Compartir

“COMPRA DE HELICÓPTEROS CAUSA LÍOS EN LA FAE”, ASÍ TITULÓ DIARIO EXPRESO, LA INVESTIGACIÓN DEL PERIODISTA CHRISTIAN ZURITA RHON, PUBLICADA EL 2 DE ABRIL DE 2008. ESE TRABAJO SE BASÓ EN UN INFORME INTERNO DE LA FUERZA AÉREA ECUATORIANA – FAE, EN EL QUE SE MANIFIESTA QUE EXISTIÓ UN “CLARO AFÁN” DEL ENTONCES COMANDANTE DE LA FAE, JORGE GABELA BUENO, DE “FAVORECER A UNA EMPRESA QUE NO GANÓ”. A ESA FECHA, ZURITA, POR RESERVA DE FUENTE, NO REVELÓ LOS NOMBRES DEL AUTOR NI DEL SOLICITANTE DEL DOCUMENTO, Y TAMPOCO LA IDENTIDAD DE QUIÉN LE ENTREGÓ EL POLÉMICO INFORME. AHORA, UNA DÉCADA DESPUÉS CUANDO SE SABE QUE ESE DOCUMENTO NO FUE OFICIAL, EL PERIODISTA DECIDE REVELAR UNA VERDAD QUE PROYECTARÁ LUCES EN MEDIO DE LA IMPUNIDAD. LA FUENTE Y MILHOJAS PRESENTAN ESTE NUEVO APORTE.

Un día después de publicado el reportaje “Compra de helicópteros causa líos en la FAE”, el entonces comandante de la Fuerza Aérea Ecuatoriana – FAE, Jorge Gabela Bueno, le dirigió un oficio al periodista Christian Zurita, a esa fecha editor de investigación de diario Expreso, en el que le solicitó la entrega de una copia del informe COED No 007-EE-jc-08, que sirvió de base para el referido reportaje difundido el 2 de abril de 2008.

¿Qué razones tenía el General para solicitar esa información que se supone debía existir en los archivos de la Fuerza Aérea?

Zurita dice que luego de la publicación, también recibió un llamado del comandante Jorge Gabela, quien le aseguró que luego de haber revisado el archivo de la FAE, ese informe no existía con esa numeración y por tanto era inexistente.

En efecto, según información revisada, el general Gabela solicitó, al día siguiente de publicada la investigación periodística, que el departamento jurídico de la FAE le entregue una copia de ese informe. Pero, la respuesta del brigadier general Jaime Narváez Piedra, de 7 de abril de 2008, fue que no era factible remitirle porque el documento no existía.

En un informe ampliado a día seguido, el mismo general Narváez aseguró que el referido informe no existía en ninguna dependencia administrativa, operativa y jurídica del Comando de Educación y Doctrina de la Fuerza Aérea. “Por lo expuesto no es posible entregar una copia ni determinar responsables de su elaboración”, precisa el oficio de Narváez.

En el mismo sentido se pronunció Robiro Peñafiel Aguilar, Procurador de la FAE, quien precisó que “ningún oficio que se elabora en la Procuraduría FAE se antepone las palabras “COED FAE…”.

 

¿Quién entregó el informe a Zurita?

Por eso, ahora le preguntamos a Christian Zurita, sobre la veracidad del polémico documento y cómo llegó a sus manos.

Aquí la verdad: “El documento (COED No 007-EE-jc-08) me fue entregado a fines de 2007 por el gerente de la empresa Sumil, Juan Cortez Tamayo, que entonces era la representante de la firma india HAL (Hindustan Aeronautics Limited), ganadora del concurso que fue declarado desierto. El contenido del informe periodístico no fue trabajado sino hasta el mes de marzo de 2008. Lo primero que se hizo fue buscar al autor del mismo, el capitán Gustavo Gavilánez, entonces secretario de contrataciones de la FAE. El capitán Gavilánez confirmó que fue el autor de ese informe por pedido del general Alonso Espinosa Romero, que en 2008 se desempeñaba como jefe de Educación y Doctrina de la FAE”, explica Zurita.

¿Cómo un informe de alto nivel que no existía en ninguna dependencia de la FAE, es decir que no era oficial, apareció en manos del representante de la empresa que vendió los helicópteros Dhruv?

El periodista insiste y ratifica que, “el informe COED-FAE-N0.007-EE-j-c-08 estaba firmado por el capitán Gavilánez y es él quién me narró detalladamente los hechos que provocaron la primera declaratoria de desierta de la licitación de helicópteros y quien aseguró firmó el documento por orden verbal del general Espinosa”. Pero, días después de divulgado el reportaje el capitán Gavilánez, no respondería lo mismo ante una consulta del general Jorge Gabela. En oficio 078-EF-O-08, de 7 de abril de 2008, dijo desconocer el informe publicado en diario Expreso.

Cortez y Sumil una relación estrecha con las FFAA

Juan Cortez, no solo era el presidente de Sumil, su esposa, Elsy Bonilla Espinoza, tenía el 20% de acciones de la empresa en la que Silvio Salomón Heller, controlaba el 60% de participaciones y Silvia Garcés Espinoza, el restante 20%. Desde 2006, la cónyuge de Cortez, junto a las esposas de los oficiales de la FAE, ha sido parte de trabajos de voluntariado en el Hogar Esperanza de las Fuerzas Armadas y en FAESA, una fundación de la FAE para estimulación temprana.


El documento suscrito por Gavilánez, publicado por Zurita en abril de 2008, apareció misteriosamente en 2016 en la Comisión de Soberanía y Relaciones Internacionales de la Asamblea que investigó la compra de los Dhruv.

Con la comparecencia de marzo de 2016, del entonces secretario del Comité de Contrataciones de la FAE, se confirmó no solo la existencia del informe sino que el mismo no constaba en los archivos de la Fuerza Aérea, es decir no era un informe oficial.

El propio general Espinoza reconoció ante los legisladores que pidió de forma verbal su elaboración a Gavilánez. Entonces, fue un informe acordado entre Espinoza y Gavilánez. Los dos oficiales ratificaron esta versión en septiembre de 2018 en la Asamblea.

 

¿Qué les motivó a crear un documento en el que se cuestionaba al general Gabela?

Según Patricia Ochoa, viuda del excomandante de la FAE, se trataba de buscar dañar la imagen de su esposo para asegurar la compra de las aeronaves. El periodista recuerda que como parte de su investigación intentó hablar con el general Alonso Espinosa, “lo hice telefónicamente, pero fue renuente a cualquier comentario y nunca estuvo dispuesto a un diálogo conmigo”, precisa Zurita.

La publicación de ese informe, corroborado por su autor (Gustavo Gavilánez), se hizo el 2 de abril de 2008, en momentos en que la nueva licitación estaba por declararse desierta.

El referido informe consta de 11 páginas y contiene las formalidades de un documento oficial: está redactado en papel membretado de la FAE, registra firma, sello y numeración de la dependencia que emitía, aunque no tiene fecha de elaboración.  Zurita recuerda que el capitán Gavilánez le pidió total reserva para la elaboración de ese reportaje, “ yo entendía que, de haberlo nombrado, en el informe, su carrera dentro de la FAE hubiese terminado”, agrega.


En un diálogo telefónico entre Jorge Gabela y Christian Zurita, al día siguiente de la publicación del informe, “el general Gabela me pidió una copia de ese documento que fue base del reportaje, pero le dije que era imposible entregárselo por reserva de la fuente periodística. Le dije con claridad que podía pedirle ese informe al general Alonso Espinosa, porque el fue el motivador del mismo”, recuerda el periodista.

Ante la pregunta si el momento actual amerita que se revele la fuente, Zurita comenta que en 2008 se provoca la incautación del patrimonio de las familias Isaías y Peñafiel, estoy seguro, dice Christian, que el general Gabela nunca dejó de investigar no solo la compra de los Dhruv, sino a quienes manejaron las empresas de Peñafiel, en especial aquellas que acabaron en manos del general Alonso Espinoza, como es el caso de Minga y Pacific Oil, proceso sobre el cual existen informes de Contraloría, expresa el comunicador.

Recordemos que en agosto de 2008, la Agencia de Garantía de Depósitos – AGD, incautó al grupo Peñafiel varias compañías: China Petroleum Technology and Development Corporation, Ecuador S.A., Minga S.A., Pacific Oil S.A., South Pacific Trading Company S.A., Tripetrol Gas S.A., y Tripetrol Holding Inc.

El oficio que no existe en los archivos de la FAE

Pero, qué significa que un documento que no existía en los archivos de la FAE, se haya filtrado a la prensa por medio de una empresa proveedora de equipos a las Fuerzas Armadas?

“En ese momento luego de confrontar a todos los protagonistas se entendía que el general Gabela tenía un claro interés de evitar la compra de los Dhruv, él sabía de las fallas. Por su puesto que se entendía que existía un interés de la empresa (Sumil) por dar a conocer las acciones del comandante general, pero entonces era de especial interés periodístico comprobar la influencia del comandante en las negociaciones de compra de las aeronaves. Entonces, el tema se presentaba como un tenso proceso entre los protagonistas. En retrospectiva, luego de 10 años y con nuevos elementos producto de la investigación ahora se logra entender la motivación que pudo haber tenido Alonso Espinosa para dejar en evidencia pública a quien era su comandante”, comenta Zurita.

Horas después de la publicación de Expreso, el general Jorge Gabela, pidió ser recibido por el presidente Rafael Correa, a quien explicaría las irregularidades en el proceso de contratación de los helicópteros. De esa reunión da cuenta Patricia Ochoa, ella recuerda que en esa reunión su esposo le había informado a Correa la decisión de remover al general Espinoza como jefe del Comando de Educación y Doctrina de la FAE.

El 9 de abril de 2008, es removido el ministro de Defensa Wellington Sandoval, ese mismo día, relata la viuda de Gabela, el ministro saliente la había comentado a su esposo que Rafael Correa estaba opuesto a la remoción del general Alonso Espinoza.

Esa posición del expresidente, a decir de Ochoa, fue determinante para que Jorge Gabela decida solicitar ese mismo día, su disponibilidad. Correa firmó la salida de Gabela el 10 de abril y fue reemplazado por el general Rodrigo Bohórquez, quien inmediatamente convocó un nuevo proceso de contratación en el que la beneficiada fue HAL.

En el acta de adjudicación N.047/29-09-07 del Comité de Contrataciones de la FAE se señala: “El general Bohórquez, una vez que ha escuchado la deliberación, piensa que por cumplir con todo y estar dentro de lo legal sería Eurocopter (la adjudicada), por cuanto económicamente parece ser la más conveniente; pero al final llega a igualar en precios. El análisis operativo no cumple ya que la institución no podría esperar hasta el 2013 y procede a votar por el Dhruv”.

Debido a irregularidades en el proceso de contratación, el entonces comandante de la FAE, Jorge Gabela, ordenó sanciones y arrestos a los miembros del Comité de Contrataciones: Rodrigo Bohórquez, Fabián Maya, Jorge Angulo, Florencio Rea, José Herrera y Gustavo Gavilanes, medidas disciplinarias ratificadas por el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Héctor Camacho. Pero, días después de posesionado Javier Ponce, como ministro de Defensa, dispuso la revisión de lo actuado por Gabela Bueno.

El contrato con HAL fue firmado el 5 de agosto del 2008 por el entonces ministro de Defensa, Javier Ponce, y el presidente de la empresa Sumil, representante de HAL, Juan Cortez Tamayo, por la suma de $ 45.2 millones y contó con un anticipo de $ 30 millones.

Un año después, octubre de 2009 -el día de la celebración del 89 aniversario de la FAE-  caía el primero de los siete helicópteros Dhruv. Desde entonces las alertas de Gabela recobraron fuerza.

Él mismo, aunque se encontraba en servicio pasivo, continuó con las investigaciones, hasta diciembre de 2010 cuando un disparo zurdo acabó con su vida. Luego todo sería una secuencia fatal que confirmaría la certeza de su firme oposición. Para 2015, cuatro de los siete “mejores helicópteros del mundo”, como pensaba el general Bohórquez se fueron a tierra, enlutando a varias familias de militares ecuatorianos.

Periodismo de Investigación La Fuente

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí