Compartir

Dos informes de la Superintendencia de Control de Mercado de 2017 revelaron concentración de frecuencias. Uno los grupos señalados fue Canela, relacionado con el asambleísta de Alianza PAIS, Jorge Yunda. Pero en ninguno de los dos informes se menciona al ‘Fantasma González’. Las irregularidades halladas por la Contraloría incluyen puntajes adicionales sin sustento legal, documentos fuera de la convocatoria y descalificación de participantes.

El informe de la Contraloría sobre el concurso de frecuencias no es el primer documento que advierte irregularidades en ese tema. Dos informes de agosto y octubre del año pasado de la Superintendencia de Control de Mercado (SCPM) hicieron observaciones sobre monopolios y sobre el concurso público para la adjudicación de 1.472 frecuencias a escala nacional.

El primero se llama “Estudio de Mercado de la Radiodifusión Sonora” y es de agosto de 2017 cuando el concurso se encontraba en su fase final. Es un informe reservado al que tuvo acceso Plan V. Su objetivo fue hacer un análisis de posibles prácticas anticompetitivas dentro en ese sector. Lo primero que estableció es que a junio de 2017 los cinco principales operadores económicos privados de la radiodifusión eran las radios Canela Radio Corp, Caravana, Canela, Radio Fuego y Zaracay.

También hallaron que había un grupo de 13 concesionarios, que representaban el 15% del total del mercado, con más de cuatro frecuencias, entre matriz y repetidoras. En los primeros cinco lugares se ubicaron las empresas Sonorama (con 17 frecuencias, 1 matriz y 16 repetidoras), JC Bruja Backlike (14, 1 matriz y 13 repetidoras), Radio Colón (11, 1 matriz y 10 repetidoras) y Gamboa Comunicación Total (10, 5 repetidoras y 10 matrices), que es del grupo Canela.

Según la Ley de Comunicación, un concesionario solo puede tener una frecuencia matriz en FM, AM o de TV4. En ese informe, sin embargo, se detalló que existen 37 concesionarios con más de una frecuencia matriz en FM. Es en este grupo donde la empresa Gamboa Comunicacion Total, vinculada a la familia del asambleísta Jorge Yunda, encabeza la lista. A junio 2017 registraba 5 matrices que correspondían a los siguientes medios: Canela Radio Corp-Napo, Bonita FM-Morona Santiago, Canela Radio Corp, Canela Radio Corp-Sucumbíos y Bonita FM-Tungurahua. Los siguientes dos concesionarios con mayor número de matrices eran Radio Hit (3) y Sercoper (3) y las 34 radiodifusoras restantes contaban con 2.

Otro descubrimiento tuvo que ver con los ingresos. Al 2016, la empresa Gamboa Comunicación Total- Radio Canela Quito tuvo una participación del 5% en el mercado, seguida de Radio Caravana con un 4%  y Lesotho con un 3 %. Pero tanto Gamboa como Lesotho son empresas relacionadas a Yunda, como lo determinó el examen de la Contraloría. Entre Gamboa y Lesotho obtuvieron ingresos sobre los USD 4,1 millones, según la Superintendencia de Control de Mercado. La primera cubre 16 ciudades sobre todo de la Sierra (Quito) y la Amazonía; mientras que la segunda, 10 ciudades de la Costa, entre ellas Guayaquil. Tras estas dos empresas se ubicó Caravana con USD 2,2 millones.

Llama la atención, sin embargo, que el segundo estudio que hiciera la misma institución llamado “Informe especial sobre el concurso público para la adjudicación de frecuencias” de diciembre de 2017 solo fuera mencionada la empresa Komunikest Comunicación Estratégica (su nombre comercial es Canela Oriente) como unas de las 12 empresas que más frecuencias pidieron en el concurso. En su caso fueron 6 en total.

Estas observaciones coinciden con el documento de la Contraloría en lo referente a la concentración de frecuencias. El órgano de control halló que durante el concurso tres grupos de empresas “participaron de manera directa e indirecta para la adjudicación de más de una frecuencia matriz para el mismo servicio y área de cobertura dentro del territorio nacional”. Algo que cuestiona la Contraloría a la Arcotel por no haber revisado esos casos. “Lo que ocasionó que los mencionados postulantes, estando inhabilitados a la fecha de corte del examen, hayan obtenido 8 títulos habilitantes (frecuencias)”.

De estos 8 títulos, cinco los obtuvieron empresas relacionadas con el asambleísta Yunda. Y son Canela Piel del Ecuador Aspengtas S.A. (1 matriz), JH Radio FM Pintractu S.A. (1 matriz) y Sonido y Energía Sonoenergia (1 matriz y 2 repetidoras). Si se suman estas matrices a las cinco que señala el informe de la Superintendencia de Control de Mercado, el grupo Canela alcanzaría las 8 frecuencias matrices.

Adicional, la Contraloría observó que en total son 12 empresas las relacionadas con el este grupo, aunque en realidad menciona 14 . Esta vinculación se establece entre empresas, accionistas, socios, familiares y empleados. En el siguiente cuadro se puede observar cómo se tejen las relaciones entre las empresas . Por ejemplo, según cita el documento, tanto los accionistas de las empresas Telecanela y Canela Piel del Ecuador Aspengtas tienen una relación de parentesco en primero y segundo grado de consanguinidad con el asambleísta Yunda, quien a su vez es accionista de la empresa Radio Canela.

También, con información de los bancos Internacional y Pichincha, la Contraloría determinó que las firmas de la madre y de la hermana del legislador eran la autorizadas para el manejo de las cuentas de 10 de las 12 empresas; también compartían la misma dirección. Estas empresas fueron “constituidas hace 43 años y aproximadamente un año; de las cuales, 9 ya operaban con frecuencias de radio; y, los 3 restantes no tienen asignadas frecuencias”.

En su respuesta a la Contraloría sobre esta inquietud, la Directora de la Arcotel dijo: “Al respecto, me permito manifestar que en ninguna parte de la normativa que se citó en los párrafos precedentes, consta como inhabilidad o limitación para la participación en el concurso, el hecho de que una misma persona o grupo de personas, que tengan relación de parentesco, maneje las cuentas bancarias de una  o varias empresas.- Rescato como válido el hallazgo que el Equipo Auditor hizo en las cuentas bancarias de las citadas empresas, sin embargo, hago notar que la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones no tiene competencia para solicitar información de cuentas bancarias de ninguna persona”.

Pero la Contraloría también encontró dos grupos más. Uno de ellos está vinculado al magnate mexicano Ángel González, mejor conocido como el ‘Fantasma’. El empresario ha sido señalado en varios países de América Latina por concentrar medios, sobre todo de tv. Según la Contraloría, 18 empresas en el Ecuador habría solicitado 19 frecuencias matrices y 85 repetidoras en el último concurso.

El análisis destaca que ocho de las 18 empresas son nuevas y específicamente cuatro de ellas fueron constituidas durante el 2016, año de inicio del concurso. Estas empresas son Byrtum, Tamaggio,  Jaygycorp y Manaseijas. Estas cuatro empresas junto con Vizcarrondo, Zakarie, Ozenca y Locnom S.A. coinciden en gerentes y accionistas; y con excepción de Ozenca todas tienen la misma dirección. En pares, cada empresa optó por una frecuencia de radio y la otra por un canal de televisión. Curiosamente, en el informe de diciembre de 2017 de la Superintendencia solo aparece Locnom, como una de las 12 empresas que más frecuencias había solicitado: 6 en total.

Otras empresas del mismo grupo como Andivisión, Compañía Radiodifusora Trafalgar del Ecuador, Distribución y Representaciones Yomar,Megacomunication, Radiodifusora Ayax del Ecuador, Radiodifusora Kashmir del Ecuador, Telecuatro Guayaquil, Televisión Independiente Indetel también tienen una misma dirección. Para encontrar sus vínculos, la Contraloría también pidió información a los bancos Machala, Produbanco, Pichincha y Bolivariano.

Un tercer grupo de 5 empresas, que se atribuye al empresario Lenín Andrade, solicitó 13 frecuencias, de las cuales 5 pasaron a la segunda fase del concurso y dos ya tuvieron su título habilitante: radio Capital FM (matriz) y Audio Noticias Manabí Aunamana (matriz). “Empresas relacionadas con este grupo, de forma directa y/o indirecta, presentaron más de una solicitud para el mismo servicio y área de cobertura”, menciona el informe. De este conjunto de empresas, solo la Radio Más Candela aparece en los informes previos de la Superintendencia de Control de Mercados. Allí se la ubica también como uno de los 12 medios que más frecuencias pidieron: 8 en total.

Ambos informes de la Superintendencia recomendaron a la Arcotel, Cordicom e Intendencia de Investigación y Control de Abuso de Poder de Mercado, Acuerdos y Prácticas Restrictivas revisar la distribución de las frecuencias y en especial al grupo Canela.  Gonzalo Lima, director nacional de Estudios de Mercado, en su informe de diciembre pidió a la Contraloría considerar hacer un examen al concurso, que finalmente se hizo y en mayo pasado se leyó su primer borrador.

El concurso de las irregularidades

La Contraloría señaló además otro problemas en la licitación de frecuencias:

  1. La Arcotel otorgó un 20% de puntaje adicional por inversión y experiencia acumulada a 337 solicitudes al momento de realizar la valoración económica, mismo que debió ser considerado al finalizar las dos fases del concurso, generando una competencia en desigualdad de condiciones. La Superintendencia en cambio dijo que no estableció los criterios para la asignación de ese porcentaje.
  2. La Arcotel otorgó un reconocimiento del 30% adicional a 63 participantes comunitarios que solicitaron un canal o frecuencia que también fue considerado por un medio privado, sin que eso esté expresamente establecido en la Ley de Comunicación. La Superintendencia agregó que 9 de esos beneficiarios “obtuvieron este porcentaje sin haberse evidenciado en la información remitida la presencia de competidores del sector privado”.
  3. El Cordicom benefició a 35 participantes comunitarios con un puntaje adicional de hasta 15 puntos por acción afirmativa en la evaluación de proyectos comunicacionales, en cuanto a derechos, participación y diálogos, sin que exista sustento legal por no encontrarse establecido en la Ley de Comunicación.
  4. El instructivo sobre la evaluación de proyectos comunicacionales fue emitido después de la publicación de las bases del concurso público, lo que ocasionó que no sea de conocimiento de los postulantes previo al inicio del proceso. Estos hechos violentaron la igualdad de oportunidades y la seguridad jurídica para los participantes durante el concurso, según la Contraloría. En esto coincide la Superintendencia en su informe de diciembre de 2017.
  5. En las bases del concurso no se establecieron plazos para la emisión de los informes del Cordicom, en perjuicio de los participantes, quienes no cuentan con fechas límites para conocer un resultado. 511 trámites  de los meses de enero a junio de 2017 se encontraban sin trámite hasta el 28 de mayo pasado.
  6. Once participantes fueron descalificados por no presentar requisitos que podían ser obtenidos de las web de instituciones, afectando a dichos participantes por discrepancias jurídicas internas, dijo el organismo de control.
  7. Se favoreció, según la Contraloría, a Televisión Satelital S.A., del tío del exvicepresidente Jorge Glas. Su recalificación no fundamento técnico, afirmó el organismo.
  8. Documentación dispersa de los expedientes que sustentan la concesión de frecuencias.

   PUNTOS DE VISTA   

“Yo no tengo ningún vínculo con esas 12 empresas”

Jorge Yunda, asambleísta por Alianza País

Yo no soy concesionario ni estoy participando en ningún concurso de frecuencias. Y tal vez la confusión viene porque soy accionista de la empresa Radio Canela S.A., que se dedica a eventos, transmisiones de eventos deportivos, organizaciones de conciertos nacionales e internacionales y no tiene ninguna participación en el concurso. Soy el creador de la marca Radio Canela S.A. que licenciamos a escala nacional a diferentes estaciones de radio tanto dentro como fuera del Ecuador. Es una marca que reúne a los mejores locutores, periodistas, tiene cinco estudios de producción en todo el territorio ecuatoriano. Pero esta empresa no está concursando por ninguna frecuencia y no porque sea malo concursar, todo ecuatoriano tiene derecho a hacerlo, pero ahora estoy dedicado a actividades políticas.

El informe de la Contraloría no le hace un examen a Jorge Yunda, le hace a las autoridades que realizan el concurso. Son empresas (las 12 que menciona la Contraloría) que solicitaron una frecuencia y yo no puedo responder por otras personas. Yo no estoy participando. Y ningún familiar mío está participando. La empresa Telecanela S.A. están mis familiares y no tienen tampoco ninguna concesión. Me ha tocado ir a la Arcotel (y muestra un documento) y dice que no soy concesionario de ninguna radio o canal (…).

La Contraloría posiblemente confunde porque la empresa se llama Radio Canela, pero no tiene radio. O Telecanela, pero no tiene canal. Nos dedicamos a otras actividades. Yo sí fui concesionario de Ibarra y Ambato y accionista de una empresa de telecomunicaciones en Guayaquil. Hace muchos años me desvinculé. Es legal vender, lo hice a hijos míos que se interesaron en el paquete accionario.

He trabajo 35 años en una empresa que ha generado plazas de empleo, ha pagado impuestos, hemos cumplido con los derechos laborales y en 12 meses que estoy de político se trata de decir que se ha robado, se ha manejado influencias o le han regalado una radio.

Es una confusión (el informe de la Contraloría) y he mandado las pruebas de descargo, porque es un borrador. (Sobre las 11 empresas restantes) habrá que averiguar quiénes son los accionistas y representantes legales en la Superintendencia de Compañías. Nos hemos endeudado para tener un medio, un transmisor, sobregirarnos en un banco para poder crecer y llevar una estación a nivel nacional. Yo vendo una marca, una franquicia.

No solo vendemos (contenidos) a 12 radios sino a diferentes radios en el Ecuador y fuera del país. No conozco (de esas empresas). Yo hablo por mí. Estas 12 empresas no están cuestionadas (por la Contraloría) simplemente están solicitando (frecuencias). Yo no tengo ningún vínculo con esas 12 empresas.

Cristian Hernández Yunda es un pariente, abogado, un profesional. No tienen ningún cargo. (Sobre si él trabajó como asesor en la Arcotel) Desconozco. Él trabajó conmigo hace 10 años y es de los pocos que conoce a la perfección el tema de regulación en Ecuador. Entrevista con Janeth Hinostroza en Teleamazonas, el 4 de junio pasado. 

‘Arcotel tenía toda la información de los grupos
Yunda y Fantasma González’

César Ricaurte, director de Fundamedios

La Arcotel tenía la obligación de identificar quiénes eran los concursantes. Organizaciones como Fundamedios y el Observatorio de Frecuencias habíamos presentado en su momento toda la información sobre estos grupos y cómo estaban operando. Arcotel tenía toda la información, que además era pública. Lo que hace la Contraloría es pedir a los bancos que le confirmen quiénes son las firmas responsables de estas empresas. Pero este es un paso extra de verificación. Arcotel, sin entrar a los bancos, podía confirmar quiénes eran esos concursantes. Eran empresas que repetían la misma dirección, que se cruzaban los representantes legales, los accionistas y tenían relaciones de parentesco.

La ley impide que un concesionario concentre matrices en un territorio. Es decir solo puede tener una frecuencia AM, FM y un canal, por ejemplo, en Pichincha. Si se detecta que en esta provincia está actuando a través de parientes y personas ligadas a sus empresas para tener más de una matriz como es el caso del grupo Yunda y González, evidentemente Arcotel tenía que actuar. Y cuando hay suficientes evidencias y denuncias públicas, y la Arcotel no hace nada, ahí se está actuando con negligencia. Recordemos que incluso la directora de la Arcotel en esa época, Ana Proaño, llegó a decir que el ‘Fantasma González’ no existe. Claro que no existe (en las empresas) porque en el papel en ninguna de sus compañías, él existe. Pero es su modus operandi. (Susana Morán – Plan V)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí