Compartir

ALEXIS MERA GILER, EX SECRETARIO JURÍDICO DE LA PRESIDENCIA, NO ACUDIÓ ESTA SEMANA A LA ASAMBLEA PARA PRESENTAR SUS DESCARGOS EN LA COMISIÓN DE FISCALIZACIÓN, DENTRO DEL JUICIO POLÍTICO QUE SE SIGUE CONTRA LOS MIEMBROS DEL CONSEJO DE LA JUDICATURA. TAREA PENDIENTE, CONSIDERANDO QUE SU NOMBRE SIGUE TENIENDO PROTAGONISMO EN LA “METIDA DE MANOS” DE CORREA EN LA JUSTICIA. DAVID AYALA FUE JUEZ Y RECIBIÓ UNA LLAMADA DE MERA QUIEN LE DIO UNA ORDEN. AYALA LO GRABÓ, NO LE OBEDECIÓ Y DICE QUE HASTA AHORA PAGA LAS CONSECUENCIAS. ESTA ES SU HISTORIA.

Alexis Mera: Doctor Ayala, buenas tardes, Alexis Mera lo saluda…

David Ayala: Hola doctor, un gusto escucharlo, dígame…

AM: Doctor, le saludo porque el ministro de Telecomunicaciones le informó al presidente de que usted había fallado mandando a pagar como tres millones de dólares a una compañía Convergia, que tiene un juicio coactivo. Obviamente, no lo voy a llamar a usted a pasarle el chisme, sino que estudie el tema. Pero si me sorprende que se haya conseguido una apelación de una medida cautelar, la cual no tiene apelación.

DA: Es mentira doctor, yo jamás he mandado a pagar a nadie…

AM: Bueno, es que se manda a lo que se reconoce, se manda la rebusca de una acción, una resolución, el certificado hasta que pueda pagar es lo mismo.

DA: Lo que pasa es que usted sabe doctor que la Constitución nos garantiza doble instancia, dos, en un fallo yo fundamento doctor Mera…

AM: Aquí hay una coactiva que me indica que esta compañía le debe al Estado más de dos millones de dólares y usted dice que no vale eso.

DA: Yo no he dicho en ningún momento eso. Yo me referí específicamente al fundamento del juez que concede…

AM: Esto es algo que lo he estudiado toda la mañana.

DA: Doctor, y le agradezco. Es el juez Guzmán el que concede la medida cautelar.

AM: Sí, pero después la revoca.

DA: Sí, la revoca pero sin un fundamento valedero.

AM: Esta compañía le debe dos millones de dólares al Estado y usted dice que se le pague tres millones.

DA: no es así, doctor.

AM: Así es, yo he estudiado el tema. Vea, lo que yo le voy a decir es que hemos pedido una ampliación a nombre del gobierno, queriendo que se reforme esto porque es terrible. Esta es una compañía mafiosa de la época socialcristiana, que se ha llevado tres millones de dólares y debe más de lo que adeuda. Yo no creo que pueda…porque sino ya veremos nosotros. Ayúdenos en lo que se pueda, yo lo llamo para defender los intereses del Estado…yo jamás he hablado con usted por temas particulares. Yo nunca permito que hablen a mi nombre, yo hablo personalmente las cosas que le interesan al presidente de la República. Y esto sí nos tiene muy preocupados, son intereses de usted y el mío, es plata del pueblo.

DA: Yo le agradezco, pero no se olvide que los jueces resolvemos en base a los méritos del proceso, la supremacía constitucional…

AM: Pero yo le digo que estamos muy preocupados por el tema y le ruego que nos ayude en la medida de lo posible.

La llamada de Alexis Mera, secretario jurídico de la presidencia de la República, la recibió el abogado David Ayala, en diciembre de 2011. ¿Desde cuándo usted es juez?

Yo me posesioné como juez de la sala de lo Penal en septiembre de 2010. En el mes de diciembre de 2011 me tocó conocer una acción constitucional presentada por la compañía Convergia, contratista de Pacifictel para instalar fibra óptica en las primeras urbanizaciones de Samborondón. Pacifictel, hoy CNT, se había sometido en el contrato a un laudo arbitral. Luego CNT desconoció ese contrato, fueron al laudo y le ordenaron pagar a CNT tres millones de dólares. Como no les pagan, el abogado de la compañía presenta una acción de incumplimiento, el juez dice paguen, CNT gira el cheque, pero después viene la intromisión y manejo de la justicia y a Convergia le inventan una falsa coactiva: mediante un Decreto Ejecutivo -firmado por Rafael Correa- dispone que las coactivas que se pretendan impugnar por falsedad, debían consignar el 120% del monto reclamado.

¿Ese decreto presidencial se firmó posteriormente a la resolución judicial de pago a la empresa Convergia?

Así es. Todo eso fue posterior. Manosearon la ley y en mi fallo yo dejo constancia que un agente recaudador se firma como juez de coactiva, para soportar esa falsedad. El delito que comete Alexis Mera Giler al llamarme para darme una orden, siendo tráfico de influencias, eso está prescrito, pero la coactiva no, porque eso es un documento público falso. Eso prescribe en doce años. Algo se podría hacer.

“El delito que comete Alexis Mera Giler al llamarme para darme una orden, siendo tráfico de influencias, eso está prescrito, pero la coactiva no, porque eso es un documento público falso. Eso prescribe en doce años. Algo se podría hacer”

¿Está hablando de falsedad de documento público?

Por supuesto. Porque lo suscribe un funcionario público, que era un agente recaudador, pero firma como juez de coactiva. Primero, se arroga funciones. Segundo, es falso, porque no es juez, pero sí es funcionario público. El documento es falso.

¿Qué pasó antes de que a usted lo llame Alexis Mera?

El juez de primera instancia Guzmán, subió a mi despacho a rogarme que por favor ratifique lo que él había revocado, porque sino “Alexis me mete preso”. Le dije que me deje revisar. Guzmán no es amigo mío, pero fue a rogarme. Revisé y no procedía lo que él hizo, revocar él mismo algo que había aceptado antes, dándole la razón a Convergia. Yo lo que hice fue revocar la revocatoria de él y decirle hazte responsable. Ahí ya le perdí la pista.

¿Cuántos días pasaron de su pronunciamiento y recibió la llamada de Alexis Mera?

Mera llamó a amenazarme seis días después. Justo me llama en el día que ya se iba a ejecutoriar.

¿Cómo consiguió su teléfono?

Él era tan astuto que no llamaba a celulares, me llamó al teléfono de la Corte, al despacho. Él mismo dice que no hace llamar, que él mismo llama, como gallito. Me dice la secretaria que le llama Alexis Mera y le colgué. Ya sabía para lo que me estaba llamando. Volvió a llamar y otra vez le colgué. A la tercera vez, ya le estaba grabando. Yo sabía el delito que venía, porque ya Guzmán me fue a rogar. Si no le hice el favorcito a Guzmán, ¿para qué más me iba a llamar Alexis Mera?

Usted ya tenía pensado grabarlo.

Por supuesto, para tener soporte. Porque sino esta gente me pone droga, me hace cualquier cosa. Considero, siendo lógico, que la saqué barata. Que se hayan inventado tantas tonterías que todavía están abiertas en la Fiscalía, falsedades, que hayan utilizado mi vida personal, que hayan utilizado a la madre de mis hijas, que hayan hecho atrocidades, aún así, creo que la saqué barata.

¿Nunca consideró hacerle caso a Alexis Mera?

Jamás y ya sabía lo que se me venía. Lo tengo todo fundamentado. A tal punto que me siento orgulloso que el propio Alexis Mera diga que se ha dedicado todo el día a estudiar mi fallo. Lo puse a trabajar, aunque sea un día trabajó.

”Esta gente es capaz de cualquier cosa, hasta de ponerme droga. Pese a tantas tonterías que se han inventado en mi contra, considero que la saqué barata”

¿Qué hizo usted después con esa grabación?

La guardé, porque yo sabía que los tiempos se van a cumplir.

¿No pensó en hacerla pública ese momento?

No habían garantías. ¿Para qué? ¿Para qué iba a denunciar? Para sacarme a mí de la Función Judicial movieron jueces, tuvieron que mover directores, tuvieron que amañar concursos para sacarme, hasta me siento orgulloso. Cuando gané el segundo concurso, en Cuenca, manosean el sistema y cambiaron mis respuestas. Como yo todo grabo, tomé fotos y grabé mis respuestas. Al final, me roban como diez puntos e hice un escándalo. Vino el de sistemas, me pidió disculpas y dijo que era un error.

¿Cuándo comenzaron las represalias en su contra?

En el primer concurso, en mayo de 2012. Tenían que maquinar, buscarme algo, tenían que hacer las cosas tan bien para que parezcan reales. En el primer concurso me pone una falsa impugnación el Cepam, organismo donde la directora fue la esposa de Ricardo Patiño, todo el mundo sabe eso. Y dicen que he presentado declaración juramentada falsa, al afirmar que no debo alimentos. Y el asunto fue que cuando me separé de la madre de mis hijas, el juez ordena el pago de USD 200, la madre apela y mientras dura la apelación, sigo pagando los 200. Y en la Sala de segunda instancia me suben a 260. El juez ordena que se haga una liquidación por los 60 dólares que me subieron, a partir de la presentación de la demanda. Ahí surge una diferencia. Pero yo nunca he estado en mora.

¿Qué pasó con la impugnación presentada por el CEPAM?

Sé, aunque no lo puedo probar, que Verónica Llaguno trabajó en el estudio jurídico de Alexis Mera Giler. Y a ella la ponen de Directora del Consejo de la Judicatura para que resuelva la impugnación del concurso. Y para que me saquen. Ahora sí, ya la denuncié penalmente, porque ella dice que he tenido sanciones. Y todavía sigo esperando copia de una sola. Nunca tuve una sanción. Pera ella me declara en mora por alimentos, sin ser juez, por esa diferencia. Por eso los denuncié a ella y a Gustavo Jalkh. Presenté una acción de protección en el juzgado de Daule y el juez me dice “Ayala, te voy a conceder la medida cautelar, pero me van a botar”. Dicho y hecho. Se hizo el harakiri. Lo botaron, porque con su medida permitió que concurse David Ayala. Pude concursar y en el segundo concurso ponen que me califique a Edmundo René Bodero. Me pone en el examen oral que tengo pésimo conocimiento de materia penal. Inepto me puso. Como tengo el mál hábito de grabar, luego me puse a escuchar, revisé y presenté apelación. Bodero me puso 3 sobre 30, apelé y el Consejo de la Judicatura me pone 23. Paso a la final y en Cuenca es donde manosean el sistema, lo que ya conté.

¿Qué pasó finalmente con ese concurso?

Como yo tengo ese hábito de todo tomar foto y grabar, cuando me manosean el sistema, yo exploté. En los dos concursos gané, pero no me dejaron posesionar. En el primero, por la queja del Cepam. En el segundo, me congelaron. Me destituyeron cuando ya no estaba en el cargo. En mi denuncia puesta en el Consejo de Participación transitorio también pido que se investigue a la Corte Constitucional.

“Sé, aunque no lo puedo probar, que Verónica Llaguno trabajó en el estudio jurídico de Alexis Mera Giler. Y a ella la ponen de Directora del Consejo de la Judicatura para que resuelva la impugnación del concurso. Y para que me saquen. Ahora sí, ya la denuncié penalmente, porque ella dice que he tenido sanciones. Y todavía sigo esperando copia de una sola”

¿Cuándo lo destituyeron?

El pleno del Consejo de la Judicatura se reunió en Loja para sacarme, usando un documento falso. Fui destituido el 30 de mayo de 2013. Y a mi me obligaron a renunciar en septiembre de 2012. La Judicatura me saca con el informe falso de Llaguno, diciendo que debo alimentos, que no debía, sino una diferencia.

¿Nunca le abrieron un expediente por el caso Convergia, no lo acusaron de prevaricato?

Nada, nunca, no podían. Estaban buscando otra cosa de donde cogerme.

¿Cómo pudo Alexis Mera aprovechar su problema particular para tomar represalias con eso por no acatar su orden?

Usted sabe que cuando quieren perjudicarlo, lo comienzan a rebuscar. Tan fácil como buscar en la página de la Función Judicial. Y después dicen “contactemos a esta mujer”. Allí aparece el Cepam, que coincidencia, donde está la ex esposa de Patiño. Cambiaron jueces, nombraron directores, amañan instructores, manipulan el sistema, todo para sacar a David Ayala.

Luego de su destitución, ¿ya no puede regresar a la Función Judicial?

Los concursos fueron antes y con la destitución me cerraron las puertas. El pleno de la Judicatura se reunió en Loja para destituirme.

¿No era ese el momento para sacar a la luz la grabación de Mera?

No, todavía no era el momento. Ahora yo sí siento garantías. Por eso ya la denuncié a Verónica Llaguno, la enviada de Alexis Mera en la Judicatura. Ahora vamos a la Corte Constitucional, que me da la razón y tumba la resolución de Llaguno, pero no me restituyen, que era mi pretensión, que se devuelva mi puesto de trabajo. Textual: la Corte Constitucional declara la vulneración de los derechos constitucionales, la seguridad jurídica y a la tutela judicial efectiva, acepta la acción de protección planteada y como medida de reparación impone dejar sin efecto la sentencia dictada por la Corte de Justicia, retrotraer los efectos y que se conforme otra Sala a fin de que dicte una nueva resolución, teniendo en cuenta las observaciones emitidas en esta sentencia. Ponen a tres jueces nuevos, vamos a la audiencia, la anulan, hacen otra audiencia, y los tres jueces me niegan la acción por no ser la vía, yéndose contra lo que dijo la Corte Constitucional, que sí reconoció la vía. Presento una nueva acción extraordinaria de protección, ante la Corte Constitucional, y la jueza ponente Pamela Martínez me inadmite la acción, no le dio trámite. Y como de eso no cabe recurso alguno, hasta ahí llegué. ¿No será que la llamaron? Esos tres jueces que inadmiten mi acción debieron ser procesados por desacato, pero no pasó nada. Ese pronunciamiento de inadmisión de la CC fue en enero de 2017.

Esperó que salga Correa para denunciar, ¿y ahora qué ha pasado?

Lo que me ha devuelto la esperanza es el pronunciamiento de Julio César Trujillo: se acabaron los sinvergüenzas. Ahora los tengo denunciados a Gustavo Jalkh y Verónica Llaguno.

¿Usted cree que Alexis Mera cometió un delito cuando lo llamó?

Tráfico de influencias, que ya prescribió. Y Mera me llamó indolente e ignorante. Pero los jueces no podemos ser indolentes porque fallamos con la ley. Y prefiero ser ignorante a ser delincuente, como les dicen a muchas personas. Esa es mi respuesta a Alexis Mera.

Quedó impune el asunto.

Sí, el tráfico de influencias quedó impune, porque este delito prescribe a los cinco años, y la llamada fue en 2011.

¿Y la persecución que usted relata? ¿Estuvo Alexis Mera detrás? ¿Puede haber tipificación de otro delito?

Claro que sí. Revisen por favor el Registro Oficial donde firma Rafael Correa con su asesor jurídico Alexis Mera, firman el decreto presidencial en que le devuelven categoría de jueces de coactiva a quienes no lo eran. Ellos se vuelven coautores de la falsedad. Hay otro delito. Todo lo que pasó en el caso Convergia se dio con documentos falsos, suscritos por funcionarios públicos. Lo que dice la famosa coactiva, no existe. Hay que buscar la figura del delito.

Marlon Puertas – Focus Ecuador

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí