Compartir

Según el presidente, si esto llega a pasar se impondrá el socialismo y el país será invadido. 

Redacción WASHINGTON

AFP

Una victoria demócrata en las elecciones legislativas de medio mandato en Estados Unidos, que se realizarán este martes, precipitaría la llegada del socialismo y de hordas de criminales provenientes de América Central, advirtió el presidente Donald Trump en uno de sus tantos mitines de campaña realizado en Pensacola (Florida), en respaldo a los candidatos republicanos al Senado y a la gobernación del Estado, Rick Scott y Ron DeSantis.

Trump le sentenció a los estadounidenses: “Si los republicanos no ganan, EE.UU. será invadido”. Pero fue mucho más allá: “Los demócratas impondrán el socialismo. Bienvenidos a Venezuela”, ironizó.

En el encuentro, el presidente sacó pecho por las excelentes cifras del empleo y las reducciones de impuestos adoptadas en diciembre de 2017, y catalogó como apocalíptica la política migratoria de sus adversarios. “Los demócratas quieren borrar las fronteras y dar más derechos a los clandestinos que a los ciudadanos estadounidenses”.

Contra los inmigrantes
En un mitin en Montana, Trump había anunciado que el programa de inmigración de los demócratas abre las puertas al “tráfico de drogas, el tráfico de seres humanos y los cárteles criminales”.

Contra las caravanas de varios miles de migrantes centroamericanos que actualmente están atravesando México rumbo a Estados Unidos, Trump ordenó un despliegue de miles de soldados en la frontera mexicana. Dijo que “300 de esos migrantes son muy malos” según información que aseguró haber recibido de las autoridades mexicanas.

CAMPAÑA. Hoy se llevarán a cabo los primeros comicios luego de la elección deTrump, los cuales definirán qué partido tomará el control en ambas cámaras del Congreso. (EFE)

Activismo de Obama
Hoy se llevarán a cabo los primeros comicios luego de la elección del millonario en la Casa Blanca y definirán qué partido tomará el control en ambas cámaras del Congreso hasta noviembre de 2020, la próxima presidencial.

Hace ocho años, el presidente demócrata de entonces Barack Obama, se alistaba para sufrir una marea republicana en sus primeras elecciones de medio mandato, una revolución propiciada por el movimiento conservador Tea Party.

Este año, el exmandatario es la figura más buscada por los candidatos demócratas. “Estoy aquí por una simple razón: pedirles que vayan a votar”, dijo Obama en Atlanta (Georgia), en el acto de apoyo a Stacey Abrams, la mujer que podría convertirse en la primera gobernadora negra electa en el estado sureño.

Aunque Obama no nombró a Donald Trump, denunció en su discurso que las consecuencias de la abstención son profundas, “ya que Estados Unidos se encuentra en una encrucijada. Los valores de nuestro país están en juego”.

Medios prudentes
Sorprendidos por los resultados en la elección presidencial de 2016, los medios estadounidenses se muestran más prudentes y evitan cualquier predicción definitiva sobre sondeos que dan una ventaja nacional a los demócratas en la cámara baja del Congreso.

Los candidatos republicanos buscan el apoyo de Trump, su personalidad más popular, quien asume de forma explícita que las elecciones de medio mandato son un referendo sobre sí mismo.

El juego político
Para los 435 escaños de la Cámara de Representantes, que serán renovados por dos años, la pelea se concentra de hecho en unas 60 circunscripciones, pues el resto están sólidamente ancladas en uno u otro bando.

En el Senado están en juego 35 de los 100 escaños, para mandatos de seis años. Por el azar del calendario, esos 35 estados están en zonas tradicionalmente conservadoras, lo que dificulta una reconquista demócrata. Pero también los estadounidenses votarán también por los gobernadores de 36 estados.

Más de 32 millones de electores ya votaron por correspondencia, según Michael McDonald, profesor de la universidad de Florida, lo que representa un 20 por ciento más que el conjunto de votos anticipados en las elecciones de medio mandato de 2014, según el experto.

Trump se juega su futuro 
° Hoy los norteamericanos celebran las elecciones de mitad de mandato para renovar la totalidad de los 435 escaños de la Cámara de Representantes y 35 de los 100 senadores.

Esos comicios, en un país tan polarizado como el que preside el controversial magnate, plantean además un referendo sobre la polémica gestión que cumple Trump en Washington desde el 20 de enero de 2017. Los republicanos controlan hoy ambas Cámaras. En el Senado cuentan con 51 votos contra 47 demócratas y dos independientes. En la cámara baja ocupan 23 curules más que la oposición.

Medio mandato

Claves de las elecciones  de hoy

° Los estadounidenses están convocados a las urnas hoy para las elecciones de medio mandato, en las que se renovarán el Congreso y una serie de cargos locales, y que constituyen asimismo una especie de referéndum sobre la presidencia de Donald Trump, dos años antes de las presidenciales.

° El total del las 435 bancas de la Cámara de Representantes está en juego en el comicio. Los republicanos disponen actualmente de una cómoda mayoría (236 curules contra 193 demócratas, con seis vacantes). Para recuperar el control de la Cámara, los demócratas deben ganar 23 bancas adicionales.

° En el Senado, que cuenta con 100 bancas (dos por cada uno de los 50 estados de la Unión), se disputan 35 escaños. Los republicanos ostentan una ajustada mayoría de 51 contra 49. Pero la disputa electoral se anticipa difícil para los demócratas, pues deben defender 26 bancas, seis de las cuales se ven amenazadas, contra solo nueve de los republicanos.

° La elección podría tener gran repercusión, pues por más de 150 años el partido del presidente raramente ha escapado a un voto castigo, y el oficialismo republicano podría perder la mayoría de la Cámara de Representantes.
Si los demócratas se hacen con el control de la Cámara baja, aumenta considerablemente la posibilidad de que se inicie un impeachment contra Trump. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí