Compartir
Chone –

Las recientes lluvias registradas en el cantón Chone provocaron inundaciones en varios sectores de la parroquia Ricaurte por el desbordamiento del río Garrapata e incluso causaron interrupción en el suministro de agua potable.

Carla Alcívar, gerenta de la empresa de agua potable, señaló que la creciente de los ríos Garrapata y Mosquito obligó a suspender el servicio de agua potable desde el viernes, puesto que los niveles de turbiedad pasaron los 3.000 NTU (unidad de medida de la turbidez).

“Eso imposibilitó que se siga produciendo agua hasta que la turbiedad baje”, refirió la funcionaria y recomendó a la población almacenar el líquido en los próximos días ante la posibilidad de que haya más inundaciones. El servicio se restableció la tarde del sábado.

Deyton Alcívar, alcalde de Chone y presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), dispuso la evaluación de los daños causados por las inundaciones en sitios como La Estrella, Estrellita, Garrapata, Garrapatilla, Levante y otros de la parroquia Ricaurte.

También se evalúan las afectaciones en los sectores San Andrés, San Jacinto, El Guabal y El Mate de la parroquia Santa Rita. En todos los sitios en mención los habitantes tuvieron que abandonar sus viviendas la medianoche del jueves porque el nivel del agua había subido considerablemente y temían que la situación se agravara.

Las fuertes lluvias que cayeron entre la tarde y noche de ese día sobre las zonas montañosas de Chone, especialmente en los sectores de la parroquia Ricaurte, provocaron que los riachuelos y esteros crecieran.

Bella Moreira Loor, de 35 años y habitante del sitio Garrapatilla, expresó su preocupación por las fuertes lluvias que caen en Manabí.

“Me vi asustada porque la tempestad y las lluvias fueron muy fuertes. Gracias a Dios, solo se perdieron los animales como pollos, patos y hasta un perro se fue aguas abajo”, comentó la mujer.

Ramón Molina, de 45 años, relató que con las precipitaciones el río Garrapata aumentó su caudal rápidamente.

“En menos de cinco horas el río aumentó su caudal y nos dio miedo porque de aquí en adelante hay tres cruces más cortados y es difícil salir. El río ha crecido y es peligroso pasarlo, no hay puentes, solamente badenes y estos están bajo el agua” indicó el hombre.

A raíz de las inundaciones en Chone la semana anterior, una de las primeras medidas fue activar la sala situacional del COE desde la medianoche del jueves, la que se mantiene en alerta permanente.

Preliminarmente se indicó que unas 50 viviendas resultaron afectadas por la crecida del río Garrapata.

Proyecciones
El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) prevé que la intensidad de lluvias en la región Costa disminuya en los próximos días con relación a los registros de febrero. En gran parte del Litoral se esperan lluvias entre ligeras a moderadas y las localidades que se sitúan en el centro interior de la región podrían presentar la mayor intensidad en cuanto a precipitaciones. (Diario El Universo)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí