Compartir

Aunque la represión y las protestas continúan, los obispos insisten en un diálogo.

Redacción MANAGUA

AFP – EFE

Nicaragua vivió una nueva jornada de violencia que dejó un estudiante muerto y una radioemisora oficialista dañada, mientras el país espera el reinicio del diálogo que ponga fin a la turbulencia política que se arrastra desde hace casi dos meses.

Un ataque armado contra una barricada de acceso a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua en la capital, la noche del jueves, cobró la vida del estudiante César Chavarría, confirmó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), que elevó el saldo de muertos en las protestas a 135.

Horas después, la madrugada del viernes, las instalaciones de la estatal Radio Nicaragua fueron quemadas parcialmente. El boletín oficial ‘El 19 Digital’ atribuyó el ataque al “grupo delincuencial organizado y pagado por la derecha”.

Propuesta de diálogo
El presidente Daniel Ortega se reunió el jueves con los obispos católicos, quienes le presentaron una propuesta para la democratización del país -de la cual no revelaron detalles-, y le pidieron responder “lo más pronto posible” para decidir si vuelven a convocar el diálogo nacional, en el que sirven de mediadores.

“Presentamos al Presidente Ortega la propuesta de democratización del país que ha emanado del Diálogo Nacional. Nos pidió un tiempo de reflexión para darnos una respuesta, que le pedimos fuera por escrito, la cual se valorará luego en el diálogo”, publicó en Twitter el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez.

¿Salida a la crisis?
Un comunicado de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) señaló que con la respuesta de Ortega podrán valorar “la factibilidad de continuar” las negociaciones para salir de la crisis iniciada el 18 de abril, con la ola de protestas antigubernamentales.

Los líderes católicos transmitieron a Ortega “el dolor y la angustia del pueblo ante la violencia sufrida en las últimas semanas”, en las que manifestantes han sido reprimidos por fuerzas del orden y bandas consideradas afines al gobierno.

La oposición ha propuesto adelantar las elecciones previstas para 2021 y la salida del gobierno de Ortega, quien llegó al poder en 2007 y fue reelegido en 2011 y 2016 en cuestionados procesos electorales.

Diálogo en suspenso
Los obispos habían anunciado el 31 de mayo que no reanudarían el diálogo entre el gobierno y la oposición, representada en una alianza de estudiantes, empresarios y sociedad civil, mientras no cesara la represión.

La situación se agravó esta semana con cierres de vías y barricadas que los manifestantes construyen para defenderse de los ataques de la policía y de los grupos de choque afines al gobierno.

Del lado de la oposición, existe la esperanza de que Ortega se comprometa a cesar la violencia y acepte reanudar el diálogo para discutir la democratización, dijo el exdiplomático Carlos Tünnermann, quien representa a la sociedad civil en el diálogo nacional.

Posición de EE.UU.
Estados Unidos se sumó el jueves a las condenas internacionales contra Ortega.

El Departamento de Estado impuso restricciones para otorgar visas a oficiales de policía y funcionarios municipales, entre otros, a quienes considera responsables de abusos contra los derechos humanos y la democracia durante las protestas.

“La violencia política por parte de la policía y de matones progubernamentales contra el pueblo de Nicaragua, en particular contra estudiantes universitarios, muestra una flagrante falta de respeto por los derechos humanos y es inaceptable”, expresó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nahuert.

Visados de cortesía
Costa Rica anuncio el viernes que otorgará visas de cortesía a los familiares de diplomáticos acreditados en Nicaragua que quieran salir por la turbulencia política que vive el país.

“Hemos decidido brindarles visas diplomáticas de cortesía para que, producto de la situación de crisis que vive Nicaragua, los familiares de los diplomáticos puedan venir” a Costa Rica, dijo la canciller Epsy Campbell en un audio.

Ante la prolongación de la crisis los opositores se orientaron a organizar barricadas.

52 días de angustia 
° La crisis sociopolítica de Nicaragua, la más sangrienta que vive el país centroamericano desde los años 80, cumple hoy 52 días.        Las protestas contra Ortega y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

Represión

Número de muertos se eleva a 135

° El número de personas fallecidas durante la crisis sociopolítica de Nicaragua se elevó a 135, tras los ataques de anoche a los estudiantes de una universidad estatal, informó ayer el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

° El ataque a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), la más grande del país, privó de la vida al joven Chester Javier Chavarría, de 19 años, quien estaba atrincherado en el campus, como parte de las protestas estudiantiles contra el presidente Daniel Ortega.

° El Cenidh enmarcó la muerte del estudiante en los ataques armados que la Policía Nacional y fuerzas “parapoliciales” realizan contra los manifestantes “autoconvocados” de Nicaragua, que afirman se manifiestan de forma pacífica.

° La organización humanitaria sostiene que el presidente Ortega es el responsable de cada una de las muertes, incluyendo la de un periodista, al menos 3 policías y varios menores de edad, por negarse en reiteradas ocasiones a ordenar el cese de la represión. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí