Compartir

Que siga ganando sueldo y que cobre el décimo tercer sueldo no alcanzará para que Jorge Glas tenga unas buenas y felices Navidades. No solo que pasará la noche de Navidad en la Cárcel 4 sino que tendrá que trabajar muy duro preparando su defensa si no quiere que le impongan algunos años más de cárcel. 

Jorge Glas tiene, en efecto, plazo hasta apenas el 27 de diciembre para desvanecer una glosas con responsabilidad civil culposa que la Contraloría le interpuso junto a otros cinco funcionarios del gobierno de Rafael Correa, entre los que también está el exministro de Electricidad, Esteban Albornoz. Ese informe de Contraloría es fundamental para el futuro de Glas, pues la Corte Nacional que lo condenó por 6 años por el caso Odebrecht ordenó a la Fiscalía que lo procesen por otros delitos, entre esos cohecho y peculado, que podrían estar también en el documento del organismo contralor. Si Glas no desvanece las observaciones que se le hacen, éstas podrían pasar a ser parte de las acusaciones de la Fiscalía. 

Glas y sus abogados tendrán que trabajar muy duro estos días porque las implicaciones del informe de Contraloría son muy grandes. El Vicepresidente, dice el organismo controlador, fue parte de una negociación opaca y muy extraña para compensar a una empresa, EDC Ecuador, a la que se le canceló unilateralmente el contrato de exploración y explotación de gas en el Golfo, y por el traspaso de ese mismo contrato a favor de la empresa estatal CELEC EP. En ese proceso, dice el informe, se fijaron montos que nunca se justificaron ni se explicaron.  Además, las autoridades del Gobierno, entre esas Glas, no entregaron información que permitiera establecer si esos montos que alcanzaron 80 millones de dólares fueron justos o no para el Estado. Con esos 80 millones se compensó la terminación y liquidación del contrato de participación suscrito entre Petroecuador y EDC Ecuador Ltd. (49 millones de dólares) y la cesión del contrato de concesión suscrito entre la estatal Conelec y Machalapower a favor de la Celec EP (31 millones de dólares).

La historia de este tema se remonta al 2010 cuando el gobierno de Correa aprobó una reforma a la Ley de Hidrocarburos en la que se eliminaron los contratos de participación petrolera que existían hasta ese entonces. La Ley establecía que, en caso de terminar unilateralmente los contratos, el Estado haría una compensación a las empresas de acuerdo a estudios hechos por la Secretaría de Hidrocarburos.

Sin embargo, en el caso de EDC Ecuador y MachalaPower el encargado de calcular la compensación y hacer el pago en un acta transaccional no fue la Secretaría de Hidrocarburos, como decía la Ley, sino un conjunto de organismos estatales liderados por el Ministerio Coordinador de Recursos Estratégicos, que en ese entonces estaba dirigido por Jorge Glas. Entre esos organismos estaba además el Ministerio de Electricidad del actual asambleísta de Alianza País, Esteban Albornoz.

No solo que Glas y los suyos no pudieron explicar a la Contraloría cómo se calculó la compensación de 49 millones a la empresa EDC que exploraba y explotaba el gas del Golfo, ni los 31 millones que se pagó por la cesión del contrato que esa empresa y MachalaPower tenían firmado con el Estado a favor de la estatal CELEC, sino que tampoco se estableció si esas dos empresas tenían o no deudas pendientes con el Estado u obligaciones de otro tipo. Los organismos coordinados por Glas contrataron para hacer el cálculo a la empresa consultora Gaffney, Cline & Associates, pero dicha empresa nunca explicó a la Contraloría los detalles del cálculo ni entregó toda la información que se le pidió.  

Cuando el equipo de auditoría pidió a los ministerios involucrados y a la firma internacional la información, está fue entregada parcialmente y con 69 días de demora. Por eso fue imposible saber qué fundamentos tuvo para hacer los cálculos. La Contraloría dice que el método usado por Gaffney, Cline % Associates, para la evaluación de los activos de EDC Ecuador, fue de flujo de caja descontado, pero que nunca entregó la información que permita verificar el procedimiento de cálculo con el cual se estableció el valor de 49 millones por la valoración de sus activos. La Contraloría además encontró que unas autoridades dijeron que el cálculo fue de los activos de EDC; otras por la terminación unilateral del contrato. 

En un segmento de las 88 páginas del informe el equipo de Contraloría se incluye un cuadro que uno de los ministerios entregó al equipo auditor del cálculo hecho para establecer los 49 millones del fin del contrato, con una anotación al lado en la que dice que eso fue todo lo que se entregó sin que se haya añadido los argumentos para llegar a esas cifras.

De la lectura del informe se concluye que Glas y otros funcionarios mintieron y ocultaron información. Durante la auditoría, sostiene el informe, el Vicepresidente dijo que no había habido equipos de negociación para llegar al acuerdo con EDC y MachalaPower pero que el equipo auditor constató que sí los hubo. “Se observa -dice el informe- que en la Secretaría de Hidrocarburos no se mantiene un expediente completo del proceso de terminación y liquidación del contrato de participación, por lo que, los documentos fueron requeridos a las autoridades y demás servidores que se encuentran en funciones y que actuaron durante el período sujeto a análisis, en los Ministerios Coordinador de Sectores Estratégicos, Recursos Naturales No Renovables, Servicio Nacional de Aduana y Petroecuador que dieron información parcial y con demora de 69 días”.

En el tema de la cesión del contrato a favor de CELEC EP la Contraloría asegura que “no se sabe si hubo un proceso de negociación por parte de los representantes del Estado y de MachalaPower por el que se fijó 31 millones de dólares”. Glas, en definitiva, no tendrá las dulces navidades que hubiera querido. No solo que estará preso en Nochebuena sino que tendrá mucho trabajo para convencer a la Contraloría de su inocencia. Una verdadera pesadilla. (Martín Pallares – 4 Pelagatos)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí