Compartir

Aunque el Centro de Investigaciones y Estudios Especializados (Centroinvest) y el Instituto de Estudios Sociales de la Opinión Pública (Iesop) están calificados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para realizar mañana las encuestas a boca de urna o exit poll durante la consulta popular, este trabajo estaba ayer descartado por las dos empresas, por lo que solo se conocerían los resultados del servicio de conteo rápido contratado por el CNE.

Representantes de ambas encuestadoras indicaron que la decisión de no participar en el plebiscito ya fue comunicada al CNE. Las razones: la falta de presupuesto y de contratos.

Mónica Encalada, directora financiera de Iesop, manifestó que la empresa no cuenta con el presupuesto y que se inscribieron ante el CNE como prevención en caso de haber podido participar mañana.

Mientras que Sebastián Álvarez, consultor de Centroinvest, explicó que no harán exit poll porque no tienen un contrato.

Nubia Villacís, presidenta del CNE, dijo que, hasta la mañana de ayer, las dos empresas no habían entregado una muestra matemática sobre el margen de error que manejarán en el proceso que, según el reglamento, es de más menos 3%. “Estamos esperando porque de eso depende, no sabemos si van a trabajar o no el día de las elecciones para la actividad para la cual se han registrado”.

La titular del CNE estuvo ayer en Guayaquil en el inicio del voto en casa de las personas con un porcentaje de discapacidad superior al 75%: 756 ciudadanos, de los cuales 122 eran de la provincia del Guayas.

Es la sexta vez que se realiza este proceso, pero la segunda a escala nacional, y la novedad de ayer fue la inclusión de centros geriátricos de Guayas y otras provincias. En Guayaquil, por ejemplo, una junta receptora se instaló en el Hogar del Corazón de Jesús de la Junta de Beneficencia, donde tenían previsto sufragar 82 adultos mayores (40 hombres y 42 mujeres).

Rita Zambrano y Fernando Mora, ambos en silla de ruedas, fueron los primeros en insertar en las urnas sus votos cerca de las 09:20. Estaban felices y mostraron sus certificados.

Otros, como Carlota Piedrahíta, una profesora jubilada, agradecieron su inclusión en el proceso electoral. “Muchas gracias por haber oído nuestra voz, por tomarnos en cuenta y poder sufragar, es algo hermoso y tengan la seguridad que nuestro voto ha sido muy bien pensado”.

En Pichincha, al menos cien personas estaban inscritas para el voto en casa.

El proceso fue inaugurado a las 06:00 por los vocales Mauricio Tayupanta y Ana Marcela Paredes, en la delegación electoral en Quito, quienes se trasladaron hasta los hogares de Luis Panchi, que tienen una discapacidad, y de Hernán Araujo, adulto mayor de 87 años. En el centro geriátrico Santa Catalina debían sufragar doce personas.

Según el titular del Consejo Nacional de Discapacidades (Conadis), Xavier Torres, hay 475.000 personas con discapacidades empadronadas, pero solo 756 iban a recibir a la Junta Receptora del Voto Móvil para ejercer su derecho al sufragio.

Estos votos se mantenían en un sobre cerrado de color negro y serán abiertos mañana, a las 17:00, junto a las de las personas privadas de libertad que sufragaron el jueves pasado. (Diario El Universo)

756
personas

con discapacidad de más del 75% estaban facultadas para ejercer el voto ayer a través del voto en casa.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí