, en el norte de Irak, en su ritual religioso más importante, con una doble alegría: su “hija” Nadia Murad acaba de ganar el premio Nobel de la Paz.

Descalzos y vestidos con sus ropas tradicionales, los yazidíes preparan diferentes platos para los siete días de la gran fiesta de Gama, que comienza hoy.

Y una gran sonrisa ilumina sus rostros tras la noticia que se ha extendido como la pólvora: Nadia Murad, una joven yazidí convertida en portavoz de esta minoría víctima de los peores horrores del grupo yihadista Estado Islámico (EI), fue galardonada con el prestigioso Premio Nobel de la Paz.
“Estamos muy contentos. [Nadia Murad] es la voz de los yazidíes en el extranjero y ella transmite nuestros sufrimientos”, explica a la AFP Loqman Sleiman, de 35 años.

Cómo cambió el destino
La joven iraquí de 25 años podría haber tenido una vida apacible en su pueblo natal de Kosho, cerca del bastión yazidí de Sinjar, una zona montañosa entre Irak y Siria. Pero el rápido ascenso del grupo EI en 2014 cambió su destino.

En agosto de 2014, raptada y conducida a la fuerza a Mosul, “capital” iraquí del “califato” autoproclamado del EI -reconquistada hace más de un año-, su calvario duró varios meses.

Convertida en esclava, violada, torturada… fue víctima de todos los horrores del grupo extremista, como tantos otros miles de yazidíes secuestrados en sus pueblos por los yihadistas que les consideran herejes.

Más de 6.400 yazidíes fueron secuestrados por el EI. Unos 3.200 fueron rescatados o lograron huir, pero el paradero de los demás sigue siendo desconocido, según las autoridades de la región autónoma del Kurdistán iraquí (norte), donde viven. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí