Compartir

Hay la posibilidad de ser parte de la Alianza del Pacífico y busca acuerdo con EE.UU. 

“Debemos refrescar nuestras relaciones internacionales”, sentenció el presidente de la República, Lenín Moreno, durante una entrevista el domingo pasado. Y con esto anunció su apertura a que Ecuador revise la posibilidad de ser parte de la Alianza del Pacífico y buscar un acuerdo comercial con Estados Unidos, en las mismas condiciones que el ya firmado con la Unión Europea.

“Nosotros debemos revisar nuestras relaciones internacionales y apuntar a aquellos países con los cuales le conviene más a Ecuador tener una buena relación. La Alianza del Pacífico es una opción que hay que revisarla”, dijo el mandatario.

Respecto a EE.UU., Moreno dijo haber coincidido en una reunión social con el embajador estadounidense Todd Chapman. “Se habló inclusive de la posibilidad de lograr un acuerdo que tenga similares o mejores condiciones que aquellas que tuvimos con la Unión Europea y que tan buen resultado nos ha dado”, aseguró.

¿Un cambio importante?
Esta no era una posibilidad que considerara el anterior Gobierno. En abril de 2014, el expresidente Rafael Correa rechazó que Ecuador fuera parte de la Alianza del Pacífico por pensar que tiene un carácter de libre comercio.

De aceptar unirse a ese organismo conformado por Chile, Perú y México, el mandatario de ese entonces aseguró que sería “un suicidio” para la nación. Y dos años más tarde, en 2016, el entonces ministro de Relaciones Exteriores (Guillaume Long), ratificó esta posición alegando que Ecuador no necesita ser parte de una Alianza para mejorar sus relaciones con sus países vecinos.

69
mil millones de dólares es la deuda pública, según reconoció Lenín Moreno. 

Las acciones antes tomadas por la anterior administración son consideradas como un retroceso por el experto en relaciones internacionales y seguridad, Santiago Orbe, quien ahora mira con optimismo que el actual Gobierno quiera analizar su política comercial en el ámbito internacional.

“Es fabuloso. Lamentablemente se han perdido 10 años de entender cómo funciona el escenario internacional”, comenta Orbe.

El experto considera que esta podría ser una buena oportunidad para el país, pero antes se deben construir las garantías necesarias en términos jurídicos para participar de estos entornos internacionales.

Sobre los niveles de endeudamiento
° La deuda pública supera por mucho la cifra indicada por el anterior Gobierno y esto fue alertado por diferentes analistas en su momento. Ahora, el Presidente lo ratifica: “La suma de pasivos y contingentes que tenemos es de 69 mil millones de dólares”, afirmó Moreno.

Esta cifra representa un 70% del Producto Interno Bruto (PIB) superando por un 30% lo límites legales permitidos para el techo de endeudamiento. A pesar de ello, no descarta la posibilidad de adquirir nueva deuda, siempre que haya con qué responder.

“Seguirse endeudando no necesariamente es malo, lo estamos viendo en los países desarrollados, lo importante es tener con qué responder. Y la respuesta es el crecimiento del PIB. Entonces es en la relación con el PIB que la deuda debe ir disminuyendo hasta irse convirtiendo en una deuda totalmente pagable”, añadió.

Mauricio Pozo es uno de los analistas económicos que durante el anterior Régimen cuestionaron los niveles de deuda. Esto pues, según explica, el Gobierno debió sumar valores adicionales no registradas en los cálculos del Ministerio de Finanzas, como la deuda del Gobierno con el IESS, los créditos otorgados al Estado por el Banco Central del Ecuador, la deuda flotante, las preventas de petróleo, entre otros. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí