Compartir

Ambas viajaron a Mindo el 23 de junio y no volvieron. La Policía investiga y la Fiscalía aún no ve un delito. 

María José Ponce tiene 28 años. Su hija Sofía tiene 4. Desde hace dos semanas, todas las frases de su familia van entre signos de pregunta. ¿Por qué no volvieron a casa después de su viaje a Mindo?¿Por qué el correo electrónico que mandó María José unos días después de su partida decía que estaba “vigilando” a la niña y que ya no iban a volver? ¿Quién fue la última persona que las vio?

Los ojos de Alejandra Ponce se llenan de lágrimas cuando dice que no tenían razones para no volver. Ella es una de las hermanas mayores de María José, con quienes compartía la casa familiar, en el valle de Cumbayá, en Quito. Cuenta que su hermana estudió Ciencias Políticas y es asesora de su padre, Édgar Ponce.

La actriz de 32 años y sus hermanos empezaron su búsqueda días después de que su hermana y su sobrina desaparecieran en unas vacaciones cortas en las que viajaron a Mindo, el sábado 23 de junio.

Se han concentrado en compartir su fotografía por todos los medios y en los trámites para reportar su desaparición. Empezaron por la Policía, pero los enviaron ante la Fiscalía, a la Unidad de Desaparecidos. Finalmente, la denuncia ingresó el 29 de junio. “Se perdieron horas enteras que pudieron ser vitales para encontrar a mi hermana y a mi sobrina”, dice Ponce.

Siguen ausentes
Un mensaje de WhatsApp el viernes anterior a su partida, fue el último contacto que tuvo Víctor Escobar, de 30 años, con María José Ponce, y la hija de los dos. Después, empezó a notar que algo malo pasaba cuando al siguiente día no podía contactarla y su número ni siquiera estaba en sus contactos del chat.

2.300
seguidores tenía hasta la tarde de ayer la página de Facebook ‘Ni un día más sin María José y Sofi’. 
“Ella es una buena madre”, insiste con la convicción de que tienen que aparecer antes del 17 de julio, cuando la pequeña cumplirá 5 años.

“Los niños empiezan a notar la ausencia de ‘Sofi’ y a preguntar por qué se perdió”, dice Cristina Puyol, madre de una de las compañeras del centro infantil al que acudía la niña.

Para Alexis Ponce, hermano de María José Ponce y activista de Derechos Humanos, hay una anécdota que describe a la perfección a su hermana menor y es que ella fue una de las primeras madres que empezó a organizar marchas y apoyó el caso ‘Principito’, en el que se sentenció a un profesor por haber violado a una estudiante del Colegio La Condamine.

De la pequeña Sofía recuerda que lo sorprendió en su cumpleaños cantándole una canción en italiano. “Nuestra familia sabe que la única manera de ser escuchados es así, protestando en la calle”, dice de pie en el mismo lugar al que acompañó hace 20 años a los padres de los hermanos Restrepo.

La respuesta de las autoridades

° Ayer, desde las 10:00, familiares y amigos acudieron a un plantón en la Plaza Grande, en el que pidieron que la información se esclarezca y que la actuación de las autoridades sea inmediata.

EL DATO
En Ecuador hay 4.402 desaparecidos, 67% corresponde a mujeres.
Mientras esto sucedía, en la Fiscalía, Edith Arévalo, en representación de esa institución, explicaba que con los elementos que se han obtenido hasta ahora, no se podía presumir aún la existencia de un posible delito.

En la misma mesa, Víctor Aráus, director nacional de la Policía especializada en desapariciones, decía que la prioridad era encontrar una información que “garantice que la integridad tanto de la niña como de la madre no se encuentren en riesgo” y se comprometía a seguir con la búsqueda. Ofreció que este no sería un caso más, sino que terminaría con un final feliz y con el posible retorno de la señora y su hija. También se encuentra activada la recientemente creada alerta ‘Emilia’, que incluye protocolos para la localización de menores de edad. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí