Compartir
Solo a Solca, el Ministerio le debe $ 120 millones. Los pacientes claman por reformar los centros públicos de rehabilitación. La ministra rechaza los montos.

Las deudas que mantiene el Ministerio de Salud (MSP) y el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) con las diferentes entidades públicas y privadas de Guayaquil son preocupantes. El pasado jueves, durante un foro realizado en la Universidad Espíritu Santo, el alcalde Jaime Nebot aseguró que el sistema de salud que depende del MSP está colapsado”.

Luego de varios meses de rumores y silencio, los directivos de los hospitales de la Junta de Beneficencia (JBG), Solca y del León Becerra, todos emblemáticos, revelaron las cifras que les adeudan los entes estatales. Al primero, $ 112 millones; a Solca, $ 120 millones por atenciones a pacientes derivados del MSP (desde el 2009) y el IESS, además de otros $ 17 millones por asignación presupuestaria; y al León Becerra, que debido a la crisis ha disminuido en un 75 % sus atenciones en Consulta Externa y Emergencias, $ 9 millones.

A todo esto se suman otras deudas como obras inconclusas, quejas de atención a pacientes y la escasa atención a personas en adicción, que ayer, se hizo sentir con una queja llevada ante la Defensoría del Pueblo y liderada por Cinthia Viteri, asesora de Gestión Comunitaria del Cabildo, quien, acompañada de una decena de padres que tienen a sus hijos sumergidos en las drogas, solicitó transformar los centros públicos, crear un espacio solo para tratar este mal y mejorar el tipo de rehabilitación que ofrecen.

Hubo madres, como Rosa Campoverde, habitante de Los Vergeles, y Teresa Fernández, de la cooperativa Francisco II, ambas de Guayaquil, que lamentaron la falta de ayuda proporcionada. Las escasas veces que han atendido a sus hijos, dijeron, han recibido apenas charlas, vitaminas y paracetamol. “He tratado de buscar ayuda en el subcentro de salud de Los Vergeles porque mi hijo parece zombie, vomita sangre y no pasa nada”, se quejó Campoverde.

Francisco Parrales, de Mapasingue Oeste, lo corroboró. Afirmó haber encontrado soporte gratuito en una clínica privada. “Si esperaba a las públicas moría. Yo necesitaba que me encierren, no programas ambulatorios, débiles, en los que incluso me tenían esperando horas”.

Por ello, dijo Viteri, solicitará derogar la tabla de consumo a la Presidencia de la República. “Nosotros pedimos que se modifique el año pasado, pero la Asamblea sigue durmiendo el sueño eterno. Salud no tiene medicinas, no tiene dinero, no paga. La situación es grave”. Falta presión, matizó.

Frente a eso, las respuestas estatales han sido escasas. Respecto al tema de las drogas, la zonal 8 de Salud, a través del psicólogo Omar Garay, afirma dar la atención oportuna y calificada, según el caso, en las 120 unidades distribuidas en Guayaquil, Durán y Samborondón. “Todos conocen la prioridad. Quizás hubo error en las denuncias y los centros son privados y no del MSP”, aseguró.

Y en relación a la deuda la ministra de Salud, Verónica Espinosa, ayer en un canal local, rechazó el monto a pagar. “Solo en Guayas hemos asignado $ 848 millones desde el 2014. Todas esas generalizaciones, sin documentación, que puedan probar que exista tal deuda o que hay instituciones a punto de quebrar, genera tal incertidumbre que nosotros no compartimos”.

No obstante Germán Lince, apoderado especial de la JBG, aseguró que mantienen conversaciones con Espinoza -al igual que el hospital León Becerra– para acordar medidas conjuntas que permitan agilizar el trámite para el pago de las prestaciones y, en el caso de este último, buscar mecanismos legales, como la derivación de pacientes y la revisión de los montos reclamados para asegurar su permanencia.

Hay otro rubro pendiente que se siente a cuentagotas, las constantes quejas de los pacientes, expuestas incluso en las redes sociales. Hay quienes se quejan de la falta de atención y denuncian también la escasez de especialistas y reactivos para ejecutar determinados exámenes. EXPRESO solicitó al hospital de Los Ceibos, inaugurado el 30 de marzo del año anterior, el número de atenciones ofrecidas y las áreas en funcionamiento, pero no hubo respuesta.

De igual forma se procedió con los voceros del Servicio de Contratación de Obras, a cargo del centro hospitalario Monte Sinaí, ubicado al noroeste de la ciudad. Este Diario quiso conocer la fecha de inauguración o sobre los avances de la obra, pero las réplicas fueron nulas.

Hasta junio pasado se supo que la entrega de esta casa de salud, que será una de las más grandes del país (para 494 camas) estaba postergada, pese a que la coordinación zonal del MSP había anunciado que la edificación sería entregada un mes antes, en mayo.

Hasta entonces la obra, construida durante ese periodo en un 80 %, había tenido varios aplazamientos en su ejecución y un incremento de precio. De $ 75,4 millones que implicó el contrato firmado en 2013, pasó a costar $ 138 millones, por contratos complementarios.

Voces

Jaime Nebot, Alcalde de Guayaquil

Esta crisis es el resultado de los errores que se vinieron cometiendo años atrás y se agudizó a finales del Gobierno anterior. Hay efectos visibles, hospitales públicos a medio construir o equipar.

Ricardo Koening, Titular de la Sociedad Protectora de la Infancia, que regenta al León Becerra

La ministra ha tomado decisiones que podrían llevarnos a la solución de este problema. De no llevarlas a cabo o no resolver este inconveniente, el sanatorio se verá obligado a cerrar.

Situación

Las secuelas en el Becerra

Según lo dispuesto en el Congreso en el 2006, cada mes, el Ministerio de Salud debía desembolsar alrededor $ 80.000 al León Becerra. Entre el 2014 y 2017 los montos no fueron asignados y como resultado, no se le pagó a 270 trabajadores y 100 proveedores.

Impago

Saldos pendientes con las privadas

La Clínica Guayaquil es una de las instituciones de salud que reclama el pago de una deuda que mantiene el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), desde noviembre de 2016. El monto fue omitido por el director de la clínica, Roberto Gilbert; sin embargo, resaltó que se trataría de una suma significativa. En marzo del año pasado, Gilbert afirmaba a EXPRESO que son varias las clínicas en una situación similar, pese a que han agotado los esfuerzos para cobrar este saldo en mora.

El presidente del Colegio de Médicos del Guayas, Washington Ladines, afirmó la deuda que el Ministerio de Salud mantiene con Solca, la Junta de Beneficencia y ciertas clínicas privadas, sin especificar nombres. (Diario Expreso)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí