Compartir

Las imágenes de Pablo Celi rompiendo el acto administrativo de su destitución, ante el intento de Sabett Chamoun de desplazarlo, recorrieron los medios de comunicación de todo el país. Tras la huida de Carlos Pólit, actualmente procesado por asociación ilícita y concusión, entre otros delitos, Celi asumió el control de la Contraloría General, retomando un trabajo de auditorías y exámenes que han tocado a muchos de los exaltos funcionarios del correísmo.

Celi no ha dudado en firmar predeterminaciones de destituciones incluso contra ministros del actual Régimen, como sucedió contra Iván Espinel y el presidente del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, Richard Espinosa. Además, destituyó administrativamente al vicepresidente, Jorge Glas, respecto de su cargo de ministro de Sectores Estratégicos, por irregularidades en la adjudicación del campo Singue, en cuyo comité de licitación participó.

Por todo el caso de Glas y exámenes abiertos respecto del endeudamiento público, el expresidente Rafael Correa llegó a decir que la actuación de la Contraloría es el “nuevo instrumento de persecución” del Régimen, al que ha calificado de traidor.

Sin embargo, el legislador Fabricio Villamar, quien cuestionó duramente a Pólit cuando estuvo frente a la Contraloría, piensa que hay una “diferencia semántica” en las afirmaciones del exmandatario: “La Contraloría se ha convertido en lo que debía ser: el espacio de persecución de los corruptos. Y si en esa categoría cabe la gente que estuvo en el Gobierno de Correa, a ellos, evidentemente, les debe incomodar”.

Un fuerte debate

En criterio del legislador, el cambio en la Contraloría tiene que entenderse y ser analizado desde el punto de vista del cambio del momento político, donde el antiguo Régimen perdió su influencia no sólo en el gobierno de su sucesor sino en la mayoría de instituciones del país. “La Contraloría comienza a jugar un papel fundamental en el descubrimiento de los casos de corrupción, con un contralor subrogante que pasó a tener un papel protagónico”.
Villamar cree que esto ha marcado una diferencia con Pólit, quien según la Fiscalía, habría recibido sobornos de Odebrecht para emitir informes favorables en varios proyectos.

Cifras
​6 
meses lleva Celi al frente de la Contraloría.
meses lleva en el poder el Gobierno de Lenín Moreno. 

Celi limó asperezas con varios sectores e incluso se reunió con los miembros de la Comisión Nacional Anticorrupción, a quienes Pólit había enjuiciado penalmente. “Celi al menos ha descubierto lo que tenía oculto el anterior contralor, lo cual, en todo caso, es un paso más en la lucha en contra de la corrupción”, señala Julio César Trujillo, representante de la Comisión.

El Dato
Para su designación, Celi contó con el respado del Gobierno Nacional. 
Sin embargo, Trujillo cree que el correísmo mermó las facultades que la Ley le daba a la Contraloría y que eran, en su criterio, fundamentales para el combate a la corrupción, como las auditorías de gestión y los informes previos a la celebración de contratos. “La Contraloría ha retomado una parte del control porque, desgraciadamente, otras le están vedadas”.
La Hora solicitó ante el departamento de Relaciones Públicas de la entidad de control una entrevista con Celi o una posición oficial sobre el rol que está jugando en el momento actual, pero, luego tres días de espera, no hubo respuesta. (Diario La Hora)

 

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí