Compartir

La condena está en primera instancia pero, ¿podría beneficiarse en el futuro? 

Un par de horas antes de ser destituido como Fiscal General, el jueves de la semana pasada, Carlos Baca Mancheno exhibió en una pantalla gigante, en plena Asamblea Nacional, los casos que le tocó enfrentar en sus 11 meses en el cargo. La mayoría eran contra funcionarios del expresidente Rafael Correa y el que más destacaba era la condena a 6 años de prisión contra el exvicepresidente Jorge Glas, por asociación ilícita.

Sin embargo, el caso de Glas está lejos de haber concluido y es una de las principales preocupaciones de los detractores de Baca Mancheno. Luego de la condena, en una entrevista en radio Sucesos, al exfiscal le preguntaron si hubiera acusado a Glas si tenía el 1% de duda sobre su culpabilidad. Él respondió que no lo habría acusado.

Sin embargo, el abogado Eduardo Franco Loor, defensor de Glas en ese proceso, piensa que el tipo penal usado puede dar lugar a que en apelación o casación se derrumbe la sentencia, o incluso en organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). De hecho, ese organismo le acusó recibo de la denuncia que ellos presentaron, la cual se encuentra, según el documento, “bajo estudio”.

6
años es la pena que recibió Glas en el proceso. 
“El tribunal penal sentenció a Jorge Glas con una Ley derogada (el Código Penal anterior) y cuando el desafuero que hizo la Asamblea el 25 de agosto (de 2017) permitió y autorizó el enjuiciamiento penal al vicepresidente con base en el artículo 360 del Código Penal actual”, dice Franco Loor.

Recuerda que el actual dice que  una Ley penal más benigna futura es la que tiene que aplicarse. “El delito de asociación ilícita sanciona con una pena máxima de 5 años no con 6”. Si a Glas le aplicaban esa pena, hubiera podido acogerse se la suspensión provisional de la pena y hubiera salido en libertad. “No hubiera perdido su alto cargo”, dice el abogado.

Análisis técnico

4
años fue vicepresidente de Rafael Correa.  
La penalista Beatriz Rodríguez tampoco está feliz con el desempeño del exfiscal general en este caso. Piensa que utilizó el tipo con una pena “demasiado ínfima”, cuando las conductas del exsegundo mandatario se hubieran adecuado mejor a “delitos mayores, como peculado o cohecho, es decir, delitos con penas mayores a 5 años”. Ella también piensa que se habría “tergiversado el principio de favorabilidad”, y debía haberse usado el Código Penal actual y no el derogado.

A diferencia de Franco Loor, la penalista cree que los errores cometidos por la Fiscalía en el caso de Glas lo beneficiaron. Por ende, la CIDH no podría declarar responsabilidad internacional del Estado por violarle derechos a Glas, aunque no descarta del todo que en una instancia superior a nivel nacional se declare la nulidad de lo actuado y se comience el proceso desde cero. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí