Compartir

De los $ 7,9 millones que constan como donaciones privadas para financiar la reconstrucción, a dos años del sismo solo se han usado para obras concluidas $ 480 mil, según los registros de la Secretaría Técnica de la Reconstrucción.

El resto de los fondos, $ 7,5 millones, consta en el rubro de “planificación”, sin que se detalle el plazo y el tipo de obra o servicio a ejecutar. Esto sin contar con dos donaciones de China por $ 226,2 millones, con los que se financiarían los hospitales de Chone y Bahía.

Entre los donantes figuran la ONU, la Organización de Países Exportadores de Petróleo, el Organismo Internacional de la Energía Atómica, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Unión Europea.

A estas donaciones económicas se suman los trabajos realizados por fundaciones nacionales y extranjeras que siguen presentes en Manabí y Esmeraldas. En estos lugares desarrollan programas sociales.

La organización Techo Ecuador también ha levantado casas en comunidades como Montecristi. “Hemos movilizado a 2.600 voluntarios que han estado involucrados en estos dos años. En total llegamos a 254 viviendas”, indica José Alonso, director de la ONG.

Hace 15 días, el equipo de Bomberos Unidos Sin Fronteras de España, que ayudó en el rescate de víctimas, donó diez casas en Esmeraldas. Esta ONG ha capacitado a bomberos de varios cantones, dio equipos y uniformes a colegas de Manta, y ayudó a crear el Cuerpo de Bomberos de Canoa.

La fundación Kahre, que lidera Karla Morales, continúa en Manabí capacitando a familias en oficios. También entregó $ 2 millones en víveres durante los primeros tres meses.

En cambio, la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales entregó ayuda por $ 2 millones. Instaló un taller de costura en Jama que da trabajo a pobladores. El Ministerio de Educación les encargó 13 mil uniformes. (Diario El Universo)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí