Compartir

Esta cifra corresponde a casos puestos en conocimiento del Albergue Municipal de Ambato.

Durante cuatro años el Albergue Municipal de Animales Domésticos de Ambato ha recibido 4.537 denuncias por maltrato animal, las mismas que han provenido de varios puntos del cantón.

Diego Barrera, administrador del albergue, explicó que de este número han logrado dar atención directa a un 20% de los casos receptados, pues el 80% no se lograron verificar los lugares debido a que la información fue incompleta e incluso mal fundamentada.

Según establece el artículo 5 de la actual ordenanza municipal de cuidado y tenencia de macotas, es obligación de los dueños brindar a los perros una forma de vida que no limite su natural libertad en los domicilios.

Además, en el capítulo II donde se especifican las prohibiciones se indica que es ilegal mantener a animales permanentemente encadenados o enjaulados en balcones, azoteas u otros sitios.

Cuando un caso de maltrato sea puesto en conocimiento de la autoridad competente, el proceso que se debe seguir según este documento legal es notificar al dueño haciéndole conocer que la situación es perjudicial, y peligrosa para el animal y para las personas que lo rodean.

Si hay reincidencia se establece una multa de 20 dólares, además, el animal en estas condiciones debe ser trasladado al albergue con la finalidad de que sea atendido por veterinarios certificados.

Barrera explicó que en los casos que los perros y gatos no hayan sido adoptados, proceden a darles la eutanasia, “es importante que se cree conciencia en la gente para que actué con mayor responsabilidad, la capacidad del albergue lamentablemente no nos permite mantener a todas las mascotas que llegan”, señaló.

Preocupación

Sara Carrasco, integrante de la fundación Patitas Anónimas, explicó que en su actividad de rescatar animales se han topado con casos lamentables en los que las mascotas han sido encontradas en situaciones dolorosas.

“El caso que más nos dolió fue el de unas perritas que habían sido violadas por su dueño, una de las cuatro que se rescataron fue adoptada, pero por más ayuda que se le ha dado sigue teniendo un miedo incontrolable a las personas”, dijo.

Carrasco enfatizó que para continuar con la labor que cumplen es necesario el apoyo de las autoridades, pues debido a los bajos recursos económicos muchas veces se han visto en la obligación de limitar el número de rescates.

“Hacen falta sanciones más duras para aquellas personas que maltratan y mantienen a los perros en situaciones que no merecen, a veces solo cuando les tocan el bolsillo hacen conciencia”, dijo. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí