Compartir

La guayaquileña Debbie Mucarsel es la primera compatriota en ocupar una curul en el Legislativo norteamericano.

Redacción GUAYAQUIL

Un año después del trágico fallecimiento de su padre, Guido Mucarsel Yúnez, empresario vinculado al comercio de vehículos, Debbie Mucarsel emigró con su madre y hermanas a los Estados Unidos,  donde radica y actualmente  está convertida en legisladora de La Florida, en representación del partido Demócrata.

Ella es la primera candidata de origen ecuatoriano en ganar un escaño en la legislatura de la primera potencia del mundo.

La historia narra que  cuando  su progenitor  pereció, a manos de la delincuencia en 1995, en Urdesa Norte, frente a su casa, la actual congresista electa, tenía apenas 13 años de edad y era la última de cuatro hermanos.

Ella, en algún momento declaró a una revista local, que nunca le hicieron justicia a la muerte de su padre, quien también estaba vinculado al automovilismo deportivo.

Tras el ´Sueño americano’
Al año siguiente Debbie, su madre y hermanas salieron del Ecuador hacia Estados Unidos, en busca de mejores días y con las maletas llenas de ilusiones.

La familia vivió en un departamento de una habitación, mientras su mamá trabajaba en turnos dobles, como proveedora de atención médica  domiciliaria y estudiaba inglés por las noches y fines de semana.

Laboró en limpieza doméstica y consiguió una certificación en cuidado de personas.

En tanto, su hija con 15 años de edad, también trabajaba para ayudar a la familia. Su primer empleo fue en una tienda de donas, mientras estudiaba la secundaria.  También  vendió perros calientes en la calle  y, según dice, no se avergüenza de nada.

Cambia la suerte
Con el pasar del tiempo, a la familia migrante la suerte le fue sonriendo, especialmente a Debbie, que  logró una beca para  seguir estudios de economía. Ahora, tiene una maestría en esa rama y en política internacional.

Su crecimiento intelectual y profesional fueron factores fundamentales para llegar a trabajar en la Universidad Internacional de Florida, durante 14 años, convirtiéndose en  decano asociado.

Después, ya casada con Robert Powell y madre de tres hijos, Debbie se ofreció como voluntaria para las campañas presidenciales de John Kerry y Barack Obama.

Dos años más tarde, entró a la contienda electoral y el voto de sus partidarios le aseguró un escaño para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, en representación del Distrito 26 del Congreso de la Florida.  Ella ganó la nominación por el Partido Demócrata.

Orgullo familiar
Conocido el triunfo electoral de Debbie, uno de sus primos, oriundo de Riobamba, Antonio Mucarsel Obregón, expresó su satisfacción por el éxito alcanzado. “Felicitaciones Debbie esta noticia es un orgullo para la familia. Que llegues a cumplir todas las metas propuestas. Muchos éxitos”, escribió en una red social. (Diario La Hora)

A  favor de la comunidad 
° “He vivido en Miami durante 20 años en relación con su diversidad multicultural y su belleza tropical. He pasado esos años dedicados a mejorar las comunidades  en las que vivimos, brindando a organizaciones sin fines de lucro del sur de la Florida, asistencia para recaudar fondos para mejorar la educación  superior,  pública y médica, ayudando a personas con  discapacidades del desarrollo y preservando la vida silvestre”,  manifestó Debbie a sus electores en medio de la campaña para llegar al Capitolio.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí