Compartir

Esta vez el tiempo no ayudó a consolidar la relación. Por el contrario, a escasos tres meses de posesionado, el Consejo de la Judicatura (CJ) encargado atraviesa momentos de tensión que podrían terminar con la salida de algunos de sus integrantes.

La difusión de un audio en el que se escucha discutir con dureza a los vocales Aquiles Rigaíl y Juan Pablo Albán solo confirmó lo que era un secreto a voces desde la segunda semana de funcionamiento de este organismo transitorio: en el CJ hay dos visiones enfrentadas sobre lo que debería ser la administración de la justicia.

En un bloque se ubican el presidente del Consejo de la Judicatura, Marcelo Merlo, y lo acompañan Zobeida Aragundi y el propio Rigaíl. El otro, de minoría, lo conforman Albán junto a Angélica Porras.

El altercado se produjo cuando se escuchaban versiones dentro de un proceso de investigación interna abierto en contra del director general del CJ, Juan Vizueta, quien fue denunciado por supuesta injerencia en la justicia.

La revelación del audio con la discusión, que estuvo a punto de terminar en golpes, según dijeron algunos de los presentes en el pleno de ese día, causó la reacción inmediata y radical de varias instancias.

Merlo fue el primero en salir a dar la cara. El funcionario dijo que lamenta que las cosas buenas que, según él, ha hecho esta Judicatura se difundan menos que este tipo de incidente, que “terminó con el apretón de manos y el compromiso de respeto mutuo de los doctores Albán y Rigaíl”.

El presidente del CJ informó que Vizueta pidió una licencia mientras duren las investigaciones. “Me atrevo a pensar que presentará su renuncia en los próximos días”, manifestó.

Quien también analiza dejar el Consejo es Porras. La vocal considera que, una vez que Albán se retire del organismo para retomar sus estudios en Estados Unidos desde el 21 de septiembre, como estaba previsto desde el inicio, su postura disidente perderá incidencia. “Si aquí sigue consolidada una diferencia de tres a uno, no tiene sentido”, declaró.

La otra reacción llegó del organismo que encargó a estos cinco abogados el Consejo de la Judicatura. El presidente del Consejo de Participación Ciudadana transitorio, Julio César Trujillo, señaló ayer que les preocupa la situación de este organismo. “Tan preocupados estamos que vamos a acelerar el estudio de las normas para elegir al Consejo definitivo”. Para esto, se dio un plazo máximo de 48 horas.

Injerencia

La carta de la discordia

En agosto, una carta que envió Rigaíl a un juez y un fiscal de Guayas, pidiendo explicaciones por varios casos judiciales, generó el reclamo de Albán y Porras. Los dos vocales alertaron que este tipo de acciones pueden ser vistas como una injerencia en el sistema de justicia.

Cambios

Los jueces generan roces

En al audio se escucha que Albán recrimina a Rigaíl por el “cambio de todos los jueces de la Unidad de Samborodón”. Ayer, Rigaíl reconoció que cuando ocupó la presidencia del CJ por encargo pidió algunos traslados, pero aseguró que eran necesarios por falta de jueces en ese cantón.

Designación

El director de la divergencia

Aunque nadie lo dice oficialmente, la presencia de Vizueta aumentó la distancia entre los dos grupos en la Judicatura. La semana pasada el abogado guayaquileño pidió la renuncia de Porras, quien pedía el inicio de la investigación. (Diario Expreso)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí