Compartir

La primera en caer, hace unos 15 días, fue Pava. Después otras dos vacas lecheras: Pechiche y Pan Quemado, hasta llegar a diez.

La ‘peste’ apareció en los predios de Francisco Sosa Lara, en el recinto Chicompe, Balzar, una zona donde todos los días se ordeña y se cuaja queso.

Arturo Palacios cree que esta enfermedad ha caminado y podría llegar hasta la provincia de Manabí si no se toman medidas de prevención.

A Colimes, un cantón que colinda con Balzar, arribó silenciosa y desconcertante hace dos años. Palacios y otros ganaderos suponen que este problema llegó con el ganado que importó el Gobierno anterior desde Paraguay para mejorar la genética nacional. “Todo ese ganado -importado- se ha muerto en Colimes”, comentan los ganaderos a Diario EXPRESO, que estuvo ayer en ambas zonas.

Allí los ganaderos reportan más de 1.000 reses muertas en 2016 y unas 100 más en Balzar. A los Sosa, al padre y al hijo, se les han muerto alrededor de 30 cabezas durante este año. Y serían más, de no ser por Gerónimo, hermano de Francisco, que lo puso en alerta cuando iba a comprar dos terneros.

“El ganado se muere y la gente no lo reporta”, dice el expresidente de la Asociación de Ganaderos de Balzar.

El viernes pasado Agrocalidad tomó muestras de animales vivos y muertos. Llevaron al laboratorio la sangre y tejidos de Cacho Mocho Hijo, Cacho Mocho, Motonga, Tres Tetas, Pan Quemado y Pato de Monte. El resultado fue el mismo. Les diagnosticaron un parásito: Trypanosoma spp, que es transmitido por insectos, se aloja en la sangre y le corta de a poco la respiración al ganado.

Los animales de un rato a otro caen y no se paran, asegura Francisco Sosa a EXPRESO. Ayer tuvo que prevenir. Fumigar con insecticida a las 150 reses que aún le quedan y a las que ha curado con una receta que le dieron los colimeños (emicina), que ya habían pasado por el problema, y gente del Ministerio (MAG). Porque según dice el ganadero, todas sus vacas y sus toros son desparasitados cada seis meses, vacunados contra aftosa, contra las garrapatas y otras enfermedades. De hecho, es su primera experiencia con esta parasitosis.

Generalmente esto se presenta cuando hay errores de diagnóstico, anotan autoridades; es decir, se la puede confundir con otras enfermedades. “Lo apropiado es tomar un examen”. Los mosquitos, como las moscas ematófagas, son los vectores mecánicos, que contagian el paludismo o el dengue.

“Si se diagnostica el problema a tiempo, se lo medica y no pasa nada”.

Cada vaca que se muere les significa a los ganaderos de Balzar entre 6 y 10 litros diarios de leche. Todas las que murieron eran de ordeño. Su precio, alrededor de 1.000 dólares.

“Tengo 45 años de ganadero y es la primera vez que esto se ve aquí. Pero en toda esta zona hay mortalidad. No hemos comunicado porque no hay oficinas del Ministerio de Agricultura cerca”, argumenta Francisco Sosa. Pero no solo a él se le murieron. Los Rizzo perdieron 48 en 2016. Sacaban 15 quintales de queso semanales, a 160 dólares cada uno.

Fátima Rizzo lo confirma. “En ese invierno las vacas se ponían flacas y no se paraban”. No se trataba de cualquier tipo de vaca. Eran de raza brown swiss y holstein. Se les murieron a Pablo Jama (26) y César Rizzo (30), también a don Macías y a Víctor Solórzano. Fátima Rizzo peló una: tenía “agua sangre, baba, en la parte de las caderas”. El bofe y el hígado estaban bien.

Para saber

Por la sangre

Las moscas o mosquitos inoculan un anestésico antes de chupar la sangre, para que el animal no sienta. En ese anestésico le contagia con el Trypanosoma, que llega a la sangre y actúa sobre un glóbulo rojo y lo revienta. Se hacen miles de parásitos.

Se vuelve anémico

El animal infectado se vuelve anémico, con menos hemoglobina y por lo tanto menos transporte de oxígeno. El vacuno se muere prácticamente ahogado. Pierde peso, se empieza a secar y le puede dar un poco de fiebre.

La medicina

Al parásito, según Agrocalidad, lo mata un producto especial. En algunos casos (en Chicompe) se ha aplicado emicina a las vacas más enfermas y se recuperaron. (Diario Expreso)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí