Compartir

Es un tema que incomoda. La revisión de los subsidios que otorga el Gobierno es parte de las discusiones previas a la presentación del nuevo programa económico de Lenín Moreno. El sector privado es parte de las voces que piden eliminar las subvenciones estatales.

EXPRESO conoció que incluso hay reuniones entre empresarios y ministerios para conocer un camino para la eliminación de algunos subsidios. El viernes, en el Ministerio de Hidrocarburos, representantes de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade) conversaron con subsecretarios y autoridades de esa cartera de Estado para presentar una propuesta.

Para la asociación, los subsidios distorsionan el mercado y retrasan el progreso del país. Claro que, reconocen, no están sugiriendo una eliminación abrupta, sino paulatina, ordenada y focalizada.

Esa postura también fue presentada al ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez. Los empresarios dialogaron, semanas atrás, con el funcionario para mostrarle un programa de reducción de subvenciones basado en un esquema internacional que se trata de aplicar en la región.

Genaro Baldeón, titular de la Aeade, considera que los subsidios deben focalizarse en los ecuatorianos que realmente necesitan un apoyo gubernamental. Actualmente, sin embargo, la reducción de costos en los combustibles es igual para todos los ciudadanos sin importar su condición económica.

Solo en combustibles, según muestra el presupuesto general del Estado aprobado para este año, se utilizarán unos 1.900 millones de dólares para subsidiar, por ejemplo, la gasolina que utilizan los automóviles.

¿Cuál es el efecto? Según la Aeade, las empresas no traen vehículos modernos -los modelos eléctricos, por ejemplo- porque la gasolina subsidiada es más barata y, por tanto, más atractiva para los usuarios. Esto pese a las consecuencias ambientales que tiene la existencia de un parque automotor con tecnologías antiguas.

El Gobierno, por su parte, ha negado la posible eliminación de subsidios. El costo político que supone elevar el precio de los combustibles ha sido el freno para esta y anteriores administraciones.

Las cifras, sin embargo, dan cuenta de la necesidad de revisar los montos que se entregan anualmente para que la gasolina y el gas de uso doméstico sean más baratos.

Según el informe anual de la empresa pública Petroecuador, durante 2017 se importaron 3.167 millones de dólares en derivados de crudo (diésel, nafta ron, cutter stock, avgas y gas doméstico). Al momento de vender, sin embargo, lo obtenido es mucho menor porque el Estado asume la mayor parte del costo.

Otro factor negativo es el incremento anual de la importación. Solo en enero de este año, se importaron $ 329 millones en derivados. Eso es 25,19 % más que en enero de 2017.

El tema está bajo reserva

Dos ministros hablaron de una posible revisión de subsidios. Una de ellos, sin embargo, dejó el cargo después de la declaración.

Elsy Parodi ocupó por pocos meses el Ministerio de Electricidad. Tras la presentación del nuevo plan para fomentar, de nuevo, el uso de cocinas de inducción, la exfuncionaria dijo que sí hay conversaciones para reducir algunos subsidios.

Un día después, el presidente Lenín Moreno anunció que la ministra fue removida del cargo aunque no se anunció a su reemplazo.

Carlos Pérez, ministro de Hidrocarburos, también habló de un examen especial al mantenimiento de los subsidios.

En un portal de noticias digital, el ministro dijo que entregó un informe al primer mandatario con los impactos de las subvenciones estatales. No dijo que se vayan a retirar los apoyos, pero sí que el tema estaba en la mesa de Carondelet. Pese a eso, no hay una postura definitiva al respecto. (Diario Expreso)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí