Compartir

Sara Velástegui, estudiante de la UTA, presentó una denuncia por presuntas irregularidades.

Con fecha 28 de junio de 2018, el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social de transición respondió a una denuncia presentada por supuestas irregularidades al interior de la Universidad Técnica de Ambato (UTA), por ello se determinó que se inicie con el proceso de investigación.

La denuncia la realizó Sara Velástegui, estudiante de sexto semestre de la carrera de Derecho de la misma universidad, quien empezó con este proceso a raíz de un reclamo por la suspensión de clases, que a su criterio, habría sido injustificado.

La estudiante explicó que durante una semana ella al igual que sus compañeros asistieron a la jornada académica normal, sin embargo, debido a que se estaban desarrollando varios eventos por el aniversario de la UTA, los horarios no se habrían cumplido.

Frente a esto, Velástegui optó por enfrentar a las autoridades y grabando con su celular fue hasta la zona del parqueadero donde les preguntó la razón por la que los docentes no estaban dando sus cátedras.

Según el video presentado por la denunciante, se aprecia como tres guardias de la institución se acercan a ella hasta que la grabación se interrumpe, “las autoridades vieron como me quitaron mi celular y no hicieron nada pese a que nadie tiene el derecho de tocarme”, dijo.

Después de este percance, Velástegui afirmó que empezó a recibir denuncias de anomalías que se habrían dado en la universidad, las mismas que fue recopilando y sustentándolas con audios, videos y fotografías, según aseguró. “Hay muchas actos deshonestos que se están dado, los mismos maestros que por calificaciones quieren que hagamos lo que ellos quieren”, agregó.

Respuesta UTA

Frente a esta situación Ángel Polibio Chaves, procurador general de la UTA, explicó que no conocen las motivaciones reales por las que la estudiante inició con el “asedio constante en contra de la universidad”, pero dijo que cuentan con todos los respaldos para su defensa.

El Procurador, además, expresó que en este caso no se ha cumplido con el proceso regular para dar a conocer las inconformidades y que tampoco se usaron los canales y las formas adecuadas.

“El daño no se está haciendo a las autoridades sino a la universidad porque se está afectando a su buen nombre y al prestigio que tanto le ha costado conseguir, se ha difundido comentarios en redes sociales que han trascendido y eso termina afectando también a los mismo estudiantes”, expuso.

Además, indicó que el Honorable Consejo Universitario determinó mediante resolución que la conducta de la estudiante es mérito de sanción por el incumplimiento de sus obligaciones, esto representa la expulsión temporal de dos años.

Esta disposición aún no se está cumpliendo, pues la joven tendrá la facultad de defenderse para que se descarte o se reafirme lo dispuesto. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí