Compartir

El exmandatario peruano, que gobernó en 1985-1990,  está a disposición judicial.

Redacción MONTEVIDEO

AFP-EFE

El Gobierno de Uruguay negó ayer el asilo al expresidente de Perú Alan García, quien pidió refugio en la residencia del embajador uruguayo en Lima hace 20 días, ya que consideró que el exmandatario no es un refugiado político y que la Justicia peruana funciona “autónomamente” y “libremente”.

“No hemos concedido el pedido de asilo”, anunció en una rueda de prensa el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, en la que también estaba presente el canciller, Rodolfo Nin Novoa.

“En Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del Estado y especialmente el Poder Judicial, el que está llevando adelante las investigaciones de eventuales delitos económicos del expresidente de Perú”, añadió el mandatario.

No hay persecución política
El integrante del Partido Aprista Peruano está investigado por los presuntos delitos de colusión y lavado de activos en el caso de los sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht para la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Por su parte, Nin Novoa explicó que el Gobierno uruguayo consideró que las investigaciones judiciales contra García “no constituyen persecución política”. “Tratándose de imputaciones vinculadas mayoritariamente a hechos económicos y administrativos desarrollados durante sus dos gestiones (1985-1990 y 2006-2011) como presidente constitucional de la República del Perú”, apostilló el político uruguayo.

DECLARACIÓN. El presidente Martín Vizcarra dijo ayer que en su pais “nadie tiene corona”. (El Comercio-Lima)

Voluminoso expediente
Según explicó Vázquez, Uruguay tomó esta decisión luego de estudiar la información que recibió del Gobierno de Perú, de la defensa del exmandatario y del propio García.

“Este material fue enviado desde el Gobierno de Perú que mandó más de mil hojas que tuvimos que leer y estudiar, con mucho gusto, así como las cartas que presentaron los abogados y el expresidente de Perú, el doctor Alan García”, detalló el Presidente.

Asimismo, Vázquez declaró que habló por teléfono con el actual presidente de Perú, Martín Vizcarra.

“Dejamos de lado toda otra comunicación que nos llegara, que fue múltiple, de organizaciones no gubernamentales, de instituciones internacionales de derechos humanos, de opiniones políticas, de dirigentes políticos de distintos lados”, añadió.

A la justicia
El expresidente peruano Alan García se puso a disposición de la fiscalía de lavado de activos que lo investiga por corrupción, según una declaración leída por su secretario privado luego que este lunes abandonara la embajada de Uruguay.

“Estaré en mi domicilio a disposición de todas las investigaciones y convocatorias que se me hagan”, indica en la declaración leída a periodistas por su secretario Ricardo Pinedo. Más temprano, García había abandonado la embajada uruguaya en Lima luego que se le negara el polémico pedido de asilo.

A sus 69 años, el dos veces presidente, uno de los políticos más hábiles de Perú, vive sus horas más difíciles tras fracasar en su intento de conseguir asilo.

Escándalo tras escándalo 
° La semana pasada, la Fiscalía peruana le abrió a García una nueva investigación por supuestas irregularidades en otra licitación pública.

Según la Fiscalía, el entonces presidente García y otros 21 funcionarios conspiraron para “facilitarle” a la empresa holandesa ATM Terminals que ganara en 2011 la concesión de la Terminal Norte del puerto del Callao, vecino a Lima.

Por el escándalo de Odebrecht en Perú también están bajo la lupa de la Fiscalía los exmandatarios Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), así como la opositora Keiko Fujimori, quien está en prisión preventiva desde hace un mes.

Los sobornos de Odebrecht

“Aquí nadie tiene corona”

°El presidente de Perú, Martín Vizcarra, afirmó ayer  que en su país “nadie tiene corona”, después de conocer que el Gobierno de Uruguay denegó el asilo diplomático al expresidente Alan García, que se declara perseguido político cuando es investigado por presuntos actos de corrupción en su país.

“Nuestra democracia garantiza la independencia de poderes y el debido proceso”, apostilló Vizcarra en un mensaje en la red social Twitter, donde replicó un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú en el que confirma la decisión del Ejecutivo  uruguayo.

Al asilarse, García se aferró a la Convención sobre el Asilo Diplomático de 1954, que establece que esta medida de protección no procede cuando ya existe un proceso o una imputación en marcha en el fuero judicial por delitos comunes, como es el caso del controvertido expresidente peruano.

Así quiso repetir la misma estrategia que utilizó en 1992 cuando fue asilado por Colombia y eso le permitió eludir una acusación por presunto enriquecimiento ilícito durante su primer mandato presidencial (1985-1990) hasta que los delitos prescribieron en 2001, tiempo en el que residió en París.

Las investigaciones actuales se centran en investigar si altos funcionarios del Gobierno de García presuntamente recibieron hasta 14 millones de dólares en sobornos por parte de Odebrecht, según declaró en las investigaciones un ejecutivo de la compañía.

Los presuntos sobornos a las altas autoridades del Ejecutivo se dieron durante el segundo mandato de García (2006-2011), donde la Línea 1 del Metro de Lima fue considerada una de las obras más emblemáticas de su período presidencial. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí