Compartir

El escenario de violencia que ha desatado la disidencia de las FARC para pretender arrinconar al Estado ecuatoriano se debe combatir no solo en el terreno militar sino también en el plano de la inteligencia.

– ¿La inexperiencia en el tema del narcoterrorismo puede afectar la determinación ecuatoriana de enfrentar a los disidentes de las FARC?

– He conversado con la Policía ecuatoriana sobre esta lucha contra el narcoterror y no creo que esté desubicada, al contrario, sus efectivos están bien enfocados sobre este problema. Quizá solo pueda faltar experiencia específica. Pero nada más.

– Como experto contraterrorista, ¿cómo percibe este gravísimo problema para el Ecuador?

– Hay malestar en el hermano Ecuador porque se cree que las autoridades de Colombia claudicaron ante una organización terrorista como las FARC, a la que dieron concesiones y a la que, como sabemos, confluyen las vertientes propiamente subversiva y la otra ligada al narcotráfico. Y es precisamente el dinero que genera esta última actividad lo que ha permitido sobrevivir a estos remanentes (se refiere a Oliver Sinisterra que dirige alias Guacho).

Incluso, el asunto es tan serio que el problema colombiano, que lamentablemente se ha extendido a Ecuador, se está prolongando también al lado peruano por el río Putumayo.

– ¿Cómo enfrentar a un enemigo que no da la cara, que coloca bombas y que se repliega?

– La inteligencia es fundamental para la toma de decisiones, sobre todo cuando se trata de luchar contra un enemigo así. En el Perú, derrotar a Sendero Luminoso nos tomó tiempo pero finalmente con un trabajo efectivo de inteligencia conseguimos desmembrar los cuadros políticos o dirigenciales de estos terroristas. Y allí es cuando se desarticula a la organización.

– ¿Y la parte operativa qué peso tiene en esta guerra?

– Hay que diferenciar la parte propiamente operativa de la inteligencia. Las operaciones policiales o militares cumplen su función, y la inteligencia también, pero esta última tiene un mayor peso.

– Guacho asesinó a tres miembros de un equipo periodístico…

– Es terrible. Lamento que eso haya pasado en nuestro hermano país del norte. Además, nos hemos enterado del secuestro de una pareja también. Ojalá que estos terroristas no los asesinen. Yo deseo de todo corazón que el Ecuador tenga éxito en esta lucha contra el terrorismo.

-El secuestro de civiles no es precisamente para pedir recompensa…

– Su fin es atemorizar a la población. Con ello buscan presionar al Gobierno del Ecuador. (Diario Expreso)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí