Compartir

La campaña de vacunación avanza, pero un experto cree que hace falta prevenir. 

La mayor parte de las personas que han fallecido en el país como consecuencia de la influenza pertenece a los grupos que han sido identificados como de mayor riesgo, entre los que se encuentran pacientes con enfermedades crónicas, como la diabetes.

Desde que el 19 de noviembre pasado, cuando se registraron los primeros contagios, hasta hace una semana, se contabilizaban 931 casos de infectados, de los cuales 865 han recuperado su salud y 66 murieron. Sobre las víctimas mortales, la información que tenía disponible hasta el 27 de enero pasado el Ministerio de Salud daba cuenta de que el 77% era de pacientes con riesgo por comorbilidad (es decir, que tenían otras enfermedades), y el 7%, adultos mayores.

Las autoridades indicaron que las causas que derivaron en el deceso del 16% restante estaban en investigación, pero matizaron que todas llegaron tardíamente a un hospital en relación a la fecha de inicio de los síntomas con una mediana de 3,5 días.

La ministra del ramo, Verónica Espinosa, insistió ayer en que para prevenir la influenza no solo deben ser vacunados los pacientes con enfermedades crónicas: obesidad, diabetes, cardiopatías… Remarcó que también es necesario que reciban la dosis en los centros de salud los niños mayores de seis meses y menores de 5 años, las mujeres embarazadas, los adultos mayores de 65 y el personal de salud que está en contacto con los pacientes.

3
tipos de cepas de la influenza circulan en el país (AH1N1, AH3N2 y B).
Sostuvo que desde 2009, cuando este mal llegó a Ecuador, se incluyó a esta en el esquema de vacunación estacional y para este año hay dosis suficientes para llegar a 3,7 millones de personas y que hasta ahora la cobertura ya alcanza el 70%.

“Es una vacuna que adquirimos del fondo rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Ustedes pueden tener la tranquilidad de que cuenta con todos los avales”, apuntó durante un foro en la Universidad Central.

Durán descartó que exista un riesgo mayor para las personas que se movilicen desde la Costa o la Amazonía a la Sierra, a propósito del feriado de Carnaval. (Diario La Hora)

Debilidades en la prevención

° Marcelo Aguilar, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Central, cree que hace falta una mayor inversión del Estado en la prevención y la promoción de salud, y control de enfermedades.

“La influenza es una enfermedad estacional, sabemos cuándo va a aumentar: cuando viene la lluvia, cuando hay momentos muy fríos. Entonces, previamente hay que desarrollar medidas de prevención. Tienen que venir a tiempo las vacunas”, expresó.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí