Compartir

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social  (IESS) ha recibido USD 57,8 millones por el excedente sobre el límite a las utilidades, establecido en la Ley de Justicia Laboral, según datos del Ministerio de Trabajo. Los efectos de esta disposición se sintieron entre los trabajadores privados, pero también en las empresas.

La norma fija un tope de 24 salarios básicos para las utilidades que perciben los trabajadores. El excedente va al IESS para financiar la pensión de las amas de casa.

Aunque la Ley entró en vigencia en el 2015, se estableció que el techo debía aplicarse a las utilidades generadas en el ejercicio del 2016 y que se entregan en abril del 2017.

La medida golpeó a los trabajadores que laboran en los sectores de servicios, explotación petrolera y minera, cementera, consumo masivo, telecomunicaciones, automotor, publicidad, seguridad y servicios de limpieza.

Para el 2018, estos empleados advierten un efecto mayor.
El Código de Trabajo establece que las empresas del país deben entregar el 15% de sus utilidades a los trabajadores, en caso de haberlas generado, hasta el 15 de abril de cada año: 10% para los empleados y 5% para las cargas familiares.

El 12 de abril del 2017, se publicó un acuerdo que estipulaba que el techo a las utilidades no se aplicaría en detrimento del 5% que reciben las cargas familiares.

Por tanto, el anterior año, 7 909 trabajadores –según datos de la Cartera de Trabajo– recibieron hasta USD 8 784 de utilidades cada uno, más lo correspondiente por cada carga familiar (hijos menores de 18 años, cónyuges o la persona en unión de hecho registrada legalmente y los hijos con discapacidad de cualquier edad).

Para el 2018 la realidad será otra. El 22 de mayo del 2017, dos días antes del cambio de Gobierno, se emitió un nuevo acuerdo ministerial en el que se dispuso que el límite de 24 salarios se aplique sobre el total del 15% de utilidades que reciben los trabajadores, incluido el 5% de las cargas.

El tope al beneficio anual se calcula sobre la base del SBU del año en que se generaron las utilidades. Por lo que en el 2018, los empleados recibirán un máximo de USD 9 000, de acuerdo al SBU del 2017, sin importar el número de cargas.

En promedio, la afectación por hogar estaría en unos USD 11 000, según cálculos del colectivo Y si te pasa a ti, integrado por trabajadores afectados de empresas privadas.

Franco Fernández, un empleado del área de telecomunicaciones y parte del colectivo, destina una parte de sus utilidades a gastos de dos familiares en complicada situación de salud y el resto a la educación de sus tres hijos y los gastos de universidad, de él y su esposa.

En el sector de telecomunicaciones, por cada carga familiar los empleados recibieron en 2017 entre USD 1 500 y 2 500, recursos que, para este año, dejarán de percibir.

“Todos los trabajadores tenemos derecho a un mejor vivir”, dice Juan Carlos Oleas, esposo y padre de cuatro hijos. Sus utilidades las destina al pago un crédito hipotecario y a la educación de sus hijos. El año pasado recibió, además de su beneficio, alrededor de 2 000 por cada carga familiar.

Considera que los trabajadores tendrán una afectación importante, puesto que hacen proyecciones de gastos con el pago de sus utilidades.

El colectivo Y si te pasa a ti está a la espera de un pronunciamiento de la Corte Constitucional, por una demanda a la Ley de Justicia Laboral. Argumentan que el límite a las utilidades viola derechos humanos y laborales.

Las empresas también se vieron afectadas por la medida. Daniel Dávalos, gerente de la consultora de talento humano Selecta, explica que las compañías tuvieron que hacer reajustes para compensar a los trabajadores, algunas con incrementos salariales y otras con bonificaciones anuales, pero en todos los casos por desempeño laboral.

Otras empresas han compensando a los trabajadores con días libres o bonos adicionales para vacaciones. (Diario El Comercio)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí