Compartir

En años anteriores, los artesanos sentían miedo de retratar a los políticos. Este año, volvieron a ser los protagonistas. 

Redacción GUAYAQUIL

Todas las caras de la política caben en los monigotes hechos por los artesanos en Guayaquil. Este 2017, a diferencia de años anteriores, la gente ya no tuvo recelo de burlarse de los políticos. Estos son los personajes que hoy captan la atención del público por los remezones que han provocado o los escándalos en los que están involucrados.

Desfilan por los sitios tradicionales el presidente, Lenín Moreno; la vicepresidenta encargada, María Alejandra Vicuña; el vicepresidente, Jorge Glas, sentenciado por el escándalo de corrupción de Odebrecht… Y hasta asoman juntos Rafael Correa y Jaime Nebot.

Según quienes los confeccionan, estos son los que más se venden, con precios que van desde los 50 hasta los 500 dólares. Pero, como en otros años, los gigantes no se venden y solo se exhiben al público hasta el 13 de enero, donde unos son incinerados bajo el control del Cuerpo de Bomberos y otros  solo son desarmados.

En la calle 6 de Marzo, tradicional en estas épocas, las figuras de Glas y Correa emergen de entre personajes cinematográficos como la Mujer Maravilla, King Kong, Moama, Aladino, Stich o Freddy Krueger.

50
centavos es el valor por tomarse una foto con los monigotes. 
“La gente está comprando bastante los Glas porque está preso y porque debe pagar una culpa. Hacemos este viejo bajo pedido desde noviembre. También hemos fabricado a Correa para que se vaya al fuego con sal y harto petardo”, declara Jorge Avilés, uno de los artesanos de esa calle.

“Estamos recuperando la tradición que se perdió cuando exhibíamos los viejos a lo largo del Malecón había esa libertad. Yo hice al general Rodríguez Lara y nada me pasó, pero entre 2007 y 2016, ¡Dios mío…! era cana segura hacer a Correa o a otro político de su bando”, asegura José Cruz.

Desde Carondelet
En el sector de la calle 20 y Capitán Nájera, Omar Espinoza se da tiempo para posar ante las cámaras y expresar su satisfacción por haber elaborado junto a sus hermanos al presidente, Lenín Moreno, en su silla de ruedas y a su lado la vicepresidenta Vicuña.

20
dólares pueden costar unos monigotes de aserrín, sobre el sector de Albán Borja.
El mandatario luce su banda presidencial y Vicuña la ropa ‘rojinegra’ que usó el día de su posesión. “La figura del señor Moreno la hicimos luego de consultar a los vecinos. Todos nos pusimos de acuerdo y nos tardamos 12 días”, confiesa Espinoza. “Él está en boga y en la boca de todos por su estilo y decisión de denunciar a los corruptos”.

Aprovechando la presencia del equipo de La Hora, le hizo al jefe de Estado una invitación: “Venga, presidente Moreno. Queremos que usted aprecie nuestro arte y nos ayude a que se nos reconozca como parte la cultura popular guayaquileña”.  Él invirtió más de 4.000 dólares por la compra de pinturas, maderas, cartón, papel periódico, clavos, entre otros materiales. “Ojalá que con las fotos que se toma la gente nos quede algo”.

El ‘patrón del mal’
° En el sector de las calles 16 y Maldonado imponente luce Pablo Escobar Gaviria, conocido como el más grande capo del narcotráfico de Medellín. La obra es de David Sarmiento, quien elaboró el muñeco sentado sobre una silla y con la leyenda: ‘El patrón del mal’.

“El trabajo fue de sol a sol –cuenta-. Más las amanecidas que nos pegamos cuidando los muñecos, hasta las 05:00, desde que comenzamos la exhibición”. Confesó que su vecino Einstein Ramos le ayudó con el montaje de la escenografía, que en las noches luce iluminada. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí