Compartir

La secretaria de Drogas, Ledy Zúñiga, explica los ejes en los que basarán su política en el país. 

El plan para prevenir el consumo de drogas, que se aplica desde este año en Ecuador, cuenta con un presupuesto de 15 millones de dólares. El propósito es reducir la demanda y la oferta de las sustancias ilícitas.

En entrevista con La Hora, la secretaria técnica de Drogas, Ledy Zúñiga, explicó que esta estrategia tiene tres ejes: prevención, tratamiento y respuesta. Y que busca ‘atacar’ los ámbitos familiar y educativo, y promover el uso adecuado del tiempo libre en el espacio público.

¿A qué edad empieza el consumo en el país?
En menores de edad tenemos alrededor de 15 años. Nuestra meta es justamente que no baje la edad y retardar el consumo con este plan.

¿Cómo se logrará eso?
Hay distintas formas. Por ejemplo, el proyecto ‘Familias fuertes’, que se hace desde el territorio, identificando cuáles son las familias más vulnerables. Pero también hay otro, que es ‘Educando en familia’ y eso se hace a través de los departamentos de Consejería Estudiantil.

¿A cuántas personas se pretende abarcar?
Para 2018, en lo que tiene que ver con ‘Educando en familia’, pretendemos llegar a 317.000 hogares a nivel nacional. Con ‘Familias fuertes’ queremos identificar, por lo menos en Guayas, alrededor de 1.200. También pretendemos vincular a nuestra red de prevención por lo menos unas 30.000 brigadas este año.

¿Cómo evitar la penetración de las drogas en los planteles educativos?
A través de generar un cerco, interno y externo. Con el 911 ya hemos arrancado el proyecto piloto de instalación de cámaras en colegios. En Guayaquil, 20 ya cuentan con este sistema en el exterior. Pero también estamos planteando contar con circuito cerrado dentro de ellos.

¿Y en la parte interna cómo se trabajará?
Justamente a través de los departamentos de Consejería Estudiantil se trabajará con los padres y con los alumnos para la detección y la atención, en caso de que haya un problema de consumo.

¿Qué tipo de drogas son más consumidas por los jóvenes y cuán fácil es llegar a ellas?
En su gran mayoría, en lo que tiene que ver con drogas lícitas, obviamente, el tabaco y el alcohol. Tenemos que seis de cada 10 jóvenes universitarios han consumido alcohol. El consumo de cigarrillo se ha reducido: 3 de cada 10 chicos han declarado consumirlo.

¿A qué se debe esto último?
Esto nos da muestra de que políticas como la definición de impuestos, los mensajes, están ayudando.

¿Qué pasa con las drogas ilícitas?
La que más se consume es la marihuana y, en algunas zonas como Guayas, por ejemplo, la heroína degradada, no es una heroína pura, solamente tiene 30% de heroína.

¿Qué les responde a quienes insisten en la eliminación de la tabla de consumo mínimo?
Lo único que generaría es que tripliquemos la población penitenciaria en lo que tiene que ver con consumo de drogas. Sabemos que las adicciones son un problema de salud. Traficar drogas, en cualquier cantidad, está prohibido y penado por la Ley.

Pero el argumento es que eso afecta a los menores…
La tabla no permite, de ninguna forma, el consumo de menores de edad. Eso está prohibido. Los menores de edad no pueden consumir drogas. La tabla no es para ellos.

¿Qué papel deben jugar los municipios en la prevención?
Creemos que es importante que, así como existen ordenanzas que regulan el consumo de alcohol en la vía pública, que es una droga de carácter lícito, también debe haber una ordenanza que regule el consumo de drogas ilícitas en el espacio público.

¿Cuántos ya cuentan con una ordenanza de ese tipo?
El 68% de los municipios a nivel nacional, hasta este momento. Entre ellos, Guayaquil y Manta, que ya tienen aprobadas ordenanzas en ese sentido o está en trámite de aprobación, como en el caso de Quito.

Ustedes hablan de la recreación como medio de prevención. ¿Hay suficientes espacios para la recreación?
A través del Ministerio de Deporte ya tenemos 129 escuelas deportivas y pensamos tener en este año 170 en lugares donde existe prioridad, por la mayor vulnerabilidad al consumo.

¿Cómo se puede acceder al tratamiento?
Tenemos 743 centros de atención ambulatoria, a través de los hospitales del Ministerio de Salud. Son aquellos que determinan qué tipo de consumo es, qué tipo de sustancia, con qué frecuencia, para poder determinar el tratamiento idóneo. A veces, tenemos el mito de que todas las adicciones se tienen que superar solamente con internamiento y no es así en todos los casos, depende del tipo de sustancia, de la cantidad y de la frecuencia.

¿Cómo se reforzará el control?
Tenemos planificado ampliar y fortalecer a las unidades de tráfico para consumo interno por parte de la Policía. Hoy por hoy, existen dos a nivel nacional y tenemos planificado que en 2018 existan 7, que se amplíen a Esmeraldas, Los Ríos, Guayas, El Oro y Pichincha.

¿De qué manera se medirá el cumplimiento de los objetivos de este plan?
Tenemos planteado hacer comités territoriales para ir midiendo cómo va el impacto de este plan en la reducción del consumo de drogas, sobre todo, en la prevención que a notros nos parece el eje más importante. (Diario La Hora)

FRASES

Sabemos que las adicciones son un problema de salud. Traficar drogas, en cualquier cantidad, está prohibido y penado por la Ley”.Tenemos que seis de cada 10 jóvenes universitarios han consumido alcohol”.

El consumo de cigarrillo se ha reducido: 3 de cada 10 chicos han declarado consumirlo”.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí