Compartir

María Fernanda Espinosa llamó ayer a los corresponsales extranjeros a una rueda de prensa. En ella Julian Assange ocupó una buena parte de la charla y la Canciller informó que Ecuador estaba buscando una salida en ese diferendo con Inglaterra. Una mediación.

La Cancillería habló de mediación porque lo que quiso hacer –naturalizar a Assange y sumarlo como diplomático a la delegación ecuatoriana en Londres, le falló. El Foreign Office se lo hizo saber en una nota fechada el 21 de diciembre que 4P. publica en exclusividad; en respuesta a una comunicación verbal de Ecuador hecha 24 horas antes. La Canciller mintió, entonces, cuando Ana María Cañizares, periodista de CNN, le preguntó si Ecuador nacionalizó a Assange. En vez de confirmar o desmentir, la Canciller buscó las ramas más altas para eludir la pregunta: dijo que ese era un rumor que circulaba en redes sociales y que, por tanto, aquello “no merece comentarios ni la opinión de esta Cancillería”.

Espinosa mintió porque sabía que la Cancillería naturalizó a Assange el año pasado, como lo probó hoy diario El Universo. Sabía que la Cancillería pretendió convertirlo en diplomático para que gozara de los privilegios e inmunidades previstas en la Convención de Viena. Y sabía que en once líneas el Foreign Office dejó sin piso esa ocurrencia absurda. El chasco es monumental. Pero en vez de enfrentarlo, María Fernanda Espinosa publicó hoy a las 13:45 un comunicado cuyo contenido es digno de la opacidad con que el correísmo manejó los asuntos públicos (ver luego).

Como se ve, la canciller Espinosa hace política ficción y luego reitera que “no responderá a rumores ni información distorsionada o descontextualizada sobre este caso”. ¿La cédula de Assange, el texto de respuesta de Londres que 4P. publica… son rumores? El propio Assange desmontó el operativo de distracción montado por la Cancillería, pues publicó hoy en su cuenta de Twitter su foto con la camiseta de Ecuador.

En cuanto al fondo, Espinosa quisiera hacer creer que este gobierno y ella heredan un problema generado por el “gobierno de ese entonces”. Así denomina al correísmo como si ella nada hubiera tenido que ver con él. “Al gobierno actual –dice su comunicado– le ha correspondido buscar alternativas para resolver esta situación heredada (…)”. Más lejos, dice que Ecuador continuará buscando soluciones, en estricto apego a las normas y procedimientos del derecho internacional, en coordinación con el Reino Unido (…)”. Eso es exactamente lo contrario de lo que su Cancillería quiso hacer al naturalizar a Assange y pretender mantenerlo en Londres como diplomático ecuatoriano o sacarlo de Inglaterra ante las narices de Scotland Yard.

Espinosa condujo la Cancillería al fiasco que hoy se conoce, porque ella maneja la política exterior, como lo hizo Correa, con los cánones de la guerra fría: Assange es el luchador romántico que enfrenta al imperialismo y hace alianza con los buenos (Vladímir Putin entre ellos). Nada ha hecho desde el 24 de mayo pasado para que la Cancillería se conduzca  basándose en la realidad del caso Assange y no en sus deseos. Por eso, el hacker sigue haciendo en la embajada de Londres exactamente lo mismo que hizo durante el gobierno de Correa. Ni siquiera ha tenido en cuenta los llamados emitidos por el propio Presidente para que respete su condición de exilado y mantenga al Ecuador al margen de sus actividades militantes. La prueba más evidente ha sido su labor a favor de los independentistas catalanes.

¿Firmó el Presidente la naturalización de Assange? ¿Sabía el alcance de lo que se fraguó en la Cancillería y alguien le previno del papelón que iba a hacer el país en Londres? Moreno sí sabía, pero 4P. no sabe exactamente lo que le dijeron, pues Moreno por lo que se sabe no estaba inquieto. El hecho cierto es que el caso Assange muestra el manejo burdo al cual ha llegado la Cancillería dirigida por María Fernanda Espinosa. No solo defiende a tiranos y dictadores: ahora pretendió engañar a los ingleses como si fueran niños de pecho. Hace tiempo que María Fernanda Espinosa debió renunciar. (José Hernández – 4 Pelagatos)

Foto: Agencia Andes. 

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí