Compartir

Mientras las autoridades culpan al grillete y al sistema operativo por la fuga de Fernando Alvarado, los directivos de la empresa china, Ceiec, hacen revelaciones sobre la forma en que monitorean y trabajan. Descartan cualquier posibilidad de que la fuga tenga razones electrónicas o tecnológica y lanzan los dardos al sistema de justicia y a los operadores del Ministerio de Justicia.

Esta es la versión del gerente de CEIEC, Adriano Wan Fei, la empresa proveedora de la plataforma tecnológica, y de su director de tecnología, Juan Carlos Jiménez.

“En el contrato que CEIEC firmó con el Ministerio de Justicia, la empresa china, líder en el mundo de la tecnología militar y de seguridad, entregó al Estado ecuatoriano un sistema de seguridad y vigilancia electrónica. Este contrato incluyó muchos componentes, no solamente los 4000 dispositivos de vigilancia o grilletes sino también un sistema integral: plataforma de geoposicionamiento de vigilancia electrónica del Ministerio de Justicia, que está integrado al sistema ECU911; incluyó infraestructura completa de hardware y software, un datacentro principal, uno de respaldo y tres centros de monitoreo que comparten espacio físico en los ECU911 de Quito, Samborondón y Cuenca.

“Este contrato incluye una parte de servicios: comunicación por un año, servicios de instalación y capacitación al personal. El sistema fue entregado y está en funcionamiento hasta este momento. Lo que podemos garantizar en el caso de Fernando Alvarado es que ni el equipo ni el sistema presentaron falla alguna. Cualquier proyecto exitoso necesita la colaboración de dos partes: la parte tecnológica y la operativa. Como proveedores, como empresa, garantizamos el funcionamiento de la parte tecnológica y podemos evidenciar que esté funcionando. Los ministros y el Fiscal General han dicho en la Asamblea que el equipo de Alvarado emitió todas las alertas y estaba en buen funcionamiento.

Los informes de los reportes del sistema de monitoreo del Ministerio de Justicia a través de ECU911

Informe del ECU911 a CEIEC donde reporta que el sistema de monitoreo está integrado.

“Los 4000 dispositivos funcionan en tres modalidades: la de libre circulación, la de arresto domiciliario y la de víctima-victimario. El equipo es el mismo pero en arresto domiciliario se agrega una radio-base que censa que la persona arrestada esté dentro de su domicilio y un tercer equipo, que es una especie de tablet, en el cual se hace un reconocimiento facial para determinar que sea la misma persona arrestada la que está dentro de su casa, y si está con vida, y eso se determina en tres dimensiones; la persona tiene que hacer movimiento determinados para saber que está viva. En la modalidad víctima-victimario se refiere a un orden de alejamiento: a la víctima se entrega una especie de beeper y al agresor se le pone el dispositivo, entonces si éste se acerca demasiado o cruza la distancia determinada el beeper suena”.

¿Es posible sacarse el dispositivo y engañar a los operadores del sistema?

“Es imposible. Este es un sistema tecnológico, con componentes de última generación, para asegurar que no existan vulnerabilidades, en la parte de información y en la parte electrónica. Algo distinto es quién usa esta medida sustitutiva de prisión. Solo un juez concibe si el dispositivo se coloca a una persona que tiene un riesgo menor de transitar por la ciudad. Esto no se pone a un investigado por asesinato, por ejemplo.

“El dispositivo consta de una parte electrónica, con los circuitos integrados, que es la parte “inteligente” y el componente mecánico, que sería el brazalete y los seguros. El componente electrónico censa todo para lo cual fue contratado por el Ministerio de Justicia, incluido el hecho de abrir el dispositivo. Mecánicamente se puede abrir pero esto se detecta, porque es una correa con alma metálica para mantener el circuito electromagnético, que se activa y el dispositivo reporta al centro de monitoreo si el dispositivo se abrió. Somos categóricos en responder que es imposible abrir el dispositivo sin que tenga conocimiento el centro de monitoreo. Si los protocolos no están diseñados para reaccionar rápidamente o no se hace caso de las señales no es nuestra responsabilidad.

El dispositivo emite todo lo que llega a censar. ¿Qué se hace con esa información? No es de nuestra competencia. En el caso de Cléver Jiménez o Fernando Villavicencio siempre estuvieron monitoreados y había un correcto funcionamiento.

“Este equipo entregado al Ministerio de Justicia, el dispositivo o grillete, por lo general se usa para localización de una persona, nada más, pero Justicia pidió que el dispositivo tuviera comunicación, incluso bilateral. Ese módulo se agregó al contrato. Igual se elevó el nivel de protección de IP66 a IP67 para que sea a prueba de agua. En el precio no se puede comparar panes con papas. Este dispositivo es hecho especialmente para el Estado ecuatoriano, y tiene su propio código de fuente. Si se compra un vehículo, cualquier marca, pero hay el precio base, y si se quiere más extras el precio incrementa. Este equipo tiene muchas más funcionalidades, y todas fueron solicitadas por el Ministerio de Justicia.

“El dispositivo emite todo lo que llega a censar. ¿Qué se hace con esa información? No es de nuestra competencia. En el caso de Cléver Jiménez o Fernando Villavicencio siempre estuvieron monitoreados y había un correcto funcionamiento.

Juan Carlos Jiménez, jefe de Tecnología de Ceiec, explica las “bondades” del dispositivo electrónico, llamado grillete.

“El contrato debió cerrar en febrero de este año. En ese mes hemos cumplido todas las obligaciones contractuales y presentamos ya la solicitud de liquidación de este contrato, es decir la aceptación de la última parte. Pero hasta ahora no tenemos una respuesta del Ministerio de Justicia. Hemos enviado cuatro insistencias más: cinco cartas sin respuesta. Entiendo que hubo cambio de personal, pero no se nos ha notificado nada. Eso no es justo para la empresa. Hemos escuchado que están esperando la confirmación de los resultados que salgan de un examen de la Contraloría, pero eso no tiene nada que ver con el contrato, que hemos cumplido y esperamos que se nos cancele los tres millones de dólares que se nos debe. Hasta ahora, la empresa sigue ofreciendo soporte técnico de acuerdo al contrato. Nuestro equipo siempre está pendiente de cualquier inconveniente técnico. También hemos reparado equipos que no tienen garantía técnica. El contrato incluye un año de servicios de comunicación. Hemos contratado a una operadora para este servicio. Un año después, el Estado no tenía listo el contrato con la operadora, lo cual era su responsabilidad, entonces nos pidió un mes adicional de servicios de comunicación y por ese mes no hemos cobrado.

“El contrato fue firmado por la Ministra de Justicia, Lady Zúñiga, en el 2016, pero durante el tiempo de ejecución hemos tenido tres ministros.  El Estado contrató una plataforma informática. No son solo 4000 dispositivos que son el eslabón de una gran plataforma con varios servicios. Incluso el servicio de instalación y desinstalación de los dispositivos. Este es instalado en la persona que la justicia determina. De inmediato se hace una especie de empadronamiento; el instalador tiene una computadora, que está dentro de la plataforma del sistema informático. Por ejemplo, este dispositivo está ligado al usuario Juan Carlos Jiménez; de aquí en adelante me dejo de llamar así y paso a ser un número de usuario que es monitoreado desde el centro. Funciona con tecnología celular, para la trasmisión de datos y con tecnología satelital para la ubicación. Hay siete u ocho satélites que funcionan para dar la ubicación de los dispositivos. Si la persona ingresa en una zona sin señal, como estacionamientos subterráneos, el dispositivo no deja de censar. Guarda la información y la envía. Entre lo que el dispositivo censa está si alguien se saca el grillete, si está con la batería baja, si está en una zona sin cobertura o en la zona de exclusión, que son las geocercas. Por ejemplo, si un juez determinó que usted solo puede circular por la provincia de Pichincha, pero no puede acercarse al aeropuerto porque tiene restricción de salida del país, se pone una geocerca que rodea al aeropuerto. La geocerca se hace dibujando en el software un área seleccionada, y esto es exclusivo para el Ecuador por pedido del Ministerio de Justicia. Este software no puede ser vendido a otro país.


Adriano Wan Fei, gerente genera del Ceiec en Ecuador, desde el 2011. Foto: Chase Fletcher

“El sistema es tan personalizado que pueden existir usuarios fiscales, usuarios jueces, usuarios del dispositivo. Por ejemplo, un juez puede estar seleccionado como usuario y este puede ver si se están cumpliendo medidas cautelares que él sentenció,  pero hasta ahora esto no se ha usado. Cómo se utilice el sistema ya no es nuestra responsabilidad.

Anualmente facturamos 6000 millones de dólares en todo el mundo. Para nosotros este es un contrato muy pequeño, somos una de las 500 empresas más grandes del mundo, en la lista Forbes.

“Nosotros estamos trabajando en el país desde el 2011. Tenemos 80 trabajadores; somos contratistas del ECU911, fuimos contratistas de la parte tecnológica del proyecto Transporte Seguro, que es poner las cámaras en buses y taxis. Todos estos sistemas han sido personalizados para el Ecuador.

“Somos una empresa estatal de China en el sector de tecnología en seguridad y defensa. Antes éramos el Ministerio de Industria Electrónica de China, y en 1980 se convirtió en empresa pública. Somos proveedores de las fuerzas armadas de China, del Ministerio de Seguridad de China, y ofrecemos sistemas de defensa y seguridad a escala mundial. Anualmente facturamos 6000 millones de dólares en todo el mundo. Para nosotros este es un contrato muy pequeño, somos una de las 500 empresas más grandes del mundo, en la lista Forbes. Mucha gente echa la culpa al dispositivo y ¿qué pasa con los operadores del sistema? No es justo para las empresas extranjeras que trabajan en el Ecuador de modo honesto y eficiente. El proyecto ECU911 ha sido premiado en América Latina, eso muestra nuestra calidad. Tenemos experiencia en sistemas similares, con contratos en 140 países. El sistema de Ecuador ha sido replicado en cuatro países de América Latina y estamos en África y Asia. Tenemos más de 20 mil dispositivos tipo grillete en China. Tenemos también un contrato en Estados Unidos, para poner dispositivos en personas ancianas que no tienen familia, es una especie de reloj que monitorea sus movimientos por su seguridad.

Pero, igual se escapó…

 

Lady Zúñiga: el Ministerio de Justicia adquirió estos dispositivos, no por iniciativa propia, sino por la disposición transitoria décima novena del Código Orgánico Integral Penal.

En la Asamblea Nacional tuvo lugar, el 13 de noviembre, una comparecencia ante el pleno de la Legislatura de la ex ministra de Justicia, Ledy Zúñiga, y de varios ex funcionarios de esa cartera de Estado. “El Ministerio de Justicia adquirió estos dispositivos, no por iniciativa propia, sino porque en la disposición transitoria décima novena del Código Orgánico Integral Penal obliga su compra, como una medida para disminuir el hacinamiento en los centros de privación de libertad”, sostuvo la ex secretaria de Estado ante el plenario legislativo.

Para Zúñiga, en ninguna parte del informe de la Contraloría sobre el tema se ha establecido que hay sobreprecio, al tiempo que destacó que estuvo en Justicia hasta mayo de 2017, mientras el contrato se ejecutó cuando ya no era parte del Gabinete. “¿Cómo puedo ser responsable de las etapas de ejecución?” dijo Zúñiga, mientras recordó que en el contrato de ejecución constan las respectivas garantías y pólizas, que son exigibles.

De su lado, Vanesa Mejía, ex supervisora de turno del Ministerio de Justicia, mencionó que su trabajo era  hacer supervisión y dar seguimiento a las contingencias presentadas en horarios rotativos preestablecidos. “Al usuario Fernando Alvarado se le ubicó el grillete el 9 de agosto de 2018 y podía utilizarlo en todo el país”, dijo Mejía.

Mejía agregó que Alvarado fue al servicio técnico de los grilletes en la Penitenciaría de Guayaquil para que reparen su grillete, pero aún así el sistema seguía dando alertas. Tenía un cable de cargador en mal estado, por lo que solicitó uno nuevo y solo se ubicó una batería externa, precisó.

 

En el caso Alvarado se aplicaron todos los protocolos. Todo se notificó y reportó a tiempo de acuerdo a la cadena de mando, dijo la ex funcionaria de Justicia.

“El sistema de plataforma de monitoreo no recibió ninguna alerta de pulsera retirada”, dijo  Mejía, al indicar que solo una hora después del evento de fuga se reportó una falla general en el sistema. Cuando encuentra el dispositivo de Alvarado, que fue abandonado en una cuneta,  en el sistema aparecía todo normal.

Se reportaron las alertas a los supervisores, dijo la ex funcionaria, pero no se dio una solución de todos los problemas a tiempo, que no solo eran de ese usuario, sino de todos los grilletes. Indicó que el sistema y los dispositivos tienen fallas y no hay repuestos.

En el caso Alvarado se aplicaron todos los protocolos. Todo se notificó y reportó a tiempo de acuerdo a la cadena de mando, dijo la ex funcionaria de Justicia.

Otra de las comparecientes fue Eliana Pacheco, exsupervisora nacional del Ministerio de Justicia, quien explicó cómo  se administran las consolas para el monitoreo de los dispositivos de geoposicionamiento. El equipo de monitoreo trabaja las 24 horas del día y los siete días de las semana. Relató cómo funcionó el grillete que fue asignado a Fernando Alvarado y reveló que no se solicitó información de ubicación (rastreo) por parte de la Policía.

Marcelo Losano, actual gerente de los dispositivos electrónicos, dijo que el sistema del Ministerio de Justicia es autónomo, así como el del ECU 911 y lo que hacen es cruzar información, pero de  la interoperatividad se encarga la empresa china Ceiec. Todavía no se ha suscrito ningún documento ni acta definitiva y, más bien, se han formulado observaciones que deben ser cumplidas por la empresa, considerando que por cada día que demore el proceso se aplican las multas pertinentes al proveedor asiático.

Subrayó que no se firmará ninguna recepción de los dispositivos si es que no se cumplen  todos los parámetros de calidad. Uno de los trabajos que se generan es la repotenciación de este tipo de protocolos, con niveles de especificidad mucho más claros. Hemos identificado cuáles son las fallas en el sistema, los procesos y operaciones para superarlos, relató el funcionario.


Diferentes tipos de daños de los dispositivos de control electrónico. Fotos Cortesía CEIEC

Los datos que llaman la atención

Para la asambleísta Lourdes Cuesta (CREO-Azuay) hay algunos datos que llaman la atención durante la comparecencia de los funcionarios de Justicia. En diálogo con PLANV, estimó que entre los ministros, secretarios y funcionarios que fueron a la Legislatura, ninguno aportó con mayor información sobre la fuga de Alvarado. Cuesta dijo que, en la línea de tiempo presentada por el ex fiscal Paúl Pérez, se evidenciaría que desde el 13 de octubre no funcionaba el grillete. A la legisladora le llamó mucho la atención que la Policía tenía la orden de hacer un seguimiento al ex ministro Iván Espinel, quien también salió de prisión y usaba un grillete, sin perjuicio del aparato electrónico, mientras que en el caso de Fernando Alvarado nadie lo vigilaba.

Cuesta destacó que en la comparecencia del martes 13 se mencionó el detalle, por parte de la funcionaria Eliana Pacheco. Cree que esa es una atribución del Ministerio del Interior y no del de justicia. Consultada al respecto la actual ministra, María Paula Romo, habría explicado que el actual Gobierno no está siguiendo a nadie, pero eso no significa que no se controlen bien las fronteras.

Cuesta recordó que fue el propio Fernando Alvarado quien avisó, via Whatsapp, que se fue. Hay cinco equipos de un operador y un supervisor, que van rotando según un calendario de turnos.

El ocho de agosto pasado, el Ministerio de Justicia había informado al Consejo Nacional de la Judicatura que ya no se dictaran medidas alternativas con grilletes electrónicos, debido a problemas técnicos. Cuesta cuestiona que se emita un documento en esos términos, pues el grillete está aceptado en la ley como una medida cautelar. El oficio circuló entre las dependencias judiciales, pero a pesar de él, el 9 de agosto se le pone un grillete a Fernando Alvarado.

Liliana Guzmán, ministra encargada de Justicia, presentó ante la Comisión de Justicia un informe, en donde se evidencia un problema tecnológico grave con los aparatos. Un contrato por un año venció y se necesitaba una empresa que brinde el servicio. Cuesta destaca que los grilletes funcionan con un chip, y se conectan a la red de celulares, por lo que al vencer el contrato con el proveedor chino, se contrató a la empresa de celular Claro que les provea el servicio con el que funcionan los grilletes.

El 13 de abril, dice la legisladora, se firmó un contrato hasta el 13 de octubre, por lo que ya no está vigente. El Ministerio de Justicia debía contratar con el sector público, por lo que se buscó la forma en que CNT brinde el servicio. No obstante, CNT no pudo acceder a la plataforma y brindar el servicio.

Cuesta recordó que fue el propio Fernando Alvarado quien avisó, via Whatsapp, que se fue. Hay cinco equipos de un operador y un supervisor, que van rotando según un calendario de turnos. Ese sábado 20 de octubre dos mujeres estaban monitoreando el grillete de Alvarado, y se enteraron por el mensaje de Whatsapp que había huido. Estos operadores trabajan en el edificio del ECU911 y tienen acceso directo a la Policía.

Informe del Ministerio de Justicia sobre los dispositivos electrónicos.

Sin embargo, la asambleísta Cuesta cuenta con varios correos y documentos internos del Ministerio de Justicia, que confirma que había problemas con el grillete de Alvarado, que no era nueva. Varias veces el aparato envío el mensaje de pulsera quitada, pero él fue el 17 de agosto a que le revisen el grillete. Hay fotos de Alvarado luciendo el grillete y el 28 de septiembre fue nuevamente a que le revisen el aparato, que seguía mandando el mensaje “pulsera quitada”.

Cuesta sostiene que nunca se arregló el grillete de Alvarado y que no era el único que presentaba problemas. Hay solicitudes de que se cambien los aparatos que no fueron tomadas en cuenta. El sistema funcionaba tan mal que cuando fue encontrado presentaba velocidad como si se moviera, aunque estaba abandonado en una cuneta.

Según la legisladora, hay grilletes nuevos que están embodegados, pero también hay problemas con dispositivos de reconocimiento facial que tampoco funcionan bien. El sistema, precisó, está emitiendo alertas falsas.

Documentos del Ministerio de Justicia evidencian innumerables alertas diarias en los dispositivos, según explica la asambleísta Cuesta. Ese mismo sábado, desde las 18:30, el sistema se cayó en todo el país y hay correos que confirman que hubo problemas con el sistema. La legisladora se pregunta por qué no le cambiaron a Alvarado el grillete cuando era tan evidente que no funcionaba bien. Pero todos los días el Ministerio de Justicia recibía fallas técnicas y agendaba visitas técnicas para verificar que estaba pasando con los aparatos. En varios correos del Ministerio de Justicia se puede ver como varios grilletes, no solo el de Alvarado, emitían de manera constante alertas falsas a pesar de que la tobillera estaba en su lugar, destaca la diputada azuaya. El GPS tendría fallas tan graves que hubo un usuario que aparecía conectado en China aunque estaba en el país y pesar de eso, no se hizo nada.

Según la legisladora, hay grilletes nuevos que están embodegados, pero también hay problemas con dispositivos de reconocimiento facial que tampoco funcionan bien. El sistema, precisó, está emitiendo alertas falsas y hay hasta el testimonio de un usuario que dice que se quita el aparato y le pone al perro.

“El sistema no está funcionando o no están queriendo que funcione”, destacó la legisladora, quien también precisa la renuncia del gerente de proyecto el 18 de octubre, es decir, pocos días antes de la fuga de Alvarado.  Es tal la cantidad de alertas falsas, señala Cuesta, que la Policía estaba al tanto también del problema y alegaba eso para no concurrir personalmente a verificar.

Los documentos de los que dispone la asambleísta evidencian que la reparación más frecuente consiste en cambiar los seguros y las correas, mientras los técnicos solo trabajaban de lunes a viernes y solo en horario de oficina. Cuesta está convencida de que Alvarado recibió ayuda, a pesar de lo mal que funcionaba el sistema y la frecuencia de las fallas de los aparatos. (Plan V)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí