Compartir

Concurso de viudas, monigotes y testamentos son algunos de los puntos más atrayentes.

Las festividades de fin de año en muchos barrios se convierte en sinónimo de unidad, por lo que entre los vecinos se organizan y cada uno asume un papel para que la noche del 31 esté llena de alegría, música y baile.

Este es el caso del barrio La Esperanza perteneciente a Cunchibamba donde un grupo de amigos designó responsabilidades para que cada comisión se encargue y ultime detalles de la festividad.

Es así que el grupo liderado por Ricardo Cañar, fue quien asumió la labor de coordinar la presentación y concurso de las viudas, acto donde el grupo que reciba más aplausos será premiado.

Esto se convirtió en una tradición, antes nuestros padres estaban a la cabeza, pero ahora la posta se nos fue entregada y a futuro espero que los que vienen atrás continúen”, enfatizó.

Mientras que el grupo de Lorena Padilla, fue designado para que ubique los años viejos y adecue la zona donde permanecerán hasta la hora en la que sean quemados. A esto se suma la elección del año viejo mejor representado

Otra de las funciones fue armar el testamento en donde a cada vecino se le designó una herencia, esto según lo explicado, se basa en alguna acción que haya hecho o por las características que lo representan.

Entre risas Padilla mencionó algunas de las propiedades que “el viejo” les dejó. “A mi vecino Agustín Paredes un maletín le voy dejando, para que trabajo siga buscando sino la mujer ya se está cansando, y por otro le ha de ir botando”.

Amistad

Otro de los puntos donde la organización se llevó de manera similar es el barrio El Progreso perteneciente a Atahualpa, sitio donde los preparativos iniciaron desde meses atrás.

Así explicó Polibio Salinas, quien dijo que entre todos los moradores decidieron colaborar con una cuota económica, dinero con el que costearán el pago de la orquesta y las canelas que serán repartidas.

Estas fechas son para compartir y más aún con las tradicionales viudas que solo en nuestro país se realizan, esperamos también recibir la visita de todos quienes deseen sumarse a nuestra alegría”, comentó.

EL DATO
La incineración de los monigotes en los espacios públicos puede ser sancionada con multas económicas.
A estos sectores se suma también el barrio Tungipamba de Píllaro, sitio donde a media noche se realiza la sátira de una misa y previo a la incineración de los monigotes se lee el testamento acompañado con el llanto de las viudas.

El programa es muy bien organizado y a partir de la media noche empieza a tocar una orquesta con la que se amanece bailando y también entre los asistentes nos deseamos un feliz año”, señaló Luis Ávila. (Diario La Hora)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí