Compartir

A pocos días de que se acabe el 2017 a lo largo de la reconocida calle 6 de Marzo, en pleno centro Guayaquil, se muestran personajes políticos que hasta el año pasado no tenían una alta demanda como monigotes.

En la arteria vial, desde Franco Dávila hasta Venezuela, la mañana de este miércoles 27 de diciembre del 2017 hay representaciones –principalmente- del vicepresidente sin funciones Jorge Glas Espinel, quien fue sentenciado a seis años de prisión por el caso Odebrecht; del presidente Lenín Moreno, quien asumió el Gobierno en mayo pasado; y del mandatario venezolano Nicolás Maduro.

Ellos se suman a otras figuras ya tradicionales como la del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot; y al expresidente Rafael Correa. Ellos, según los creadores, han encabezado cada año las veredas del lugar en el segmento político.

Elaborados con aserrín o papel, esos Años Viejos están en la calle para mostrarse al público. Ellos se disputan la aceptación popular entre otros muñecos de personajes de la televisión y el cine, como de las caricaturas de Bob Esponja, los héroes de Marvel, las Tortugas Ninja, entre otros.

Los comerciantes estuvieron a la expectativa de algunos acontecimientos de trascendencia en el país para dar paso a la creatividad en papel y cartón de ciertos personajes de la política nacional. Los precios varían entre USD 15 y USD 180 de acuerdo al tamaño del muñeco.

El más demandado es Glas. Hay muñecos varían de tamaños que van desde el medio metro de altura hasta los 2,70 m. Aparece encadenado, tras las rejas, esposado, con camiseta naranja, blanco y negro, colores que caracterizan a los privados de libertad, pese a que en las audiencias del juicio no apareció con ese atuendo.

En las calles 6 de Marzo y Manabí, Glas aparece junto a una figura de Lenín Moreno, lo que contrasta con la realidad, pues las dos autoridades no aparecen juntos públicamente desde julio pasado.

A pocos metros de allí hay otra figura del Vicepresidente, de medio metro de altura. Su costo es de USD 15 y llama la atención su forma de creación: está vestido de naranja, sus manos están encadenadas y en el pecho tiene el número de 0035. Hay otro muñeco con una leyenda en la parte superior con el mensaje: “cárcel #4, solo para recomendados”.

“El vicepresidente es el que más ha salido, la gente lo pide para quemar la corrupción, de 30 que hice en noviembre ya solo me quedan 6”, dijo el artesano Humberto Peña.

Varios de los comerciantes contaron que los Años Viejos políticos fueron demandados en el último trimestre de este año principalmente. Carmen Miranda, comerciante que se ubica a la altura de la calle Huancavilca, relató que no pensaba vender monigotes políticos, pero sus clientes hicieron pedidos de Glas y Moreno principalmente.

Jimmy Plaza refirió que en noviembre tuvo que improvisar varias de las imágenes de personajes como Gokú, del anime Dragon Ball Z. “Gokú viste pantalón naranja, así que a mitad de marcha decidí reconvertirlos en Glas por el pedido de la gente”, comentó en referencia al monigote que también viste de naranja y en el pecho tiene la leyenda: “0006 años nada más”, en relación a la sentencia que se le dictó por asociación ilícita. A su lado se ubica otra figura que representa al exmandatario Correa.

La calle 6 de marzo es la única autorizada por el Municipio de Guayaquil para la venta de monigotes, donde a su vez está prohibida la venta de juegos pirotécnicos por la presencia de viviendas y la complejidad del acceso a la mencionada vía.

Monigotes gigantes se toman calles del Suburbio de Guayaquil

En unas pocas cuadras irrumpen en el paisaje urbano un Robocop y un Mazinger Z, ambos de unos siete metros de altura, personajes de películas como La Momia y Freddy Krueger, de filmes animados como Moana y Monster Inc. y series infantiles como Lilo & Stitch, coloridas moles de papel y cartón, con alma de caña y madera.

Los monigotes gigantes ocupan parte de las vías en las calles como la Huancavilca, Ayacucho y Capitán Nájera, en un área que concentra buena parte de los 40 participantes en la tercera edición de la Ruta de los Gigantes, con la que el Municipio de Guayaquil celebra una tradición única en el país, que cumple más de una década. La muestra callejera podrá ser visitada hasta el 14 de enero del 2018.

Papel, cartón, alambre, engrudo, cabos, esponja y cinta de embalaje, lacas y pinturas hacen parte de los materiales con los que artesanos fabrican los viejos gigantes –algunos tomaban forma hasta este lunes 25 de diciembre-, personajes de cine, televisión y series animadas que alcanzan el tamaño de las edificaciones vecinas, de hasta ocho metros de altura.

Adolfo Alvarado, de 22 años, lleva nueve años fabricando personajes de ficción a las afueras de su casa en las calles Capitán Nájera y la 15. Él ha convertido lo que se inició como un pasatiempo en un oficio y ahora fábrica escenografías durante todo el año.

Monigotes gigantes se toman calles del Suburbio de Guayaquil
Fotos: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Este año construyó un Hulk gladiador, el hombre increíble que aparece en la tercera entrega de la película de Thor, reproducido en medio de un grito, con su casco romano. “Nos falta completar las gradas del coliseo, como parte de la escenografía para que los visitantes puedan tomarse fotos, cobramos USD 1 para recuperar la inversión. Desde hace unos tres años esto se vuelve multitudinario, sobre todo en la última semana del año”, indicó Alvarado, quien trabaja con dos amigos del barrio.

Entre los trabajos que destacan también se encuentran los protagonistas de la película Monsters University, con Mike, Sulley y el villano Randall Boggs, en la calle 17 y Huancavilca. Los monigotes se encuentran en un entarimado en esta obra de Francisco Cevallos, de 25 años. “En materiales se invierten hasta USD 500. Creo que es una buena decisión impedir la quema porque causa contaminación y porque además se pueden reciclar materiales”, comentó Alvarado.

Un King Kong fue el personaje ficticio de 5 metros de altura que realizó Charles Vilema en la calle 10 entre Ayacucho y Huancavilca, quien contó con el apoyo de sus vecinos, que le donaron materiales. Yuri Mendoza empezó a construir a un Stich, de la serie Lilo & Stitch, desde el 1 de septiembre junto a su hermano Jhon, en la 16 y Capitán Nájera “Es un trabajo en equipo, aparte de mi hermano, amigos y vecinos de otros sectores nos apoyamos”, dijo.

El trabajo es uno de los más grandes, pues mide 8 metros.

Este año no habrá quema de los monigotes sino un cierre artístico y un desmontaje de las figuras luego del 14 de enero, que se realizará con ayuda del Municipio y del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí