Compartir

Aumenta el ambiente de tensión tras un fin de semana en el que se registraron siete muertos en enfrentamientos.

Redacción MANAGUA

AFP

La ciudad nicaragüense de Masaya vivió por segunda vez una noche de terror y zozobra asediada por grupos de choque y antimotines que atacaron a manifestantes opositores hasta la madrugada de ayer, con saldo de cinco muertos, según organismos de Derechos Humanos y la Iglesia católica.

“El ataque fue generalizado, prácticamente fue una invasión a la ciudad con armamento pesado porque se escuchaban ráfagas… No conozco cosas de guerra pero en varios momentos disparaban seguido: ta,ta,ta en ráfaga” dijo el sacerdote Augusto Gutiérrez, del barrio Monimbo.

Los atacantes “eran antimotines y grupos de civil que entraron en camionetas (a la ciudad)… con armas de fuego, lo que hizo retroceder a los muchachos (que estaban en las barricadas) y se defienden con piedras, hondas y morteros”, contó el religioso.

En medio de tañidos de campanas, detonaciones de morteros caseros y disparos de fusil, vecinos de Masaya revelaron en las redes sociales que drones y una avioneta sobrevolaron la localidad.

Ciudad en guerra
Masaya, 30 kilómetros al sureste de Managua, con unos 100.000 habitantes, es una ciudad de artesanos y pequeños agricultores y ha sufrido el saqueo y quema de negocios, lo que ha obligado a la población a bloquear sus entradas para evitar el desplazamiento de elementos antimotines y grupos de choque afines al gobierno.

“Parece una ciudad en guerra. Hay un dolor muy grande contra el gobierno y la policía por todo lo que están haciendo contra nosotros”, apuntó el sacerdote.

A sangre fría 
Al menos dos de los fallecidos en la jornada violenta fueron ejecutados por agentes del orden, según testimonios que pobladores le han dado al sacerdote Gutiérrez y al activista Leiva.

127
personas han muerto desde que iniciaron las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.
A uno de los muertos identificado con el alias de ‘El Mono’, “una mujer policía lo mató allí frente a la iglesia San Miguel. El muchacho estaba sin armas, sin nada. Estaba de rodilla y le gritó (a la mujer policía): si me vas a matar, mátame”, y ella disparó, contó el sacerdote en base a la versión de testigos.

El otro era un menor de 15 años, “él suplicó por su vida, que no tenía nada (armas) y no respetaron”, agregó el religioso.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en el informe de su visita a Nicaragua entre el 17 al 21 de mayo advirtió de posibles ejecuciones extrajudiciales con francotiradores en algunas zonas del país.

Estado de sitio 
°   Al comenzar la semana de protestas, se reportan unos 48 bloqueos de carreteras en todo el país, lo que el gobierno ha intentado desalojar sin éxito, porque en la mañana quitan los obstáculos y por la tarde y noche los manifestantes lo vuelven a poner.

Los opositores al gobierno, mediante redes sociales, piden a la población que tengan reservas de alimentos, agua, productos de primeros auxilios y adoptar medidas de seguridad en sus vecindarios.

En la capital, al caer la noche, prevalece un virtual estado de sitio impuesto por grupos de motorizados que recorren las calles y atemorizan a la población, ha denunciado el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas antigubernamentales comenzaron el 18 de abril, encabezadas por estudiantes contra una fallida reforma a la seguridad social, y se generalizaron a otros sectores y el país como reacción a las muertes de manifestantes. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí