Compartir

Se acerca grave confrontación militar entre Washington y Moscú. Los misiles llegarán a Siria, advierte Trump.

Redacciòn WASHINGTON

AFP

Estados Unidos advirtió ayer que “los misiles llegarán” a Siria en respuesta a presuntos ataques químicos y pese al riesgo de un choque frontal con Rusia, aliada de Damasco.

“Rusia promete derribar todos los misiles que se disparen contra Siria. ¡Prepárate, Rusia, porque llegarán, lindos, nuevos e ‘inteligentes’! ¡No deberían ser socios de un Animal Asesino con Gas que mata a su pueblo y lo disfruta!”, tuiteó el presidente estadounidense, Donald Trump.

Por su lado, el secretario de Defensa Jimm Mattis dijo que el Pentágono está “listo” para presentar las opciones de acción militar, y agregó que “aún estamos evaluando la inteligencia, con nustros aliados”, sobre el presunto ataque químico en la ciudad de Duma, en Guta Oriental.

El Ejército ruso afirmó que ese antiguo enclave rebelde había sido “totalmente estabilizado” y que pronto será patrullado por la policía militar rusa.

‘Puesta en escena’
Asimismo, indicó que el presunto ataque químico fue una ‘puesta en escena’ de los Cascos Blancos, la organización de socorristas sirios en zona rebelde que fue la primera en denunciar el ataque.

Damasco, en tanto, volvió a acusar a Washington de apoyar a los “terroristas” y calificó de “escalada peligrosa” las amenazas de Trump, según una fuente del ministerio de Relaciones Exteriores, según la agencia Sana.

La portavoz de la  diplomacia, María Zajarova, dijo en Facebook que Washington buscaría “borrar (con los misiles) las huellas de las provocaciones” occidentales en Siria, y que los cohetes “deben volar en dirección de los terroristas y no en dirección del Gobierno legítimo” sirio. El portavoz del Kremlin había advertido contra cualquier acción en Siria capaz de “desestabilizar la ya frágil situación de la región”.

En tono más de estadista, Vladimir Putin, dijo esperar que “que el sentido común se impondrá” en las relaciones internacionales “cada vez más caóticas”.

Trump -que canceló una visita a Latinoamérica el fin de semana para “supervisar la respuesta estadounidense a Siria”- ha dejado claro que pretende que el Régimen de Bashar al Asad, y posiblemente sus aliados Moscú y Teherán, paguen un alto costo por el último supuesto ataque con gases tóxicos.

GUERRA. Los bombardeos han dejado las principales ciudades sirias en ruinas. (AFP)

Muertos por químicos
Según socorristas, el sábado murieron más de 40 personas en el enclave rebelde de Duma, cerca de Damasco, debido a un ataque químico, que dejó a las víctimas luchando por respirar y escupiendo espuma.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) exigió ayer “acceso inmediato y sin restricciones a la zona (del presunto ataque químico) para atender a las personas afectadas” y señaló que, según informaciones de organizaciones sanitarias locales, “unos 500 pacientes tenían rastros y síntomas coherentes con una exposición a productos químicos tóxicos”.

Estados Unidos, Reino Unido y Francia han afirmado que el ataque químico tiene todas las señas de haber sido ordenado por el Régimen de Damasco, que ha sido previamente acusado de otros ataques con gases tóxicos por la reconocida Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

Estado de alerta
El destructor lanza-misiles USS Donald Cook partió el lunes del puerto Lanarca, Chipre, donde hacía una escala, y se encuentra en una zona donde fácilmente podría atacar Siria.

Mientras, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) emitió un mensaje advirtiendo “posibles ataques aéreos en Siria (…) dentro de las próximas 72 horas”. Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), el ejército sirio puso a sus fuerzas “en estado de alerta” por los próximos tres días en los aeropuertos y bases militares de este país arrasado por la guerra desde 2011.

Las tropas se preparan con un despliegue rápido, especialmente en Damasco, pero también la provincia de Homs (centro) y en Deir Ezzor (este), según el director de esta organización, Rami Abdel Rahman.

Esta medida se adopta generalmente “en reacción a las amenazas exteriores”, precisó.

Trump bombardeó en abril de 2017 una base militar siria en respuesta a un ataque con gas sarín en Jan Sheijun, del que acusaron al Régimen de Asad y que dejó 80 civiles muertos.

El Régimen sirio siempre ha negado su responsabilidad por los ataques químicos que se le han atribuido durante la guerra que devasta el país desde 2011.

Ante la indignación de la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad de la ONU volvió a fracasar en dar una respuesta a los presuntos ataques químicos de esta semana en Siria. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí