Compartir

Gobiernos, mercados   y empresas pendientes de los resultados de  la polémica reunión. 

Redacción BUENOS AIRES

AFP

El presidente Donald Trump impone el tono a la cumbre del G20, que inició ayer en Buenos Aires más dividida que nunca por el conflicto entre Rusia y Ucrania y la “guerra comercial” entre Estados Unidos y China.

“Dialogar y dialogar es la forma de empujar los límites de lo posible”, dijo el presidente argentino Mauricio Macri al inaugurar el foro que reúne a los líderes de las 20 países más potentes y emergentes del planeta.

Al ingresar a la reunión, el presidente ruso, Vladimir Putin, saludó con entusiasmo al príncipe heredero saudita Mohamed bin Salman, en el foco de la polémica por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Luego se sentaron juntos e intercambiaron bromas y risas.

Nuevo tratado
Luego de que Trump anulara la cita que ambos habían fijado, Putin llegó con espíritu combativo a la cumbre -que finaliza mañana- al denunciar las “prácticas viciosas” de las “sanciones unilaterales” y del proteccionismo comercial.

En lo que se perfila como uno de los pocos momentos de consenso, Estados Unidos, México y Canadá firmaron un nuevo tratado de libre comercio tras meses de tensión, idas y venidas. Bautizado T-MEC por los mexicanos, el pacto reemplaza al TLCAN que regía el comercio entre estos tres países desde 1994 y que fue derribado por Trump.

Para el Presidente argentino, el G20 será una oportunidad de mostrar al mundo la mejor cara de su país, con la esperanza de seducir a los inversores para que el dinero fluya a la debilitada economía argentina.

“Un disparate” 
Decenas de organizaciones sociales que rechazan al G20 y en particular al Fondo Monetario Internacional, con el que el gobierno de Macri firmó un acuerdo de 56.000 millones de dólares para estabilizar el mercado cambiario, se preparaban para movilizarse.

“La cumbre me parece un disparate. Estamos mal ¿y tenemos que poner un montón de dinero para esto?”, comenta Agustina Vianello, de 25 años, al acudir a su trabajo en un call center.

PROTESTA. Manifestantes durante la movilización que rechaza la Cumbre del G20, en Buenos Aires. (EFE)

Trump-Xi 
La reunión de hoy entre Trump y su homólogo chino Xi Jinping, será el punto cúlmine del primer G20 en América del Sur.

Gobiernos, mercados y empresas estarán pendientes de los resultados de este encuentro.

El mandatario estadounidense dijo ver “buenas señales” en las relaciones comerciales entre ambos países. Pero también se mostró reticente a un acuerdo en las últimas horas.

“Creo que estamos muy cerca de hacer algo con China pero no sé si quiero hacerlo”, dijo Trump antes de iniciar su viaje.

Al exigir que Pekín ponga fin a prácticas comerciales, Trump impuso aranceles que alcanzaron 300.000 millones de dólares, incluyendo 250.000 millones de dólares sobre productos chinos, y afectaron a importaciones de acero y aluminio de otros países.

Y China no tardó en reaccionar con medidas recíprocas, lo que ha avivado la “guerra comercial” que los analistas temen pueda golpear la economía mundial.

La próxima batería de aumentos está prevista para el primero de enero, cuando los aranceles de Estados Unidos a importaciones chinas por unos 200.000 millones de dólares podrían subir de 10% a 25% si los dos gigantes no llegan a un acuerdo.

No a Putin 
Apenas antes de dejar Was-hington, Trump canceló su cita prevista en Argentina con su par ruso debido al conflicto con Ucrania.

Las tensiones entre Kiev y Moscú alcanzaron su punto álgido estos días luego de que Rusia apresara a tres navíos militares ucranianos frente a las costas de Crimea. A continuación, el presidente ucraniano Petro Poroshenko alertó contra “la amenaza de una guerra total” con Rusia.

La anulación ocurre además en medio de la controversia en Estados Unidos por nuevas revelaciones en la investigación sobre una presunta injerencia de Rusia en la campaña presidencial estadounidense de 2016.

Trump deberá también medir fuerzas con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien pretende incluir en los primeros puntos de la agenda del G20 el calentamiento global. Y esto ocurre en vísperas de la conferencia climática a llevarse a cabo en Polonia.

Bombas molotov en taxi quemado
° Agentes de la división de explosivos de la Gendarmería Nacional Argentina hallaron ayer, poco antes del inicio de la cumbre de presidentes del G20 en Buenos Aires, ocho bombas molotov al interior de un taxi quemado en el centro de la ciudad.

El hallazgo se produjo pocas horas antes de comenzar la concentración para la marcha en repudio a la cumbre, en la que participaron diversas organizaciones sociales y políticas bajo el nombre “Confluencia Fuera G20-FMI”. No hay detenidos por el hallazgo del automóvil, en el que también había combustible dentro de botellas de licor y vino.

Una cumbre valiosa para Argentina
° Para Argentina es importante presidir la cumbre toda vez que con ello puede hacer un aporte a la cooperación internacional, el multilateralismo y la gobernanza global. Entre los temas que se tratan en las reuniones, a puertas cerradas,  están el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo, el futuro alimentario sostenible, la estabilidad financiera, la sustentabilidad climática y el comercio internacional.  “Nosotros tenemos la obligación de mostrarle al mundo que desafíos globales requieren soluciones globales”, dijo en la inauguración el presidente Mauricio Macri.  Como guinda de su intervención, Macri evocó a Nelson Mandela y pidió seguir su premisa de lograr, “de aquí a 2030”, acabar con la pobreza. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí