Compartir

‘Morenistas’ y ‘correístas’ olvidaron ayer sus pugnas y evitaron, juntos, que siga debate sobre juicio político a Glas. 

Cuatro solicitudes de cambio del orden del día en la sesión de ayer del Pleno de Asamblea evidenciaron que no hay mayorías consolidadas y que las votaciones fluctúan de acuerdo con las propuestas que se presentan, especialmente entre la bancada oficialista.

Las solicitudes presentadas, por separado, por la ‘correísta’ Carmen Rivadeneira y por Tanlly Vera (CREO) para que se debata la comparecencia del ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, fueron aprobadas con votos de la oposición y del ala “correísta”, principalmente. Un gran sector de los considerados ‘morenistas’ se abstuvo, mientras que Carlos Bergmann, también ‘morenista’, votó en contra.

La socialcristiana Paola Vintimilla también propuso el cambio del orden del día con el objetivo de que se analice la integración de una comisión multipartidista para tratar de manera urgente las reformas a la Ley de Comunicación. Pero su solicitud tuvo 61 votos en contra. En el rechazo se unieron ‘correístas’ y ‘morenistas’, que en otros temas tienen posiciones irreconciliables. Y hubo 17 abstenciones, en su mayoría de la Bancada de Integración Nacional, que agrupa a las minorías legislativas de oposición.

Más ejemplos

56 
votos a favor tuvo la moción sobre el juicio al exvicepresidente.
Otra solicitud de cambio del orden del día fue presentada por el asambleísta de CREO Homero Castanier, quien dijo que era el Pleno el que debía resolver sobre el juicio político al exvicepresidente Jorge Glas sobre la base de un informe de la Comisión de Fiscalización, “no de la presidenta de la Comisión (María José Carrión – PAIS)”. Solicitud que también fue negada con 58 votos provenientes de los ‘morenistas’ y ‘correístas’. Pero recibió 56 votos positivos de la oposición. Tres se abstuvieron: los ‘morenistas’ Jorge Yunda y Elizabeth Cabezas y el legislador de CREO Franco Romero.

Análisis

58 
votos en contra tuvo esa propuesta. 
Para Verónica Albuja, analista política, esta votación fluctuante refleja la disputa interna que vive el oficialismo, cuya hegemonía duró 10 años y que hoy está redefiniendo hacia dónde va su ciclo político, frente a lo cual las otras bancadas, que no son tan grandes, están buscando sus espacios y cuotas de poder.

“Es preocupante porque son resultados provisionales, muy coyunturales. No se está pensando en Ecuador de aquí a 10 años, no se está pensando si esas leyes se aplican”, dijo. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí