Compartir

El presidente, Lenín Moreno, visitó ayer Ambato y en su recorrido en el Hospital Provincial, cuestionó las obras pendientes del gobierno anterior.

Según Moreno esta casa de salud se empezó a edificar en 2013, sin contar siquiera con los permisos respectivos, y aseguró que cuando asumió su mandato fue una de las más de 600 obras que recibió con falencias.

Cerca de las 11:15 el Presidente arribó hasta el hospital donde fue recibido por simpatizantes y opositores, luego recorrió las instalaciones de la casa de salud y aseguró que son cinco años los que ha tomado la construcción de esta obra, debido a varias falencias.

“Son más de 600 obras mal iniciadas, mal terminadas, mal financiadas, mal gestionadas”, comentó.

A decir del Ejecutivo se ha tomado las riendas de las diferentes obras donde se ha encontrado casos donde se  inflaban los costos, casos de corrupción, entre otras anomalías.

“Nos ha correspondido tomar un gobierno que estaba plagado de corrupción, tomar un gobierno plagado de obras mal hechas, plagado de confrontaciones, y de excesos contra la libertad de expresión y lo estamos transformando”, aseguró.

Inversión

Jorge Wated, director general del Servicio de Contratación de Obras (Secob), aseguró que hace cinco años se programó el hospital para construirse con una inversión de $38 millones y en un área de 28.000 m2, sin embargo, en diciembre de 2017 en que se reactivó el proyecto y tras varios ajustes en su diseño, se extendió el área a cerca de 42.000 mil m2.

Según el funcionario se prevé que el 19 de noviembre se entregue la obra física y pase a manos del Ministerio de Salud para que inicie con el equipamiento correspondiente.

Verónica Espinosa, ministra de Salud, manifestó que se cuenta ya con los equipos para adecuar todas las áreas y que una vez que la infraestructura esté totalmente operativa, requerirá una inversión pública anual de 41 millones de dólares.

Reunión

Más tarde el Presidente se reunió con los productores lácteos del país en el Centro de Mercadeo Agropecuario de Ambato, donde se analizó algunas problemáticas que mantiene el sector.

Luz María Cruz, productora de Pesillo, manifestó que son más de 20 comunidades asociadas que sostienen a más de 1.800 familias a través de la producción de leche, y entre las necesidades más urgentes es que se proteja la producción, se incentive la comercialización y la exportación de leche, así como también se controle el contrabando y el uso del suero de leche.

Según los productores la preocupación continúa a pesar de que ya se han tomado algunas medidas.

Ante esto el mandatario escuchó las demandas de los productores, y comprometió el apoyo del Gobierno Nacional para que mejoren su productividad, capacitación y comercialización. (Diario La Hora)

TOME NOTA

El hospital contará con provisión de oxígeno centralizado.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí